Mundo

Coronavirus: el terror a volver al trabajo del personal médico curado

Decenas de miles de sanitarios en todo el mundo, infectados con Covid-19 y ya recuperados, no saben si siguen en riesgo

7e91c5215c442dd281bde814ed65bb8cc314f0a3w
En múltiples ocasianes, el personal de salud en Ecuador ha denunciado la falta de protecciones.EFE

Son miles los profesionales de la salud que se están exponiendo cada día yendo a trabajar para ayudar a otras personas afectadas por el coronavirus, los casos de contagios no paran de subir en el mundo y un gran porcentaje corresponde a este sector.

88321386_2856314031120523_4945218094709604352_o

Coronavirus: El Colegio de Médicos del Guayas rechaza declaraciones del ministro de Salud

Leer más

SIGUE EL MINUTO A MINUTO DEL AVANCE DEL CORONAVIRUS EN ECUADOR Y EL MUNDO.

Wilson Tenorio, presidente del Colegio de Médicos del Guayas, informó días atrás que solo en esta provincia, al menos 700 doctores han resultado contagiados por coronavirus. Y según cifras oficiales, en el país más del 40 % de estos profesionales han dado positivo para el nuevo virus.

A estos cifras se suman las declaraciones del ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, que en una entrevista dijo que los médicos se contagiaron de  forma comunitaria y no en los hospitales. Declaraciones posteriormente rechazadas por la comunidad médica en el país.

En otros países, la situación no es muy distinta. Sólo en EE.UU., al menos 9.000 sanitarios se encuentran entre los casos confirmados. En España son más de 31.000. Y de estos número, decenas de miles de sanitarios en todo el mundo ya recuperados, no saben si siguen en riesgo.

Los sanitarios no tienen opción al teletrabajo, y ahora los esperan de vuelta en el mismo sitio en el que se infectaron. No conocen su nivel de riesgo porque el coronavirus, aún sin tratamiento probado y sin vacuna, sigue siendo un misterio: ¿Dejará secuelas a largo plazo en los pulmones, incluso en los riñones y en otros órganos? ¿Podemos reinfectarnos? Y en caso de desarrollar inmunidad: ¿Durará una temporada como con los resfriados, o toda la vida como con el sarampión?

Después de tres semanas en cuarentena, Justin Jara vuelve a trabajar este martes 21 de abril al hospital, en la ciudad estadounidense de Detroit, sin mucha confianza en la prueba que revela que ha desarrollado anticuerpos contra el coronavirus. "Me da miedo volver al trabajo", reconoce. Y duda de la inmunidad que, según un médico, posee.

Justin cayó enfermo a fines de marzo, cuando los enfermeros de su unidad no usaban ni mascarillas porque, en teoría, estaba "limpia" de coronavirus. Pero uno de sus pacientes resultó estar infectado, incluso después de dar negativo en el test.

Cuando vuelva este martes 21 de abril al hospital encontrará un escenario muy diferente del que dejó: las 35 camas en su unidad ahora son 100% Covid-19. Justin ha tenido que aprender online cómo se utilizan las nuevas máquinas de oxígeno. Una nueva norma insta a los enfermeros a limitar sus entradas en las habitaciones, salvo en caso de emergencia, para limitar el riesgo de contagio.

Voy a ir con mucho cuidado para no volver a infectarme.

Justin Jara, médico de un hospital en Detroit 

EL MAYOR MIEDO: INFECTAR A LOS SERES QUERIDOS

Más de un mes después de contagiarse, Richard Whelan, cirujano colorrectal de 63 años en Nueva York y a quien la Covid-19 lo ancló a la cama 12 días, no tiene pruebas de que haya desarrollado anticuerpos del coronavirus, porque a diferencia de en Detroit allí las pruebas aún no están disponibles de forma masiva. 

neumo 1

Coronavirus: El Neumológico, en los planes pese a haber cerrado por insalubridad

Leer más

Su hospital, Lenox Hill, ha cancelado las operaciones que no son de emergencia y el médico ayuda ahora en una unidad Covid-19 con 24 camas. Lleva, como todos los demás, mascarilla y bata. Asegura también, que no quiere contagiar ni a su mujer, ni a su hija.

La incertidumbre también afecta a su propia recuperación. "Todavía no quiero donar mi plasma sanguíneo porque lo necesito, necesito mis anticuerpos para protegerme", explica el hombre de sesenta y tantos año, mientras Nueva York organiza la recolecta de plasma de personas curadas para ayudar a los enfermos.

Por este mismo temor, en Ecuador los profesionales médicos han optado por alquilar otros sitios para pasar lejos de sus familiares mientras dure la emergencia. En Guayaquil, el municipio mantiene convenio con hoteles para hospedarlos, pero esto aún no cubre ni la mitad de la demanda.