Medio millón gastado para una marca turística repetida

  Actualidad

Medio millón gastado para una marca turística repetida

“Ecuador es la línea que nos une a los 4 mundos”, es el nombre de la campaña lanzada en noviembre por Turismo. En 2013, Aeroméxico presentó una igual.

4 mundos
Publicidad de la nueva campaña 'Ecuador es la línea que nos une a los 4 mundos' del Ministerio de Turismo.Ministerio de Turismo

En 2013, la aerolínea Aeroméxico lanzó su nueva marca corporativa bajo el eslogan ‘La línea que nos une’, cuyo objetivo era posicionarse en el país como la única compañía aérea que unía a todos los mexicanos entre ellos y con el resto del mundo.

Seis años después el lema vuelve a surgir, pero esta vez en Ecuador. ‘La línea que nos une’ es el eslogan principal de la nueva campaña que lanzó el Ministerio de Turismo en noviembre del año pasado, y que busca incentivar el turismo nacional, uniendo a los ecuatorianos por medio de la línea ecuatorial y conectándolos, a través de los viajes, con la historia, sabores y escenarios que hay en las cuatro regiones del país, según se detalla en el boletín emitido dos días después de su difusión oficial.

turismo

Las grandes campañas de turismo tuvieron pobres resultados

Leer más

El contrato de la campaña nacional, llamada oficialmente ‘Ecuador es la línea que nos une a los cuatro mundos’, fue adjudicada al Consorcio Optimización de Medios Directos OPMED S.A.-Garwich S.A. por un valor de 428.571,43 dólares, bajo la modalidad de Régimen Especial y en menos de 15 días.

“Me sorprende dolorosamente porque es exactamente el mismo motivo estratégico de marketing y de promoción del que tenía Aeroméxico en su inicio y esto es tan sencillo de verificar como poner el eslogan en internet y ver que sale toda la campaña de la aerolínea. Esto es un error garrafal”, señala la experta en Turismo, Verónica Sevilla, quien fue una de las que cuestionó la falta de originalidad de la publicidad en sus redes sociales.

Info 4 mundos
EXPRESO

Este Diario contactó con el Ministerio de Turismo para obtener una versión sobre el tema, pero se indicó que la respuesta sería enviada hoy.

“A mí lo que me preocupa es que gastemos casi medio millón de dólares en una campaña que quizás tiene una buena intención, pero no podemos contratar sin que los técnicos del Ministerio de Turismo se den cuenta de que es una réplica, por no decir copia, de una campaña pasada. No hay creatividad”, añade Sevilla.

Una inquietud similar le surge a Holbach Muñetón, presidente de la Federación de Cámaras de Turismo del Ecuador. “A mí el tema de la marca me preocupa muchísimo. Yo no sé si esto se llama técnicamente plagio, pero no podemos seguir así. Estas son campañas inconsultas, no se discuten con la empresa privada que invierte el dinero ni con la academia”, indica.

"Si el ministerio no sabía y no verificó, ahí hay un problema bastante grave. Es una omisión técnica".
Verónica Sevilla,
experta en Turismo

Muñetón sostiene que podrían salir ideas más innovadoras si se debatiera el tema con los sectores involucrados. “Pero con la rapidez con la que se hace (el contrato) es complicado, aunque bueno, la ministra ha estado un año, entró en diciembre del 2018”.

turismo

El turismo generó $ 300 millones de ingresos al país en 2019

Leer más

Ambos expertos señalan que ya es momento de que se empiece a pensar en una marca país que pueda posicionarse por muchos años, y consideran que se debe dejar de cambiar de estrategia cada año. Una realidad que ya había sido abordada por EXPRESO el pasado 24 de noviembre.

“La marca país no debería cambiar si es nacional o internacional. El país se llama Ecuador y hasta ahora no entendemos que no podemos tener una marca que esté sujeta a los vaivenes de los ministros”, dice Sevilla.

"Las cifras del turismo dicen que estamos estancados desde hace 5 años. Debemos unirnos en esto.
Holbach Muñetón,
presidente de Cámaras de Turismo del Ecuador

Otro caso

Un logo plagiado para el IEPI

En mayo de 2013, el Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual (IEPI) fue criticado en redes sociales por lanzar un nuevo logo que tenía grandes similitudes con otro que fácilmente podía encontrarse en internet.

La estatal había pagado alrededor de 58.000 dólares por la creación y promoción del logo a la empresa Maxtimsa, quien luego del revuelo que el caso generó en redes, se vio en la obligación de cambiarlo y entregar uno nuevo en 10 días.