La lucha de la Policía también está en la compra y burocracia

  Actualidad

La lucha de la Policía también está en la compra y burocracia

La entidad dialoga con Sercop para disminuir trámites. No descarta declarar la emergencia. Todavía no consume totalmente los $ 11 millones de 2021

operativo (8573018)
Personal. Actualmente Ecuador cuenta con 51.000 uniformados, esperan que en tres años se llegue a 80.000Christian Vinueza

Los $ 11 millones que se prometieron a finales de 2021, declarados como urgentes, ya están en las arcas de la Policía, pero aún no pueden ser usados completamente para el equipamiento de la institución por un sinnúmero de trabas, según el ministro del Interior, Patricio Carrillo, en una entrevista en Ecuavisa. De ese dinero, solo se ha podido ocupar recursos para adquirir 40 camionetas, que    serán entregadas la próxima semana.

Isspol

Caso Isspol: tras dos años, ¿quiénes pagan la fiesta?

Leer más

El comandante de la Policía, Fausto Salinas, señaló en Teleamazonas que una declaratoria de emergencia de la institución podría agilizar las compras, con el fin de obtener las herramientas e insumos que necesitan.

El uniformado aseguró que han tenido reuniones con autoridades del Servicio Nacional de Contratación pública (Sercop) para establecer mecanismos más eficientes en las compras que se deben ejecutar.

“Queremos lograr que esto sea mucho más rápido para la dotación en el tema de seguridad. Tenemos problemas con la burocracia organizacional y esta nos limita la velocidad de acciones para trabajar y fortalecer a la Policía Nacional”, dijo.

En ese sentido, el ministro del Interior comentó que “acepta que hay una crisis pero que la Policía está haciendo el mayor de sus esfuerzos con horarios sobrecargados” y, que además de armas, chalecos, pistolas, se necesita personal, peritos, infraestructura. Sin embargo, precisó que los resultados se obtendrían a mediano plazo. “No es un problema sencillo la compra pública. Como ministerio hay ciertas trabas”, añadió Carrillo y justificó que paralelamente a la creación de la entidad, después de haber sido eliminada en el Gobierno de Lenín Moreno, “tenían que ir resolviendo y gestionando” varios detalles para cumplir con la lucha contra la inseguridad.

El planteamiento tendría asidero para el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, quien dejó abierta la puerta a la alternativa de la declaratoria de emergencia de la Policía: “El ministro del Interior tendrá que evaluar técnicamente las condiciones para ver si se justifica esa declaratoria. Tiene que ver con la operatividad, con un desplazamiento de recursos y aspectos contractuales”.

Policías en Guayaquil

La sobrecarga de trabajo, otro enemigo de las filas policiales

Leer más

En ese análisis, Jiménez considera que se debe tomar en cuenta algunos puntos, como los índices de los resultados alcanzados y planteados por cada    una de las provincias.

No obstante, en la actualidad hay un programa de fortalecimiento para la institución, que    está valorado en $ 1.200 millones. La fase inicial bordea los $ 400 millones, en varios proyectos. Salinas dijo que se van a “poner todos los esfuerzos para que los bienes e insumos del próximo año vengan a la velocidad más rápida posible”.

De acuerdo con el Ministerio de Finanzas, el presupuesto del 2022 corresponde a $ 1.396 millones. De ese monto, se ha usado    $ 640 millones en lo que va del año, es decir,    el 45% de los recursos asignados. En 2021 fue de $ 1.332 millones.

De darse una declaratoria de emergencia sería la primera en la historia de esta entidad. No obstante, esa medida no garantizaría el uso eficiente de los recursos en compras. Una muestra de lo que podría suceder es lo ocurrido en el sistema carcelario en 2021, cuando se declaró la emergencia y se evitó dar información del uso del dinero. En ese entonces, este Diario detectó, en el portal del Sercop, que hasta diciembre de ese año solo usaron $ 61.912 de los $ 8 millones disponibles.

  • Los Vehículos blindados

Entre los requerimientos urgentes realizados por la Policía Nacional está la compra de vehículos blindados para patrullar las zonas “más críticas” de ciertas ciudades “en donde son recibidos con bala”, así también, tecnología, armamentos, chalecos, uniformes y más insumos.