Lenín Mantilla recibirá cargos por peculado en la compra de 100.000 pruebas PCR

  Actualidad

Lenín Mantilla recibirá cargos por peculado en la compra de 100.000 pruebas PCR

La Contraloría auditó la compra de las pruebas para el Municipio impulsada por la Secretaría de Salud

PRUEBAS PCR
Caso. Como diligencias del caso la Fiscalía recibió versiones de los sospechosos.Archivo

Después de cinco diferimientos, hoy viernes 13 de noviembre a las 09:00 habrá un nuevo intento para formular cargos a Lenín Mantilla, exsecretario de Salud del Municipio de Quito, y otras seis personas. Son sospechosos de posible peculado en la adquisición de 100.000 pruebas PCR para el Municipio durante la emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19.

La diligencia se cumplirá en el cuarto piso del Complejo Judicial Norte de la capital. El pedido de procesamiento, además de Mantilla, es para Diego Salazar, Simón Valencia, José Morales, Iván Manzano, Enrique Bucheli y Juan Vinelly.

EMAPS QUITO

Las sospechas de corrupción apuntan al Municipio de Quito

Leer más

A finales de julio la Contraloría emitió un informe con indicios de responsabilidad penal en la adquisición en abril pasado de 100.000 pruebas PCR para detectar COVID-19 que llevó adelante la Secretaría de Salud, dirigida por Mantilla.

Jorge Yunda promociona el turismo por los bosques del noroccidente de Quito

El Municipio de Quito pide apoyo para combatir los casos de corrupción

Leer más

La Contraloría remitió el informe a la Fiscalía. Los auditores de la Contraloría hallaron al menos cuatro inconsistencias en el proceso de compra.

Concluyeron, por ejemplo, que Mantilla no presentó el plan de contingencia que fue requerido por el alcalde Jorge Yunda para determinar las características de la necesidad. Concluyeron que la compra se efectuó sin claridad en los objetivos, el número de pruebas a aplicarse o la capacidad para el procesamiento de resultados.

En junio el exfuncionario se defendió de las acusaciones. Afirmó que la adquisición de pruebas fue transparente y negó un sobreprecio. Precisó que no todas las empresas que presentaron las ofertas cumplieron con los requisitos. “No es cualquier cosa que estábamos comprando, son pruebas biomoleculares”, argumentó.