Actualidad

El ‘juego de agendas’ puede complicar a Daniel Noboa

El acuerdo está a prueba. Un paso en falso y puede terminar en el espiral que enfrentó Lasso, dicen analistas. El correísmo sigue siendo protagonista

SESION INSTALACION ASAMBLEA
Según Fabricio Villamar, el acuerdo no estaba previsto más allá de las autoridades. Ahora está en constantes negociaciones.ARCHIVO

Una decisión que tendrá su costo. El arranque del gobierno de Daniel Noboa dilucidó un acuerdo de gobernabilidad en la Asamblea Nacional que, con el pasar de los días, se ha vuelto complejo de mantener y obliga al primer mandatario a sostenerlo con cautela.

Daniel 3

Daniel Noboa: "Nosotros no vamos a votar nunca por el juicio de la fiscal"

Leer más

(Lea también: Comisión aprueba informe para primer debate de la reforma tributaria de Noboa)

La reanudación de las amnistías y el juicio político a la fiscal general, Diana Salazar, han sido las primeras pruebas de este acuerdo. Mismo que, aunque discursivamente se mostró discrepante, se sintonizó para calificar la solicitud de control político a Salazar, algo que Noboa dijo estar en contra.

Este escenario, según analistas consultados por este Diario, ubica al mandatario en una disyuntiva entre ceder a una agenda de impunidad en pro de la gobernabilidad o ‘rebelarse’ bajo el riesgo de afrontar el destino de Guillermo Lasso.

HENRU KRONFLE JUICIO POLITICO DIANA SALAZAR

Calificar el juicio político a la fiscal no anticipa un criterio, dice la Asamblea

Leer más

El camino que tome el gobierno está por conocerse, adelanta el diplomático y exministro de Gobierno, Mauricio Gándara. “Ya existen intereses opuestos y el correísmo no le va a aprobar (las leyes económicas urgentes a Noboa) así nomás”, dice el exministro.

(Lea también: La jugada, el truquito, la maroma... ¡Ay, bendito!)

Al final del día, continúa, las decisiones se ven influenciadas por intereses. “El bloque más grande es el correísmo y el más pequeño (del acuerdo) es el oficialismo. El presidente sabe que va a terminar necesitándolos para sus proyectos”, dice.

Sin embargo, según acota el jurista y exlegislador Fabricio Villamar, el Gobierno hizo un primer intento de equilibrar el pacto. “El correísmo se quedó con las comisiones que le permiten hacer política, mientras el Gobierno con las que puede intentar gobernar”, comenta.

KRONFLE Y NOBOA
La presidencia de Kronfle en la Asamblea Nacional es producto del acuerdo de mayoría.ASAMBLEA NACIONAL
DIANA SALAZAR

Asamblea: el CAL aprueba la solicitud del juicio político a la fiscal Diana Salazar

Leer más

Pero el gesto nunca fue garantía de nada: “el acuerdo fue para el reparto de comisiones y autoridades. Nunca se habló de los resultados de las mesas legislativas o de los proyectos de ley”, dice y resalta que, con eso, Noboa entra a una constante negociación donde será complejo diferenciar agendas.

(Lea también: Abad sobre viaje a Israel: "Nunca podrán arrancar mis raíces (...), vuelvo pronto")

Este escenario, según continúa Villamar, vuelve relevante al correísmo y, dependiendo qué decida Noboa, podría repetir el espiral de ingobernabilidad que afrontó Lasso. “(La Revolución Ciudadana) lo mete por la fuerza de las circunstancias porque intentan crecer en el conflicto”.

Por su parte, la exlegisladora Wilma Andrade sostiene que, aunque ese es un peligro latente, el presidente Noboa, a quien dice conocer y confiar, sabe diferenciar la agenda de gobernabilidad y de impunidad. Sobre todo por la experiencia que tuvo con la Legislatura cesada por el expresidente Lasso.

SESION CAL ASAMBELEA NACIONAL

El CAL calificó el juicio político a Diana Salazar pese a informe con observaciones

Leer más

“Por supuestamente dejar una agenda de impunidad se agudizaron los problemas (entre la Asamblea y el gobierno de Lasso), ningún proyecto se aprobó e, incluso, llegamos a la muerte cruzada. Esta es la experiencia que vivió el ahora presidente y lo ha motivado a tener un acuerdo sólido”.

(Lea también: Los GAD, un ejercicio paralelo de gobernabilidad para Daniel Noboa)

La diferencia que observa Andrade es el sinceramiento de las posturas de cada uno de los integrantes del acuerdo. “El presidente ha dicho que no va a permitir una agenda de impunidad y que está en contra, por ejemplo, de meter la mano a la justicia o de emprender acciones que beneficien a un grupo político en particular”, anota.

No obstante, según retoma Gándara, esa apreciación no puede ignorar la realidad: con apenas 14 legisladores, Noboa necesita aliarse para poder impulsar los cambios que propuso en campaña. “Ni solo juntándose con el Partido Social Cristiano equiparan al bloque del correísmo”, resalta.

SESION CAL ASAMBELEA NACIONAL
Aunque el PSC y ADN indicaron no apoyar el juicio a la fiscal, en el CAL calificaron la solicitud.ARCHIVO
PAMELA AGUIRE COMISION FISCALIZACION

La Comisión de Fiscalización conocerá las resoluciones del CAL

Leer más

El panorama visto desde esa perspectiva deja sin muchas opciones al régimen del presidente Daniel Noboa, acota el exministro, más que transitar con sus aliados bajo el riesgo de, en algún momento, ser copartícipe de algo que no comparta, pero necesiten por votos.

(Lea también: El CPCCS da de baja la terna enviada por Guillermo Lasso para superintendencia)

“Están las condiciones que también tuvo Guillermo Lasso”, dice y sostiene que la diferencia está en que Noboa respetó el acuerdo llegado con el correísmo y el Partido Social Cristiano para la designación de las autoridades de la Asamblea Nacional y la conformación de las mesas legislativas.

Sin embargo, hace hincapié en que el manejo de los primeros desacuerdos entre los miembros de la mayoría darán una pista de si Noboa podría enfrentar el destino del régimen de Lasso. “Es cuestión de tiempo para saberlo”, resalta el diplomático y exministro de Gobierno, Mauricio Gándara.

Mientras, según coinciden los consultados, el acuerdo de mayoría entre la Revolución Ciudadana, el Partido Social Cristiano y el oficialismo avanza con la incertidumbre de cuánto podrá durar. Un tiempo que solo las decisiones del presidente Daniel Noboa podrá determinar cuando en el discurso y en la práctica defina su agenda.

¿Quieres acceder a todo el contenido de calidad sin límites? ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!