Actualidad

Jorge Chérrez no quiso hablar de Proaño, Luzuriaga, Álvarez, Neira, Valverde y Ramos

El responsable de millonarias inversiones del Isspol rindió su versión voluntaria ante la Fiscalía. Ratifica que el Decevale custodia los papeles.

Jorge Chérrez
Jorge Chérrez fue contratado por exdirectivos del Isspol.EXPRESO

Durante la última versión telemática del 18 de mayo de 2021, de Jorge Chérrez, presidente de IBcorp –empresa contratada por exdirectivos del Isspol para realizar inversiones con bonos del Estado- ante la Fiscalía, este mantuvo su postura de que estas inversiones fueron lícitas.

Sin embargo, según expertos y autoridades nacionales, el Depósito Centralizado de Compensación y Liquidación de Valores (Decevale) contratado por estos como custodio de los bonos del Estado, no puede custodiar ese tipo de papeles.

Isspol

Estados Unidos le revoca la visa a la hija de John Luzuriaga por el caso Isspol

Leer más

Durante esta última versión, Chérrez estuvo acompañado de su abogado defensor, Pablo Andrés Lizarzaburu Castillo y estuvieron conectados también los abogados de David Proaño Silva; Luis Álvarez Villamar (ex jefe de operaciones del Decevale); Carlos Carbo Cox; y, del Isspol.

En la última versión “libre y voluntaria” Jorge Chérrez se acogió al derecho del silencio cuando el fiscal le preguntó ¿Qué relación mantenía usted en el periodo 2014-2019 con los señores Enrique Espinosa de los Monteros, David Proaño Silva (ambos exdirectores del Instituto de Seguridad Social de la Policía), John Luzuriaga Aguinaga (ex jefe de inversiones del Isspol), Santiago Duarte Tapia, Alfredo Valverde Moreno, Gabriela Proaño Larco, Jorge Enrique Ramos (de la casa de valores Valpacífico) y Javier Neira Salazar (gerente de Citadel Casa de Valores).

“Como me asesoran mis abogados defensores, responderé la misma ejerciendo mi derecho a guardar silencio”, señaló Chérrez.

Este proceso es parte de la investigación que se sigue en Ecuador por una inversión (reporto privado de valores con pacto de venta futura) supuestamente fraudulenta de unos 200 millones de dólares con bonos del Estado de los que era dueño el Isspol.