Joaquín Hernández: “No haremos un documento con la solución milagrosa”

  Actualidad

Joaquín Hernández: “No haremos un documento con la solución milagrosa”

El rector de la Universidad Espíritu Santo (UEES), comparte con Diario EXPRESO el objetivo de la reunión de los titulares de centros de estudios superiores que se dará este jueves 10 de noviembre. 

Joaquin-Hernandez
El también catedrático indica que lo más importantes en lucha contra la inseguridad es que todos estén de acuerdo en llegar al objetivo pero que a su vez esté coordinado de forma eficiente.Cortesía

Doctor en Filosofía, rector de la Universidad Espíritu Santo desde el año 2014. Ha sido catedrático de facultades de Jurisprudencia y Filosofía de diferentes centros. Profesor visitante en el Doctorado Iberoamericano de Filosofía de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, San Salvador, El Salvador.

Foto de Sistema Granas (9326381)

La academia aún delinea su propuesta de seguridad

Leer más

La academia alista su aporte para la lucha contra el narcotráfico en Ecuador. Antes de que cada alma mater presente su propuesta aislada, han planificado una reunión para llegar a un solo proyecto que no solo defina una hoja de ruta sino que además establezca claridad en cada uno de los roles de cada actor de la sociedad. El trabajo que desarrollarán tomará los ejemplos de Medellín, en Colombia, y de Monterrey, en México. Las expectativas del sector es que luego se pueda elaborar un diagnóstico y finalmente una agenda de trabajo de políticas públicas, las mismas que estén marcadas en una planificación que pueda ser sostenida durante varios años.

- ¿Qué ha hecho la academia para ayudar a la seguridad del país?

- Lo primero fue atender nuestras propias instituciones, porque aquí además del estudio se realizan convenciones y más. Cada universidad tomó medidas desde el ajuste de las franjas horarias hasta no exponer a nuestra comunidad a peligros innecesarios.    Pero no es que estamos esperando que nos digan qué hacer. Ya lo sabemos y estamos trabajando en ello para que sea una política progresiva.

- ¿Siente la garantía que esta vez sí se tomará en serio el trabajo y las recomendaciones de la Academia?

- Primero no es que haremos un documento con la solución milagrosa. Es identificar las precisiones y que le toca a cada sector de la sociedad como debe ser. Porque la seguridad incluye no solo ataques armados sino una concepción de la realidad de la vida, que abarca cambios en la educación, procesos creativos y hasta desaprender ciertas cosas que no nos hacen bien como país.

La gente anda buscando un superhéroe y eso no va a llegar, la solución debe venir de nosotros como sociedad.

CLASES VIRTUALES Y CLA (9322675)

Madre de familia: “La delincuencia no nos deja volver a la normalidad”

Leer más

- ¿De qué países se tomarán las referencias?

- De Medellín (Colombia) y Monterrey (México), en ambas ciudades las universidades jugaron un papel importante para lograr consensos con otros actores: La empresa privada, el gobierno local, luego con el Estado y su política nacional, eso logró terminar con el imperio que los dominaba.

- Pero el país ya hizo cruzadas, mesas de diálogo, acuerdos e incluso el presidente Lasso declaró la lucha contra el narcotráfico como su prioridad y su enemigo número 1. ¿En qué se diferencia este consenso?

- El problema es que los actores no establecen conexiones, creen que el problema es así y que ya se soluciona, cuando está relacionado con una serie de políticas que durante años han complicado cada vez más la situación.

- Pero, ¿Cuál es la propuesta de la UEES?

- Insisto, uno puede dar recetas y eso no va a salir si no se ponen de acuerdo. Ese es el problema de aquí del país, la gente anda buscando un superhéroe y eso no va a llegar, la solución va a venir de nosotros como sociedad, de los criterios y de los consensos.

El problema es que los actores no establecen conexiones y creen que el problema se soluciona de una sola forma.

LAS LAJAS (6205087)

Vivir en paz y sin delincuencia, un tesoro de las pequeñas comunidades

Leer más

- ¿Qué implica el consenso y luego cuál es el siguiente paso?

- No quiero que se malentienda, cuando yo digo consenso no son generalidades, de ahí viene un diagnóstico, la creación de política y agendas de trabajo duraderas. Porque en Ecuador se ha hecho que una institución hace, la otra no lo continúa o incluso la obstaculiza y nunca llega la conclusión.

-    ¿Cuáles serían los puntos más difíciles que harían demorar el consenso?

- Bueno, todos estamos preocupados por encontrar una respuesta y nadie va a alargar el tiempo.

- Pero, ¿Cuánto tiempo se tomará para ponerse de acuerdo?

- Ese es uno de los problemas. El daño es de muchos años y queremos la solución al instante, ¡eso no existe! Lo importante ahora es que todos los actores nos pongamos de acuerdo, por ejemplo: una institución tiene una solución, pero otra dice no porque el problema tiene que ver con otra cosa y es así como no se llega a la solución... El presidente por un lado, los barrios por otra parte, la sociedad civil poco se ha involucrado, las mesas de diálogo por otro camino. Si en el COVID pudimos tener éxito fue porque nos unimos todos