Actualidad

Instantáneas coronavíricas: El virus es malo pero los hay peores

Cynthia Viteri vende una mitología al Expreso de Lima. Los seguidores de Jorge Yunda no están del todo seguros de su inocencia. Jorge Wated pide silencio a su gerente.

Expreso de Lima entrevista Cynthia Viteri
Alcaldesa. El Expreso de Lima se compró todo lo que le contaron.EXPRESO

Más rápida que Wonder Woman

Su actitud, serena pero decidida. El brazo izquierdo, extendido en posición de mando. El índice, imperioso. Los ojos, fijos en el objetivo. Diríase un improbable almirante Nelson de los espartanos. Finalmente, Cynthia Viteri apareció a su entero gusto en la tapa de diario Expreso… de Lima. Alrededor de esta imagen, que ocupa media página casi, una colección de citas extraídas del discurso de la alcaldesa dramatizan el heroísmo de la ciudad unida bajo su firme liderazgo. Textos que no soportan el más elemental ejercicio de ‘fact checking’, como aquel que atribuye la caída a cero de la mortalidad al hecho de que el Municipio “peinó la ciudad casa por casa”. En el centro, con grandes letras mayúsculas, el demostrativo titular principal anuncia la historia que les vendió Viteri: “Así Guayaquil derrotó al virus”.

En realidad, al coronavirus lo derrotó (si es que derrotado está y el verbo cabe) la biología: el desarrollo de anticuerpos en la población, según algunos científicos; la propia “dinámica de la transmisión”, según el epidemiólogo y salubrista Esteban Ortiz, quien pide a sus seguidores del Twitter que dirijan sus agradecimientos “a la gente que se quedó en casa, mas no a los políticos, no sean malitos”.

Uno lee la entrevista del Expreso de Lima y no puede sino concluir que Cynthia Viteri es Wonder Woman. Sus trabajos superan con creces las capacidades humanas. Por ejemplo, cuando dice: “Quien le habla y como líder del Municipio salía y salgo todos los días a visitar casa por casa -con mi equipo- 5 mil hogares diarios”. ¡5 mil hogares diarios! Suponiendo que la alcaldesa trabaja 24 horas al día sin parar, 5 mil visitas diarias representan la sobrehumana cantidad de 208 visitas por hora. Saque cuentas: 17 segundos en promedio duraban (y duran, según lo que ella dice) las visitas municipales.

Mucho se jacta la alcaldesa. Entre otras cosas, de haber llevado “agua gratis” a los pobres de la ciudad. Quizá debería considerar la posibilidad de tenderles un tubo.

juegos populares

Guayaquil pierde el miedo al COVID-19

Leer más
Partidarios del alcalde de Quito, Jorge Yunda, lo acompañan a la Fiscalía
Alcalde. A Jorge Yunda no le molestan las multitudes en la emergencia.Daniel Molineros / API

Cuando la corrupción hace carne

No es que irrespetaran la distancia social: es que estaban amontonados unos sobre otros intercambiando humores y sudores, secreciones y transpiraciones. Entre ellos, con la sonrisa de oreja a oreja del eterno candidato, se abría paso el alcalde de la capital, Jorge Yunda, estrechando manos. No habían pasado doce horas desde que expresara en el Twitter su preocupación por el aumento de la demanda de camas en los hospitales. “La capacidad de la red pública de salud está al tope”, había dicho. Pero a la hora de abrazar a las multitudes cualquier consideración sanitaria puede quedar para otro día. ¡Hasta le habían compuesto una canción! ¿Quién se resiste?

Así llegó Yunda ayer a la Fiscalía. Por el momento, solamente a rendir testimonio sobre el presunto sobreprecio de las pruebas para el coronavirus. Todavía no para explicar los contratos millonarios sin mediar concurso entre las empresas municipales y sus amigos del ecuavóley. Tantos son los casos que se empiezan a conocer, que al alcalde pronto le tocará sacar cuarto aparte en el edificio de la Fiscalía. Y a sus seguidores, plantar carpa en la avenida Patria.

Documento para la historia de los movimientos sociales: la convocatoria de las ligas barriales a la concentración de ayer es una pieza clave para entender de qué manera la corrupción ha hecho carne de los grupos clientelares. “Existe una situación en la que está involucrado el señor alcalde”, empieza diciendo el texto, asumiendo de entrada que aquí hay gato encerrado y que ese gato se llama Yunda. Pero ellos tienen “un compromiso moral, ético y civil en respaldo a la gestión de esta Alcaldía”, así dicen: lo moral, lo ético y lo civil tienen que ver con su compromiso de respaldo, no con la moral y la ética públicas, no con la civilidad. Su compromiso es ético; el servicio público, no necesariamente.

El colofón es glorioso: “No apoyamos la corrupción, pero mientras no exista la sanción respectiva debemos apoyarle a nuestro alcalde”. No se trata, pues, de ser honesto. Se trata de saber cómo se sale bien librado. ¿Lo logrará Yunda?

Alcalde- fiscalía- Yunda- corrupción

El distanciamiento físico se rompió en la comparecencia de Jorge Yunda a la Fiscalía

Leer más
Jorge Wated, presidente del IESS
Directorio. Wated quiere que Troncoso se calle.Amelia Andrade / Expreso

Wated no termina de salir de una y entra en otra

Jorge Wated, el correísta que no pudo con los cadáveres de los guayaquileños y al que Lenín Moreno (como recompensa, porque así es él) puso al frente nada menos que de la seguridad social, no acaba de reaccionar ante la tonelada de evidencias que le cayeron encima este fin de semana y que lo colocan en medio de una operación fraudulenta de desvío de fondos de las empresas públicas para financiar la campaña de la consulta popular. Y así complicado como está, ocupando además un cargo que, según reconoció el otro día, supera con mucho sus capacidades, no tiene el menor empacho en seguirla embarrando. Como si quisiera demostrar que su calidad de funcionario sospechoso no es gratuita: se la ha ganado a pulso.

Ocurre que el gerente del Biess, Carlos Vinicio Troncoso, renunció harto de las injerencias del directorio encabezado por Wated. Troncoso había querido remover a un grupo de funcionarios cuestionados por la Contraloría y no se le permitió. Así que se fue. El directorio le aceptó la renuncia y él recibió un oficio firmado por Carlos Ernesto Guachamín, director jurídico encargado (es decir, subalterno suyo), que merece figurar en una antología de la corrupción criolla que se publique con el título de Caiga-quien-caiga.

El oficio, redactado a la manera de un decreto, consta de tres artículos. En el artículo primero, el directorio del Biess conoce y acepta la renuncia de Troncoso. En el artículo segundo está la perla: se resuelve que Troncoso permanezca en su cargo hasta encontrársele un reemplazo y se dispone que se abstenga “de realizar declaraciones por cualquier medio de comunicación social”. En otras palabras: puede usted irse, nomás cállese. Más que esclarecer las denuncias de Troncoso, al directorio del Biess, presidido por Wated, le preocupa la mala imagen del organismo que puedan proyectar esas denuncias. No se pide investigación alguna, al contrario, se pide silencio.

Diego Burneo fue nombrado en reemplazo de Troncoso. Como subgerente, Wated puso a un hombre de su confianza: Freddy Monge. ¿Recibieron ellos la misma advertencia que Troncoso? ¿Depende su permanencia en el cargo de su fiel silencio?

troncoso+biess+renuncia+afiliados

El Biess pide a su exgerente guardar silencio

Leer más