Actualidad

Empresas públicas, cargas al Estado con pocos frutos

Cuatro de las empresas que están por eliminarse fueron creadas en el gobierno anterior. En un año gastaron 109 millones de dólares

yachay proyecto siembre cosecha cannabis
Proyecto. La empresa pública Yachay impulsaba un proyecto de siembra y cosecha de cannabis medicinal.Henry Lapo / EXPRESO

No superaron la fase de las promesas. Las empresas públicas que están en vías de eliminación fueron, en su mayoría, emblemas del gobierno del expresidente Rafael Correa. Sus resultados, como en otros grandes proyectos de la época, fueron más irregularidades que avances.

En conjunto, cuatro de ellas (las que fueron fruto del régimen pasado) gastan más de 109 millones de dólares al año. Y las que existían de antes, recrudecieron sus problemas.

lenin-moreno-decreto-discurso

Lenín Moreno suma voces en contra tras su propuesta de adelantar impuestos

Leer más

Según el presidente Lenín Moreno, para dar un respiro a las finanzas públicas, se eliminarán empresas como Siembra (antes conocida como Yachay), Centro de Alto Rendimiento (CREAR), Medios Públicos y Ecuador Estratégico. Todas creadas en la última década.

¿Qué lograron estas empresas? Ecuador Estratégico estuvo a cargo de inversiones con recursos provenientes de sectores como petróleo o minería para poblaciones de la Amazonía. Según su ejecución presupuestaria, al año gastaba más de 22 millones de dólares y sus resultados son ahora cuestionados.

Ecuador Estratégico administraba, entre otros rubros, las utilidades arrebatadas a los trabajadores petroleros por orden del gobierno anterior. Los afectados solicitaron los reportes de cómo se utilizaron esos fondos para conocer dónde está el dinero que les habría correspondido, pero el grupo de trabajadores no recibió un informe completo y detallado que desvaneciese esa incógnita.

Más cuestionada resultó Yachay o Siembra. La empresa que prometía ser el nuevo centro de inversiones tecnológicas de América Latina y del mundo solo cosechó exámenes de la Contraloría General del Estado.

Su reporte de gastos muestra que en 2018 la entidad tuvo egresos por 54 millones de dólares. En 2019, con ajustes e ingresos por autogestión, el monto bajó a 27 millones. El Ejecutivo de Moreno le hizo un ‘lavado de cara’ con el cambio de nombre, para dejar en el pasado las promesas fallidas y darle un sentido más agrícola a la compañía. Se habló de proyectos de cannabis pero, según el anuncio gubernamental, su destino es la liquidación.

Medios Públicos tuvo una misión instrumental. En su afán de controlar la información que se entregaba a la ciudadanía, el correísmo creó un conglomerado de medios poco rentables que generaron pérdidas para el Estado.

La ministra de Gobierno aclaró, sobre esa empresa en concreto, que no se eliminarán los medios donde laboran cientos de periodistas. Lo que se hará es eliminar la empresa que controlaba a todos. Es decir, se erradicará una oficina burocrática que, solo en 2019, gastó 30 millones de dólares.

Sobre los Centros de Alto Rendimiento pesan señalamientos por gastos innecesarios similares al resto de proyectos emblemáticos. La empresa será eliminada por sus pocos resultados y sus excesivos presupuestos. El año pasado usó, para fines poco promocionados o logrados, cerca de tres millones de dólares.

CORRUPCION

El combate a la corrupción, la deuda que no es prioridad

Leer más
El gasto de las empresas públicas que cerrarán sus puertas.
El gasto de las empresas públicas que cerrarán sus puertas.expreso

El resto de compañías que se eliminarán (Correos del Ecuador, Unidad Nacional de Almacenamiento, Ferrocarriles del Ecuador y Tame) existián antes de la gestión correísta, pero sus males se vieron se acentuaron en la década pasada. 

Como ejemplo, Tame tiene facturas por cobrar de la Presidencia de la República y otras entidades públicas que usaron a la aerolínea como su terminal de transporte en el gobierno anterior.

Informe a la nación 2020, invitados.

El presidente grita, delira, se arrebata...

Leer más

Incluso en las recientes protestas de servidores públicos que se oponen al cierre de las entidades se menciona que no hay un problema en su trabajo diario. La situación responde a fallas administrativas arrastradas desde hace más de diez años.