Reservas del BCE no llegan a la meta

  Economía

Reservas del BCE no llegan a la meta

La cifra cerró el año en $ 3.397 millones. El FMI esperaba $ 4.200 millones.

BCE-1024x574
La entidad ha buscado que las metas de las reservas internacionales no sean tan altas.Cortesía.

La reserva internacional del Banco Central del Ecuador (BCE) terminó 2019 en $ 3.397 millones, según cifras de la entidad publicadas el viernes.

descarga (1)

El FMI le dice ‘Feliz Navidad’ al Gobierno y le reduce el ajuste

Leer más

Diciembre siempre es un mes desafiante para la acumulación de reservas internacionales, debido a la cantidad de pagos que debe afrontar el Gobierno en ese mes, como sueldos y salarios, décimos, pago de deudas, entre otros rubros.

La cifra es la más alta de los últimos tres cierres de año (2017-2019). Sin embargo, la cifra no llegó a lo acordado en el programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que Ecuador suscribió en febrero del año pasado para acceder a financiamiento por $ 4.200 millones más $ 6.000 de otros organismos multilaterales.

Ecuador y el FMI incluso revisaron las metas a fines del año pasado. Pese a ello, las reservas no alcanzaron lo acordado. Se estableció que las reservas llegarían a $ 4.215 millones; anteriormente, la meta era $ 4.679 millones.

La gerenta del BCE ha reconocido que acumular reservas es una de las tareas complejas dentro del acuerdo con el FMI. Las autoridades han buscado achicar las metas acordadas debido a que acumular reservas es una tarea nada fácil.

El acuerdo empezó con una meta cercana a los $ 5.000 millones a cierre de año y el organismo ha ido bajando la vara.

En años anteriores, el BCE ha cerrado con cifras en su reserva internacional por debajo de los $ 3.000 millones y las autoridades han debido acceder a financiamiento en enero para recomponer el balance.

IMG_3169

El Banco Central del Ecuador aumenta sus reservas de oro monetario en $ 235 millones

Leer más

En el último informe, el FMI ya prevé reservas más bajas. El organismo señala que también se prevé un camino más bajo para la acumulación de reservas. Una menor consolidación fiscal, supuestos más conservadores sobre la monetización de activos y mayores amortizaciones dan como resultado una acumulación proyectada de reservas internacionales menores.

Si bien es menos ambicioso que antes, el nivel de reservas al final del programa aún se proyecta para cumplir con los requisitos básicos de liquidez que se fijarán en las reformas del Banco Central.