Economía

Los inversores buscan mayor liquidez en el mercado bursátil

El sector privado amortigua la caída del 6 % de las transacciones en bolsas, en la primera mitad de año.Pero la demanda está en papeles de corto plazo

bolsas
Más de $ 3.365 millones fueron transados en la bolsa de Guayaquil.Archivo / Expreso

Si no fuera por el sector público, el mercado bursátil hubiese tenido un buen arranque de año. En la primera mitad del 2023, las transacciones de títulos valores que emite el Gobierno, con el afán de venderlos y obtener financiamiento, fueron las que más cayeron (24,4 %), presionando a la baja el resultado final de la dinámica de este mercado: $ 6.583 millones de papeles movidos, un 6 % menos que igual periodo del año pasado.

Marco López superintendente de Compañías

Marco López: “Las bolsas requieren un mismo mecanismo de negociación”

Leer más

La menor participación estatal está dada por una baja en la emisión de bonos (-54 %) y Certificados de Tesorería o Cetes (-48 %),    algo que expertos atribuyen al poco interés    que el Estado ha tenido por endeudarse. No porque las finanzas públicas hayan mejorado, sino porque la ejecución del presupuesto del Estado ha sido poco eficiente. “Cuando hay pobre nivel de ejecución, no necesitas plata. Por eso el Estado no ha necesitado endeudarse”, explica Arturo Bejarano, exintendente del Mercado de Valores y hoy presidente ejecutivo de la casa de valores Kapital One.

Si bien se esperaba que este comportamiento se reflejara en las cifras, lo que llama la atención es la mayor dinámica que vienen teniendo los emisores de papeles del mercado privado, que hasta junio lograron un incremento del 15%, compensando así el retroceso que tuvo el sector público. El gran protagonista ha sido el mercado financiero, con una mayor emisión de aceptaciones bancarias, certificados de ahorro, pólizas de acumulación y avales bancarios. Solo estos últimos en el primer semestre alcanzaron los $ 48 millones, versus los $ 794.000 de igual periodo del 2022. Es decir, un 6.000 % más.

Esto, indica Bejarano, se da por el apetito de inversores de adquirir papeles de menor plazo:    aquellos que en menos de un año permiten recuperar la inversión. “Y eso se da ante la percepción que tienen los inversionistas de que, en el actual contexto (de incertidumbre económica), los títulos de la banca son más seguros que adquirir papel comercial, obligaciones , titularización que emiten las compañías del sector real”.

Además de ese factor, añade el experto bursátil Ismael Vélez, está el rendimiento, las ganancias que se obtienen al adquirir estos papeles. “Estas se incrementaron sustancialmente, incluso pagando tasas mayores al 8,5 %. Esto porque las tasas de interés también han crecido fuertemente en el exterior, encareciendo el costo del crédito”.

Los expertos sostienen que una mayor demanda de estos papeles también está sirviendo de estrategia para la banca para proteger su liquidez, pues las entidades financieras están apostando por entregar estos avales a quien solicita un crédito. Así, en lugar de dar    efectivo, el préstamo se entrega a través de estos documentos que, más tarde, el tenedor negocia en bolsa para convertirlos en dinero. “En esto también se ve un esfuerzo de la banca por conservar o mejorar su liquidez”, detalla Bejarano.

Según las cifras de este mercado, que recoge las transacciones hechas a través de la Bolsa de Valores de Guayaquil (BVG) y Bolsa de Valores de Quito (BVQ), la emisión de papel comercial, título también considerado a corto plazo, cayó de 335.000 a326.000 dólares (una caída del 2,6 %). Juan Xavier Muñoz, representante de la casa de Valores Intervalores, aclara que “si bien baja el monto de colocación, la participación de nuevos actores es mayor. Este año hemos sacado, a junio, 16 procesos. Si comparamos con otros años, siquiera estamos calculando un 50 % más”, estima.

LEA TAMBIÉN (Lasso anuncia un decreto ley para el mercado bursátil y otro para camaroneros)

Las facturas comerciales, también de corto plazo, registran un decrecimiento mayor: del 36 %, tras cerrar en $ 22,5 millones. Un descenso que, a criterio de Vélez, sigue influenciado por la falta de confianza que se tiene en estos títulos, cuyo uso fue restringido años atrás por la autoridad, por haber sido empleados en casos de corrupción.

Las obligaciones del sector corporativo, títulos de largo plazo, en cambio, cayeron un 13 %, tras alcanzar $ 369 millones. Y las titularizaciones (en las que también participa la banca) sumaron $ 136 millones, 41% más que el año pasado. No obstante, Bejarano explicó que el incremento de estos últimos papeles está dado por emisiones puntuales que se hicieron en este primer semestre. “Una de las más grandes que recuerdo es la titularización de la cartera automotriz que hizo Banco Amazonas por $ 27,5 millones”.

Para el experto bursátil, la participación del sector privado este año viene siendo positiva. No obstante, duda sobre la ventaja que el mercado en general puede obtener, cuando es la banca privada la que más dinámica tiene.

“Yo no creo que sea totalmente bueno que la banca esté captando recursos de inversionistas, porque esto significa que está quitando recursos al sector real (a las empresas y otras entidades no financieras) que requieren emitir para también obtener financiamiento. Y esto último se da por una falta de política pública que favorezca a sectores productivos”.

Banco de Guayaquil

Más de $ 92,5 millones en títulos inscritos en bolsa

Leer más

  • MÁS DATOS

Participación por bolsa. Hasta junio de este año, el mercado bursátil movió $ 6.583 millones, un 6 % menos. De esa cantidad,  $ 3.365 millones fueron transados en la bolsa de Quito* y $ 3.217 millones en la bolsa de Guayaquil.

Acciones. En este primer semestre del año, la venta de acciones del sector corporativo sumó $ 22,3 millones, versus los $ 23,8 millones de 2022. El resultado, según la data de este mercado, significó    una caída del 6 %.

Por empresas. Los cinco emisores de las acciones más negociadas en el período enero-junio de este año son Corporación Favorita, Banco de la Producción Produbanco, Banco Guayaquil, Holcim y Bolsa de Valores Quito.

*Fe de errores. En la edición pasada del 15 de agosto, en un detalle de esta publicación "Los inversores buscan mayor liquidez en el mercado bursátil", se deslizó un error al citar la cifra de transacciones en bolsas. Lo correo es que la BVQ llegó a mover $ 3.365 millones y la BVG, $ 3.217 millones, hasta junio de este año. Sin intención, la data se colocó al revés. Pedimos disculpas por la confusión.