La gastronomía se esmera por tener las ganancias navideñas

  Economía

La gastronomía se esmera por tener las ganancias navideñas

Los hoteles afinan detalles para la fiesta del 31 de diciembre. Mantienen los planes bajo la consigna de respetar el aforo.  Hay inquietud por las restricciones

hilton colon
Hilton Colón. El hotel en sus restaurantes ofrece varias opciones para servirse en el lugar o para llevar. Hay el debido distanciamiento de cada mesa y se aplica el aforo vigente.Freddy Rodriguez

La inminente restricción de aforos, ante la amenaza de una nueva variante, aún no le resta atractivo al negocio de oferta de cenas que algunas empresas tendrán para Navidad y Fin de Año. Los hoteles, los restaurantes y las firmas que dan el servicio de catering en Guayaquil no han frenado sus planes; si bien los rodea la incertidumbre ante la amenaza de la COVID, con nuevas inversiones (destinadas a la reestructuración o ampliación de salones de eventos o al inventario de alimentos y bebidas) están apuntando a salvar la facturación de este año.

5649c9ae-aefb-4ac3-989e-d7522daa0afc

Productores de pavos proyectan recuperación y una feliz Navidad 2021

Leer más

En las redes sociales como en Facebook y otros medios de comunicación hay anuncios de los hoteles como Hilton Colón, Marriott, Sheraton, Oro Verde, Wyndham Garden, o, de restaurantes como Cajape que animan a sus clientes a hacer reservas con mayor anticipación para así tener mayor organización y evitar sobrepasar el aforo permitido. Se espera que este año, a diferencia del 2020, año de pandemia, se dé lo que en economía se conoce como subida de rebote. El año pasado, dicen, sus ventas fueron negativas y para tener una reactivación real los ingresos tendrían que ser como los del 2019 o superarlos. “Hemos construido un apartado que es para hasta 36 personas, para quienes prefieren reuniones privadas en Puerto Santa Ana”, contó Mauricio Gim, dueño de Santo Bar. Agregó que para hacer la obra solicitó un crédito al banco, porque tiene éxito con la propuesta de ambiente, piqueos, comida y bebidas que ofrece. En efecto, en un recorrido realizado por este Diario el viernes 26 de noviembre se pudo apreciar, cómo previo a fechas festivas, este tipo de locales y zonas empezaban a tener más acogida.

El hotel Hilton Colón también ha hecho su inversión para remodelar el salón Isabela, que aspira a inaugurarlo con la fiesta del 31 de diciembre. Las entradas se venden al precio del 2019, es de 90 dólares. El salón Isabela ahora tiene capacidad para 1.200 personas. La actitud empresarial se puede medir también desde la decisión de Café Colón, que volvió a atender 24 horas desde el pasado 1 de diciembre, después de no hacerlo por casi dos años debido a la pandemia de la COVID-19.

IMG_9766
Marriott. El hotel en su restaurante mantiene los planes para celebrar durante todo diciembre, siempre respetando las medidas de bioseguridad.Freddy Rodriguez

En esta misma fila de apostar por una celebración responsable ante el coronavirus está el hotel Marriott, también ofrece la fiesta de fin de año y durante diciembre una variedad de menús. La tendencia es no frenar las fiestas privadas. “Nuestra actitud es ofrecer a nuestros clientes la facilidad para celebrar observando el aforo vigente”, señaló Jorge Buchelli, gerente de Marriott. Así hay una variedad de ofertas de té navideños, almuerzos y cenas que en el mercado van desde 12 hasta 45 dólares. Las opciones incluyen poder comprar la comida preparada por peso, por ejemplo una libra de relleno está a 12,50 dólares.

Ni las fiestas privadas se han cancelado. “En una semana me han solicitado 150 cotizaciones, para dar el servicio de comida y decoración para fiestas privadas, para este diciembre y los que ya hicieron el contrato no han suspendido la fiesta. Este fin de semana vamos a dar el servicio en las ciudadelas de la vía a Samborondón”, dijo Diego Vaca, administrador de Madi Eventos.

No obstante, ese entusiasmo empresarial de apostarlo todo por estas fechas, se opaca con la incertidumbre, y esta llega tras el anuncio presidencial de retomar ciertas restricciones ante la amenaza de una nueva variante de la COVID. Un menor aforo, al que ya existe (75%) restaría dinámica a los eventos y el sector perdería todo o parte de lo invertido.

JFS_2557
Santo Bar. Varios amigos se reunieron días atrás para celebrar.JUAN FAUSTOS SANDOVAL

Los empresarios están inquietos, luego de que el presidente Guillermo Lasso, en cadena nacional dada el lunes 29 de noviembre, habló de reinstaurar el aforo al 50 %. “La inquietud en el sector de restaurantes es que quizás se reduzca el aforo de 75 % al 50 %. Pero no habría restricciones de aforo para buses”, opinó Andrés Aspiazu, miembro del directorio de la Asociación de Restaurantes del Guayas.

El sector aún ve lejos de recuperar las ventas como en el 2019. La reactivación que han tenido el 2021, puntualizan, ha sido a medias; por ejemplo, en el centro de la urbe más de 30 restaurantes y cuatro bares en las últimas tres semanas han tenido un bajón significativo de ventas, indicó a Diario EXPRESO Nicolás Romero, gerente del Mercado del Río. Él lo atribuye a que el Gobierno no controla aún la inseguridad en la ciudad ni en las cárceles, hay crisis económica y por las nuevas medidas por las variantes del coronavirus que tienen unos bemoles que desentonan con los ingresos que se gustaría tener.

Según Romero, a los locales que les fue bien en noviembre sus ventas subieron un 10 % en comparación con octubre y a los que les fue mal la caída se estima entre 30 y 40 %. A los negocios que están en la vía Samborondón les va mejor, la recuperación hasta la primera semana de noviembre llegó al 90 % del monto de ingreso del 2019, al resto un 75 %, pero después ha habido un bajón del que esperan recuperarse.