Economía

Galápagos y Amazonía, las más golpeadas por la crisis

La menor recaudación de IVA del 2020 desnuda las debilidades de cada región. El mayor efecto es para ciudades con ingresos que dependen de una actividad

Galápagos
La ausencia de turismo dejó desolado por meses ,y sin recursos, a Galápagos, el principal atractivo del país. foto archivo

La pandemia ha generado inestabilidad económica y social, pero también está permitiendo trazar las principales causas que ahondan el retroceso, y una de ellas tiene que ver con las debilidades que tienen sus principales cantones como motor de desarrollo. En plena crisis, las regiones más afectadas fueron aquellas cuyos ingresos dependen de una sola actividad. Galápagos, las ciudades de la Amazonía y el centro-sur de la Sierra encabezan la lista. En la otra orilla están las ciudades más grandes (como Guayaquil), que vieron en el comercio y la actividad agroexportadora un alivio.

Emergencia_Covid-19_Turismo_Hotelería_Guayaquil

Las ventas caerán 10,3 % en el primer trimestre, según proyecciones de la Cámara de Industrias y Producción

Leer más

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) es el primer barómetro para medir el comportamiento de la actividad económica. Según el Servicio de Rentas Internas (SRI), en el 2020 por ese tributo se logró recaudar un total de $5.505 millones, un 17,64 % menos si se lo compara con lo alcanzado en el 2019. Siendo el turismo una de las actividades más golpeadas por las restricciones de movilización que impuso la pandemia, el principal afectado fue el archipiélago de las islas Galápagos, una región que históricamente ha tenido una gran dependencia de las divisas que genera el arribo de turistas. Allí el año pasado se reportó una caída del 54,44 %, más del triple de lo registrado a nivel nacional.

TRIBUTOS Y APORTEDel presupuesto estatal, prorrogado para este año, el 80 % de los ingresos provienen del lado fiscal. La mayoría de ellos, vía impuestos.

En el listado de perjudicados le siguen los cantones de la Amazonía (con un retroceso del 33 %) y las localidades del centro-sur de la Sierra (donde se registra una caída superior al 20 %). Para el abogado tributario Napoleón Santamaría, los resultados dejan clara la factura que el país tiene por una falta de diversificación económica. Si Galápagos depende del turismo, dice, la Amazonía no respira sin el petróleo, una actividad que el año pasado también fue afectada por las volatilidades de la crisis global, con la caída de la demanda y la reducción del precio del crudo (hasta los $ 20 por barril), un factor que terminó por afectar la dinámica en el lugar. Igual tendencia se evidenció en el centro-sur de la Sierra. Con excepción de Azogues y Riobamba, en estas localidades ni la agroindustria ni el comercio demostraron ser suficientes.

Recaudación IVA por ciudades
Conozca en detalle cuánto recaudaron las principales ciudades.Expreso

Un comportamiento distinto se vio en la Costa (Guayaquil tuvo una caída del 13 %) y el norte de la Sierra (Quito, un 21 %), donde el impacto de la recaudación fue menor, como consecuencia de dominar en el país la producción y la agroexportación. En días de confinamiento, la industria y las ventas internacionales no pararon. “El camarón y la pitahaya se siguieron exportando por toneladas. Quizás el precio no ayudó mucho, pero en volumen nos fue bastante bien y eso ayudó a amortiguar una crisis que pudo ser mayor”, indica Santamaría.

En este grupo también están algunos cantones como Ibarra y Tulcán, con caídas del 16 % y 7 %, respectivamente. No obstante, el resultado, lejos de ser alentador, habla de la irregularidad que históricamente viene afectando a los cantones transfronterizos. Una menor caída responde a que en días de restricciones y bloqueos, la gente se vio obligada a comprar y consumir dentro de ambas localidades, en lugar de hacerlo en el país vecino (Colombia).

Los resultados, señala el experto tributario, deberían servir a las autoridades para rediseñar el mapa de desarrollo. Lo que ocurre en Ibarra y Tulcán, opina, debería motivar una política que evite que en épocas normales las actividades económicas de estas zonas se depriman. “Como se hace en ciertos países europeos, aplicar un peaje, un tarifario de movilización más alto para motivar que el consumo se dé acá”, sugiere el especialista, quien también habla de la necesidad de crear zonas especiales que ayuden a conectar las diferentes actividades económicas que hay en el país. “Vemos los beneficios que nos deja la exportación, entonces por qué no crear un fomento más concienzudo”.

textilera

La exportación alivia, pero no frena la caída de la industria

Leer más

Eso fortalecería la recaudación, la fuente más importante de ingresos que hoy tiene el país. En el contexto actual, la oportunidad más inmediata está puesta en una reactivación económica que, según Miguel Ángel González, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG), vendrá con la vacunación masiva y con mejores condiciones y reglas para trabajar. “Somos un país costoso, lleno de regulaciones y trámites innecesarios que obstaculizan la actividad comercial”.