Actualidad

Coronavirus: Madagascar asegura tener el remedio al Covid-19, pero hay serias dudas

El presidente de Madagascar asegura que las críticas al brebaje 'Covid-Organics se deben a que "viene de África". Esta es la historia

coronavirus-covid-organics-madagascar
Una mujer es controlado y le toman la temperatura en Antananarivo, Madagascar.EFE

¿El remedio para el coronavirus está en África? Eso aseguran en Madagascar. Y no lo dice cualquiera, sino su propio presidente, Andry Rajoelina. El mandatario ha defendido el denominado 'Covid-Organics', hecho a base de hierbas, sobre todo de artemisa, y asegura que las críticas al producto se dan porque, precisamente, "viene de África".

No obstante, el cuestionamiento es científico y directo: no hay pruebas clínicas que lo avalen.

"Si no hubiera sido Madagascar, sino un país europeo el que hubiera descubierto este remedio, ¿hubiera habido tantas dudas? No lo creo", aseveró Rajoelina en declaraciones a Radio France Internationale.

noticias-whatsapp-expreso-suscripcion-gratis

Noticias de EXPRESO en tu WhatsApp: recibe solo información verificada

Leer más

"No se puede aceptar que un país como Madagascar, el 163 más pobre del mundo, haya desarrollado esta fórmula para salvar el mundo", continuó el mandatario, un convencido de los beneficios del llamado 'Covid-Organics'.

El político está tan seguro de la efectividad del brebaje que aseguró que habrá ensayos clínicos con una vacuna contra el coronavirus basada en la artemisa, componente principal del 'Covid-Organics'.

Ante la falta de evidencias científicas del 'Covid-Organics', Rajoelina asegura que la mejor prueba es que, según cifras que él maneja, solo ha habido 171 casos de coronavirus, 105 personas recuperadas y ningún fallecido. "Los resultados están ahí. No hay muertos en Madagascar", indicó.

Dormir

Beneficios de levantarse temprano durante la cuarentena

Leer más

"Todos los que se han curado han tomado únicamente 'Covid-Organics'", agregó. Asimismo, dijo que las mejoras de las personas que ingirieron el producto experimentaron mejoras en las siguientes 24 horas.

En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió la semana pasada contra el uso de remedios contra el coronavirus que no hayan sido sometido a ensayos clínicos que demuestren su "eficacia" y la ausencia de "efectos secundarios adversos".

La oficina de la OMS en África destacó que "aplaude las innovaciones en todo el mundo, incluida la reconversión de medicamentos y medicinas tradicionales y el desarrollo de nuevas terapias en la búsqueda de potenciales tratamientos frente a la Covid-19".

Así, resaltó que "la medicina tradicional, complementaria y alternativa tiene muchos beneficios y África tiene un largo historial de medicina tradicional y practicantes que juegan un papel importante a la hora de atender a las poblaciones".

Abandono de colchones

Coronavirus: Retiran colchones y otros objetos contaminados en Guayaquil

Leer más

En ese sentido, la OMS reconoció que plantas como la artemisa "están siendo consideradas como posibles tratamientos para la Covid-19", si bien hizo hincapié en que "deben ser sometidas a pruebas para analizar su eficacia y sus efectos secundarios adversos"

"Los africanos merecen usar medicinas sobre las que se hayan realizado pruebas con los mismos estándares que la población del resto del mundo. Incluso si las terapias derivan de prácticas tradicionales y naturales, determinar su eficacia y seguridad a través de ensayos clínicos rigurosos es fundamental", recalcó.

"El uso de productos para tratar la Covid-19 que no han sido investigados de forma robusta pueden poner a la gente en peligro, dando una falsa sensación de seguridad y distrayéndoles del lavado de manos y el distanciamiento social, fundamentales en la prevención de la Covid-19, así como incrementar la automedicación y el riesgo para la seguridad del paciente", zanjó.

Asimismo, la Academia Nacional de Medicina de Madagascar (ANAMEM) indicó en un comunicado que "se trata de un medicamento cuyas pruebas científicas no han sido llevadas a cabo y que podría poner en peligro la salud de la población, y particularmente la de los niños".