Actualidad

Bolsonaro ordena que las actividades religiosas deben seguir pese al coronavirus

El mandatario tomó esta medida pese a la expansión del coronavirus y casos de COVID-19 en el gigante sudamericano.

bolsonaro-coronavirus-brasil-ecuador
Jair Bolsonaro sigue generando polémica por su manera de afrontar la pandemia del coronavirus en Brasil.

(EFE).- La pandemia del coronavirus en Brasil llama la atención, sobre todo, por las medidas que ha tomado su presidente Jair Bolsonaro para afrontarla, las que han sido criticadas por expertos. Por ejemplo, el mandatario incluyó las actividades religiosas "de cualquier naturaleza" en la lista de servicios esenciales que deben seguir funcionando pese a la expansión del virus y a las recomendaciones de que las aglomeraciones deben ser evitadas a toda costa.

En un decreto publicado este jueves en el Diario Oficial, Bolsonaro ordenó que están permitidas las "actividades religiosas, de cualquier naturaleza", siempre y cuando sean "obedecidas las determinaciones" del Ministerio de Salud de Brasil.

Ante el acelerado avance del coronavirus, las principales congregaciones religiosas de Brasil habían anunciado la suspensión de cultos, misas y celebraciones presenciales, que pasaron a ser televisadas. No obstante, la mayoría de iglesias y templos siguen abiertos para ofrecer atención "individual" a sus seguidores.

Nissan

Cuarentena: ¿Y ya piensa en su vehículo parqueado?

Leer más

Bolsonaro es uno de los gobernantes más incrédulos con la gravedad del COVID-19, junto con Donald Trump (Estados Unidos) y Andrés Manuel Lópe Obrador (México). Incluso llegó a exigir el fin de las medidas de aislamiento social, ya se había manifestado en contra del cierre de establecimientos religiosos y expresó que no cabía a los gobernadores "decir que no se puede tener más culto o misa".

En los estados de Sao Paulo y Río de Janeiro, los más golpeados por el coronavirus, las actividades religiosas estaban limitadas y los cultos y misas estaban suspendidos.

TE PUEDE INTERESAR:

LAS CRÍTICAS

Tras la publicación del decreto, la Fiscalía de Río de Janeiro recomendó al gobernador fluminense, Wilson Witzel, que adopte "medidas efectivas" orientadas a "la suspensión de toda y cualquier forma de reunión presencial en el ámbito de organizaciones religiosas" que "involucren aglomeración de personas".

En el decreto publicado hoy, Bolsonaro, de 65 años, también ordenó que todas las casas de lotería bajo la órbita federal deberán ser reabiertas.

Destacan además entre los servicios esenciales que deben seguir en funcionamiento durante la pandemia de coronavirus la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, la fiscalización del trabajo, los servicios bancarios y las actividades de investigación relacionadas con la pandemia, entre otros.