La Contraloría rescata y rastrea miles de expedientes quemados

  Actualidad

La Contraloría rescata y rastrea miles de expedientes quemados

Luego de las protestas de octubre se han recuperado 47.000 archivos. En diciembre se sabrá cuántos documentos, sin versión digital, fueron eliminados

CONTRALORIA GENERAL DE (6902878)
Vicente Celi limpia la ceniza de uno de los archivos quemados.ANGELO CHAMBA / EXPRESO

El fuego, el agua y la corrupción intentaron destruir miles de expedientes de la Dirección de Responsabilidades de la Contraloría General. Pero hoy un grupo de 30 funcionarios de esa entidad se empeñan en recuperar dos toneladas de documentos enmohecidos y a medio calcinar.

Juicio político al excontralor Pablo Celi, 16 ago. 21

Jucio político a Pablo Celi: el correísmo pide una purga

Leer más

Los expedientes contienen acciones administrativas, glosas, certificaciones, órdenes de pago, boletas de notificación, información de descargo y facturas que reposaban en el cuarto piso del edificio vandalizado durante las protestas de octubre de 2019.

Sofía Moreno, directora nacional de Responsabilidades, señala que hasta ahora han sido repuestos 47.000 expedientes. Y en diciembre se conocerá la cifra exacta de los que fueron eliminados completamente, pues no tenían un respaldo digital.

En la Comisión de Fiscalización de la Asamblea se sospecha que los archivos calcinados son los que contenían glosas desvanecidas a cambio de pagos o favores entre los integrantes de una supuesta red delictiva, de la que formaría parte el excontralor Pablo Celi, hoy censurado y detenido.

En el subsuelo del edificio temporal de la Contraloría, esas deducciones no son importantes. Los 30 funcionarios se concentran en clasificar los papeles, limpiar las páginas, reponer las carátulas quemadas, rotularlas y digitalizar la información principal.

Periodo. Los documentos dañados fueron elaborados entre 2017 y 2019. Los expedientes de años anteriores estaban en el Archivo Central, que no se quemó.

Esta tarea comienza en las manos de Xavier Seminario y Vicente Celi. Son los encargados de recibir los documentos destruidos y comenzar el proceso de recuperación.

El primer paso es limpiar la ceniza, el moho y las partes calcinadas. Los folios en sus manos suenan como las hojas secas cuando son pisadas.

Los 47.000 expedientes que han manipulado provienen, en su mayoría, del cuarto piso. Pero hay otras áreas que fueron afectadas por las llamas y cuyos expedientes todavía no han sido repuestos.

En el despacho del contralor, por ejemplo, se guardaban carpetas con indicios de responsabilidad penal y glosas millonarias. Allí el fuego llegó a los 380 grados centígrados y dañó las estructuras metálicas y hasta la cerámica que recubría las columnas del hall principal, señala el informe del Cuerpo de Bomberos N.° 2019-DP-006.

Otras áreas vandalizadas fueron la Dirección de Predeterminación de Responsabilidades y de Talento Humano, en donde se archivaban las órdenes de reintegro o acciones de control a contratos de obras.

Mientras la Fiscalía investiga si estos expedientes fueron quemados deliberadamente para desvanecer más de $ 1.000 millones en glosas, como sostiene Fernando Villavicencio, presidente de la Comisión de Fiscalización, funcionarios como Celi y Seminario revisan videos en YouTube sobre cómo manipular un documento frágil. Han aprendido a usar guantes y brochas para despegar las páginas, que por el agua y el fuego conforman una masa.

Retiran las vinchas oxidadas y los pedazos de cuerda con los que se habían foliado. Los expedientes mojados fueron puestos a secar al sol. A los que estaban secos se los protegió de la luz para así frenar su deterioro.

VILLAVICENCIO

Villavicencio pide a la Fiscalía investigar delincuencia organizada en el desvanecimiento de glosas

Leer más

Recogieron estos tips de los tutoriales sobre manejo documental y restauración, y así comenzaron a desmontar hoja por hoja los archivos.

“Nos llegaban de todo, unos más afectados que otros, pero siempre había algún dato para rastrearlo”, dice Celi. Pese al fuego, en los cuadernos todavía se puede leer el nombre de las personas accionantes, el año del proceso, el número del expediente administrativo o el área a la que pertenecía.

Según Moreno, directora de Responsabilidades, a partir de esos datos básicos se solicita a los funcionarios que elaboraron la información que vuelvan a emitirla. También se pide a los servidores públicos o contratistas auditados que reenvíen sus documentos de descargo, como facturas, correos, resoluciones, fotografías, etc.

Moreno afirma que en su mayoría, los expedientes han sido recuperados. Sobre todo, la parte que corresponde a información generada por los equipos auditores. Por ejemplo, las resoluciones que establecen sanciones, como las glosas o destituciones.