Quito

En el sur de Quito, las casas cuarteadas generan pánico

Los vecinos señalan que les han ofrecido arreglar el problema. Moradores del sector aseguran que siguen esperando la atención del Municipio capitalino

FERROVIARIA
Trabajos. Los vecinos de la zona tratan de proteger y reforzar sus viviendas ante la inminente destrucción.Gustavo Guamán

Para los moradores de la calle Heliodoro Ayala, ubicada en el barrio la Ferroviaria Alta, sur de Quito, es costumbre despertarse a las 05:00, tras sentir el sacudón de sus viviendas, después del paso de los vehículos de carga pesada por la zona.

Esthela Iza vive en el sitio hace cinco décadas. Dice que es imposible conciliar el sueño o peor aún, la calma, desde la madrugada hasta las 20:00, que es cuando se reduce la carga vehicular que sube y baja de la avenida Simón Bolívar.

“Los buses, camiones y carros pequeños se caen a cada rato en los enormes boquetes que tenemos en esta calle. Eso hace que las casas tiemblen todo el tiempo. Los vidrios suenan. Las viviendas se están cuarteando por esto”, añadió la mujer.

Según ella, al inicio confundían los movimientos con posibles sismos, pero descartaron la posibilidad después de percatarse que la condición de la calle y el excesivo flujo de buses y camiones ocasionaban los malestares.

“Hace 40 años adoquinaron esta calle. Desde entonces no han hecho reparaciones integrales y existen enormes huecos que no solo han sido provocados por los carros, sino por la misma lluvia, que baja como río por aquí. Eso ha separado muchos adoquines y las autoridades solo han venido a hacer rellenos con asfalto, pero algo a medio gas”, dijo Iza.

Algunos vecinos, quienes prefirieron no revelar su nombre, comentaron que para reducir el malestar en que viven optaron por rellenar con concreto los desperfectos que están frente a sus viviendas, pero aun así ‘zumban’ las casas.

BARRIO LA FERROVIARIA(33238441)

La Ferroviaria Alta apuesta por una transformación comunitaria

Leer más

Queremos prevenir un mal mayor, pero si no nos dan oídos no podremos hacerlo.

Esthela Iza, dirigente barrial

Rosa Taco vive hace 40 años en el sector. Dice estar atemorizada por la situación que enfrenta, junto con los demás vecinos. Se presume que los daños en las edificaciones pueden ser producto de alguna filtración en el suelo.

“Hace dos años me percaté que las paredes de mi casa se estaban abriendo. Son unas fisuras enormes y al parecer también son profundas. Temo que se pueda dañar más la infraestructura y que si no se toma medidas a tiempo por parte de las autoridades podamos perder nuestras viviendas, como ya ha sucedido en otros barrios, en donde se hunden las casas”, agregó.

Taco mencionó que han enviado oficios a las autoridades de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop) desde que surgieron los inconvenientes, pero las respuestas se han reducido al bacheo de uno que otro desperfecto de la vía.

“Han venido y han hecho una reparación simple, algo por encima. Pedimos que se arregle la calle y que se revise qué inconvenientes hay debajo del suelo para que afecte tan fuerte a las viviendas. Queremos que se haga a tiempo esos estudios para evitar problemas mayores con nuestras casas o peor aún evitar pérdidas humanas”, agregó Esthela Iza.

Este Diario se comunicó con la Epmmop y solicitó una entrevista para conocer el estado de las solicitudes presentadas sobre este tema, pero manifestaron vía escrita que, “no pueden dar información oficial, porque están programando una inspección técnica en la zona para conocer sus condiciones y determinar si el inconveniente es o no competencia de esta entidad municipal”.

Aún no se conoce una fecha exacta para la realización de dichos trabajos. Mientras tanto, los habitantes del lugar guardarán la esperanza de ser escuchados, algún día.

El contexto

Las viviendas en la calle Heliodoro Ayala, Ferroviaria Alta, sur de Quito, tiemblan constantemente y se están cuarteando. Según los moradores, es por el mal estado de la vía y posibles defectos debajo del suelo. La Epmmop programará una inspección técnica para evaluar el caso.