La solución ambiental que atrae a los quiteños

  Quito

La solución ambiental que atrae a los quiteños

A través de una máquina tecnológica para el reciclaje de botellas plásticas.  Se entregan dos centavos por cada envase

IMG_7052
Proceso. Son tres pasos: se debe escanear el código de barra de la botella, se la deposita y se recibe el dinero.José Daniel Acosta

Se calcula que anualmente en la ciudad más de 600 millones de botellas desechable de Polietileno Tereftalato (PET) llegan hasta el relleno sanitario de El Inga, según datos de la Empresa Pública Metropolitana de Gestión Integral de Residuos Sólidos Emgirs EP. De los cuales, se calcula que alrededor de 1,7 millones de botellas plásticas se desechan al día. Este es un problema que durante muchos años acecha a la capital.

Rafael-Nadal-visita-Ecuador

Quito busca concretar la visita de Rafael Nadal a la capital de Ecuador

Leer más

No obstante, una iniciativa de economía circular que surgió en 2013 busca contrarrestar ese problema generando un incentivo para el reciclaje de las botellas plásticas. Se trata de Tritubot S.A. que a través de máquinas instaladas en varios puntos insta a que la ciudadanía deposite sus botellas plásticas y a cambio reciban una compensación económica.

EXPRESO conversó con Diego Melo, gerente general de Tritubot, y reveló que “esto surge porque hemos tenido la oportunidad de viajar y ver que en otros países existe este sistema y funciona. Nosotros lo trajimos y ecuatorianizamos la tecnología. En otros países te dan un ticket para canjearlo, pero acá esa técnica no tiene resultados. Así que decidimos crear un sistema que, por cada botella se pague un valor”.

Y es así que por cada botella de plástico tipo PET (agua, aceite, juegos, etc.) se entrega un incentivo de dos centavos. ¿Por qué ese valor? Es el monto que se paga como parte del Impuesto Redimible a las botellas plásticas estipulado en la Ley de Fomento Ambiental. Los equipos están ubicados en varios puntos de la ciudad. Existen en total 16. Se los puede encontrar en la av. Gaspar de Villarroel y 6 de diciembre; Parque Bicentenario; Estaciones de servicio de Transporte Municipal Río Coca, Quitumbe, Morán Valverde, El Recreo; Amazonas y Pereira.

28c6d8e6-5bd9-483e-a8b1-6a480671822b

La nómina del Municipio crece pese a promesas de ajuste

Leer más

Según cuenta Melo los jóvenes entre 18 y 25 años son quienes más se acercan a las maquinas. Muchos de ellos son estudiantes que llegan a diario con más de 10 botellas para obtener dinero para su pasaje en el transporte público. “En los lugares que se ubican los Tritubot no vas a encontrar una botella de plástico en los alrededores. El logro más importante es que la ciudadanía ha ido haciendo conciencia y ha generado un hábito. Encuentras en los equipos gente que baja de sus edificios, casas, colegios y lugares de trabajo a reciclar”, manifiesta.

Emily Paz y Miño es una universitaria de 23 años de edad, constantemente usa en una terminal de transporte una de las 16 máquinas que están instaladas en la ciudad, dice que suele comprar botellas de agua constantemente y siempre solía tirarlas a la basura. “Desde que descubrí las máquinas, acumulo las botellas y cuando tengo unas 10 o 15 voy y las canjeo. No lo hago quizá por el dinero que me dan, sino que sé que luego serán utilizadas para algo más y no terminan contaminando el medio ambiente”, dice. En efecto, en conjunto todas las máquinas a diario recaudan alrededor de 8.000 botellas y al mes hasta seis toneladas, las mismas que luego se convierten en ladrillos de construcción ecológicos que son adquiridos por constructoras. La idea del proyecto, que se sostiene con apoyo del sector privado, busca llegar a implementar 60 estaciones de reciclaje.