En Solanda, espacios públicos se vuelven parqueos privados

  Quito

En Solanda, espacios públicos se vuelven parqueos privados

Moradores se quejan por apropiación arbitraria de calles, ‘cucharas’ y parques. En ocasiones son permanentes y no solo nocturnos. 35 dólares cuesta el puesto.

633aa312-5922-4cfd-a90b-c88690a01d85
La Agencia de Control pidió a la ciudadanía que pongan las denuncias sobre los abusos, a través de las redes sociales para hacer respetar estos espacios de uso común.Expreso.

Pasadas las 18:00, las calles, ‘cucharas’ y uno que otro parque que aún sobrevive en su estado natural del barrio Solanda, sur de Quito, se convierten en parqueaderos privados, y a la vez en zonas de disputa entre vecinos, por el bloqueo de accesos a las viviendas que esto genera, principalmente en las noches.

WhatsApp Image 2022-03-03 at 15.47.52

Desde el sábado cuatro cooperativas más cobrarán la tarifa de $ 0,35 al pasaje

Leer más

Javier Borja vive en la calle José Antonio Endara y avenida Solanda. Cuenta que esta apropiación del espacio público fue avanzando poco a poco y que ahora ya es negocio de unos cuantos que “simplemente cobran por un pedazo de calle que ni siquiera les pertenece”.

Según él, esto inició hace una década, cuando los vecinos del sector decidieron crear parqueaderos comunitarios en las calles que daban al frente de sus casas para guardar los vehículos. Esto se dio porque ninguna vivienda del barrio incluye un estacionamiento propio dentro del diseño.

Después, la demanda de puestos se incrementó y la apropiación indebida de otros sitios públicos fue en aumento. Tal es el caso, que el parque que estaba frente a la casa de Borja fue derribado por los habitantes para construir un estacionamiento.

“Había bancas, uno que otro juego para niños y se unió la gente que vive en esta manzana para quitar todo eso. Pusieron adoquín y desde hace mucho tiempo es un estacionamiento privado”.

Solo en este punto se contabilizó cerca de 30 puestos. Y se estima que el costo mensual por cada uno está entre los 25 y 35 dólares. En otra zona aledaña se constató, no solamente la delimitación de los espacios para vehículos, que se visualiza en la calzada con pintura amarilla, sino, además, la presencia de casas de cemento armado, con baño privado para el guardia que vigila el parque automotor, de 19:00 a 07:00 del siguiente día.

Pese a que muchos ocupantes de estos espacios, que no quisieron revelar su nombre dijeron que el pago de estas zonas solamente es para la noche, muchos se adueñan durante todo el día e impiden que otros carros ingresen a la zona, colocando cadenas u obstáculos de cemento sobre los sitios que “les pertenece”.

“Esto representa un peligro para nosotros porque si sucede una desgracia o una emergencia no pueden ingresar los carros de auxilio. En dos carriles que hay en esta calle con dificultad pasa un carro pequeño, porque ahora también ya parquean en ambos filos de las veredas. Es un abuso”, agrega la vecina Edith Méndez.

ENTREVISTA A EFRAIN BA (7794554)

“El Metro operará a fin de año, técnicamente se puede”

Leer más

Según la mujer, en algunas ocasiones ha tenido dificultades con los “supuestos propietarios de la calle”, porque ha dejado momentáneamente su automóvil frente a la vereda de su casa. “Desde las 19:00 me tocan la puerta para decirme que me retire porque ya llega el dueño, cuando esto no es de nadie. Son unos abusivos”.

Diego Alquinga dice que se siente satisfecho con este servicio, porque si no, no tendría en dónde guardar su automotor, por la falta de parqueaderos particulares que hay en este barrio.

“No me importa pagar 27 dólares cada mes, así sea solo para tener un espacio en la noche. Lo que me interesa es que esté a buen recaudo y vigilado por un guardia que de paso ayuda a la seguridad de los sectores donde están estos puestos”, menciona.

Al respecto, Carlos Játiva, coordinador técnico de inspección de la Agencia Metropolitana de Control, añade que existen diferentes tipos de sanciones que pueden ser aplicadas en estos casos, a partir de lo que establece el Código Municipal.

“Si hubo transformación en las condiciones físicas del parque para construir un estacionamiento en el espacio público, la multa puede superar los 200 mil dólares, porque se aplica de acuerdo al número de metros cuadrados que se mal utilizó”.

Indica que por el cierre de vías con cadenas u otros elementos la AMC podría sancionar con 500 dólares a los infractores y los autos que ocupan las calles y ‘cucharas’    son considerados mal estacionados y para ellos hay otros cargos de similares costos.