Pedaleando sobre plástico

  Quito

Pedaleando sobre plástico

En la capital nació la iniciativa de fabricar bicicletas a partir de botellas pet recicladas. En el mundo se desechan 260 millones de este material.

WhatsApp Image 2022-10-15 at 13.00.22 (1)
Disponibles. En un mes ya se han fabricado nueve bicicletas con botellas. Una fue para la Costa.Henry Lapo / Expreso

Construir bicicletas con botellas plásticas parecería difícil, increíble e incluso imposible, pero desde hace un mes esto es una realidad que ya rueda por las calles de Quito.

Juan Eduardo Centeno, miembro de la fundación Reciclas, hace de este material su principal arma de trabajo, con la que pretende dar una segunda utilidad al plástico que los humanos desechamos constantemente.

Su objetivo es tan simple como complicado, pero no desiste y comenta que quiere evitar el incremento de la contaminación de los océanos y mares.

Quito- donaciones- hambre

Los jóvenes unidos contra la Pobreza

Leer más

Conoce las cifras escandalosas que hay en torno a este tema. Les teme, pero también las enfrenta.

Según la fundación Gravity Wave, a nivel mundial se desechan 260 millones de plástico. De esto, 8 millones van directo al mar y solo el 9 % se recicla.

También se determinó que debido a la falta de interés social sobre este tema ya existen siete islas de plástico que deambulan por las aguas de todo el mundo.

Estas agrupaciones de desechos ya son siete, pero solo a cinco se las considera como las más vistosas y de mayor preocupación.

Están en los vórtices de los océanos Pacífico, Índico, Atlántico y dos más en el Pacífico Sur. Cada día es crucial y sigue en aumento.

“Por eso y porque quise unir la necesidad de movilidad con la ambiental se me ocurrió esta idea”.

Mientras recuerda los primeros pasos que dio en este mundo de remiendos, sostiene con celo un contenedor de lo que hasta hace 10 minutos era una bebida energizante. “Esto se va a convertir en algo útil. Lo que para unos es basura para otros es dinero. Es otra oportunidad”, señala. Con esta y con 299 más podría armar una “cicla” o bicicleta.

Es miércoles, casi mediodía. El sol es incandescente y empuja a más de uno hacia las sombras que delinean enormes edificios ubicados a un costado de la avenida Shyris y también de uno que otro árbol que hay sobre la calzada.

La gente luce presurosa y unos cuantos intentan esquivar los efectos del clima. Otros, como una mujer de contextura delgada, facciones finas y estatura baja que circula a pie por esta zona norte de la urbe se refresca con un botellón mediano de agua. Cubre su rostro con la mano izquierda y a los dos segundos frena su marcha ante un tacho de basura esquinero. Entonces se deshace de lo que para ella es basura. Y se pierde en el giro de una calle contigua conocida como Portugal.

El 80 % de los desechos plásticos que se amontonan en los océanos provienen de fuentes terrenales, es decir, encontraron un espacio en el piso debido a su mala disposición y fueron arrastrados por los vientos o lluvia hacia sitios acuíferos.

Esto cada año perjudica a 100 mil animales marinos y según expertos en la materia, si no se toman medidas urgentes, para el año 2050 habrá más fragmentos plásticos que peces en el agua.

Tras recordar estos números rojos, el hombre de 39 años dice sentirse responsable de contribuir en poco o mucho con la Tierra. Con su salvación.

Y a través del laboratorio de reciclaje del que es parte, y que está ubicado frente a la tribuna De los Shyris, puede hacer su lucha.

En este espacio que no mide más de 7 metros cuadrados recibe botellas de plástico pet, es decir, de material fino o grueso transparente en el que se envasa gaseosas, agua y bebidas deportivas.

En un mes ha logrado recaudar 232 kilos de material óptimo. De gente que poco a poco va concientizando sobre este problema, asiente. Y también de aquellos que buscan sumarse a la campaña que promueve. Una bicicleta a cambio de 1.000 kilos de botellas.

Pese a que es difícil el reto, los que se proponen llegan. Como un hombre de la Costa, quien recogió en dos semanas aproximadamente todo el material y recibió su bici todo terreno.

Una que, debido a las propiedades del plástico, resistirá y durará eternamente. Así lo mostraron las pruebas de producción, donde el cuadro del vehículo no motorizado fue arrollado por un montacargas y salió ileso. Es decir, su capacidad para cargar a una persona es de 150 kilogramos.

En el proceso de fabricación algunos pasos son primordiales más allá de obtener la materia prima y retirar las etiquetas y tapas. Lavar correctamente a presión, en una máquina especial es un imperativo. Luego se debe triturarlas para posterior a ello mezclarlas con resina e introducir esta sustancia en un molde de inyección desde donde se dará forma al cuadro de la bicicleta a base de calor.

El resto es cuestión de gustos y necesidades. Adecuar las marchas, los tubos de contención, las llantas, los manubrios, el asiento y el mismo color es a libre elección. Pero otra peculiaridad es la presencia de un dínamo con el que se genera electricidad a partir del pedaleo, propiciando cargar un celular desde este mismo vehículo.

A su término no pesa más de 16 kilos, aunque podría ser más ligera si se hiciera conciencia sobre la necesidad de un respiro que pide la Tierra.

Darle una segunda oportunidad a los plásticos es la mejor manera para reducir los índices de contaminación marina

Juan Eduardo Centeno
Director de fundación de reciclaje
WhatsApp Image 2022-10-15 at 13.00.22
De todo. En el laboratorio de reciclaje se acumula desde pilas hasta aceite de cocina usado.Henry Lapo / Expreso

  • isla plástica. La mancha de basura flotante más grande en el mundo está situada en el Pacífico Norte. Tiene 1,6 millones de kilómetros de extensión y 80 mil toneladas de peso.

  • 300 botellas pet, sean delgadas o gruesas, son la materia prima que se requiere para fabricar el marco de una bicicleta.