La González Suárez, el pan caliente de los delincuentes en el norte de Quito

  Quito

La González Suárez, el pan caliente de los delincuentes en el norte de Quito

Los moradores dicen que en siete minutos vacían los carros. También apuntan a los transeúntes. Las autoridades dicen que están tras de los sospechosos

control
Revisiones. En el sector existen operativos de control policial que apuntan especialmente a los motorizados.Karina Defas

En la avenida González Suárez el robo a personas y objetos de valor de los vehículos son semanales, según los moradores. También afirman que los antisociales rompen las ventanas de los carros para llevarse lo que encuentren y apuntar con armas a los transeúntes. Las autoridades dicen estar tras la pista de los sospechosos.

Cada mañana, Carlos Betún barre la acera del frente de uno de los edificios en los que trabaja, en la avenida González Suárez, norte de Quito. Según él, al menos tres veces a la semana encuentra pedazos de vidrio de los vehículos que fueron atracados la noche anterior.

El robo de objetos de valor que están dentro de los automóviles, de accesorios o a personas son los delitos más frecuentes que enfrentan los moradores de esta zona residencial.

5433DAA9-DB0A-4F46-BC52-B9BD724AEB63

Violentos robos a domicilio en la capital

Leer más

Según Betún, los robos de carros son más frecuentes en las noches, cuando no están los cuidadores, quienes trabajan desde las 09:00 hasta las 18:00, pero a plena luz del día es común ver a sospechosos circulando en moto, prestos para atracar a los transeúntes.

“Hace dos semanas asaltaron con pistola a una señorita de bienes raíces que estaba justo en la esquina tomando unas fotos de un edificio en venta. Le quitaron el celular y la cartera”, dijo el hombre.

Gloria Borja vive más de 30 años en este sitio y cuenta que cada noche se escucha que al menos a un vehículo le rompieron los vidrios para llevarse los objetos de valor como computadoras portátiles, celulares, carteras, mochilas y también los cerebros de los carros.

“Si no le rompen la ventana le abren las puertas con controles universales. Generalmente es a gente que viene a la zona a comer y deja los carros parqueados en la calle. Antes no se daba esto. Ahora ya da miedo salir”, manifestó.

“Ya da miedo vivir aquí, no es como antes que este barrio era seguro. Menos pensado se acerca alguien, nos apuntan y se llevan todo”.

Gloria Borja, moradora del sector

En la segunda semana de diciembre se produjeron hechos preocupantes. Los dos últimos atracos se generaron un domingo y un martes. Ambos a las 20:00. El primero ocurrió a la salida de un local de venta de pizzas. Un habitante de la zona fue interceptado por un hombre que se movilizaba en un taxi sin placas. El sospechoso le quitó todos los objetos de valor y huyó.

El segundo fue frente a una farmacia de la zona, cuando un joven se dirigía a su departamento y fue arrinconado por un antisocial que se movilizaba a bordo de una motocicleta.

“Al muchacho le apuntaron con una pistola y le robaron el celular. Afortunadamente no le hicieron daño”, dijo María Valdivieso, quien se enteró de estos hechos a través del chat comunitario que manejan los habitantes del sector.

Según el coronel Luis Villar, jefe del distrito Eugenio Espejo, la avenida González Suárez es considerada una zona caliente para los delincuentes, porque las personas al dejar los objetos de valor a la vista de ellos no pierden oportunidad para delinquir.

“Si nos bajamos a hacer cualquier actividad, por más corta que sea, es mejor llevar consigo estos bienes o dejarlos ocultos en sitios inaccesibles a la vista, como cajuelas o gavetas. También se recomienda estacionar los carros en zonas iluminadas y con personas que puedan cuidarlos. Si van de visita es mejor ingresar a los parqueaderos de los edificios”, añadió el oficial.

Según las autoridades, el estruche es la modalidad de robo más frecuente en este sector. El coronel Villar indicó que esta táctica delictiva consiste en abrir las puertas de los carros con una herramienta parecida a una pata de cabra.

Hasta el 24 de noviembre se registraron 122 denuncias de este tipo. El 45% fue por robo de computadoras portátiles y el 25% de mochilas. El tiempo estimado que se toma un delincuente en realizar el atraco es de siete minutos, indicó el uniformado.

El 80% de los antisociales se moviliza entre tres personas, a bordo de un automóvil. Dos de ellos sustraen todos los bienes, mientras el tercero hace de campanero y vigila que la víctima no regrese.

“Tenemos identificados los lugares de mayores delitos. Estamos interviniendo con motorizados, patrulleros y a pie para capturar a los sospechosos que estén transitando por la zona”.

Luis, Jefe Distrito Eugenio Espejo

“Pedimos a la comunidad que nos reporte si ven automóviles o motocicletas sospechosas que estén merodeando por el sector. Nosotros seguiremos realizando operativos para capturar a los responsables de estos hechos, pero necesitamos que la gente también nos colabore y siga las sugerencias que se les da”, finalizó el oficial.

Según estadísticas de la Policía Judicial, los robos de bienes, accesorios y autopartes de vehículos disminuyeron en 2021 en comparación con 2019 en cerca de 18 %. De 8.939 a 7.345. En Quito se registraron en el año que termina 273 casos menos que en 2019. Es decir, de 2.999 bajaron a 2.726.

El detalle

Estadísticas. Los reportes de la Policía Judicial hablan de una reducción en el delito de robo de bienes y accesorios de vehículos en el país y Quito.