Quito

Doscientos vecinos de La Josefina restauran dos parques y una quebrada

Los trabajos en el sector empezaron en diciembre del año pasado.

Quebrada-La-Josefina
Durante un año el colectivo Restaurando Ando de Liliana Jaramillo y Mónica Barriga trabajó en los tres espacios.Henry Lapo

Jardines de lluvia, mingas de limpieza e inmobiliario verde son algunas de las obras que se vienen llevando a cabo desde hace un año en el sector de La Josefina, en norte de Quito.

El proyecto de recuperación ecológica, que se hizo con los fondos concursables del Fondo Ambiental Municipal, nació de la mano de Liliana Jaramillo y Mónica Barriga, una bióloga y una ingeniera ambiental, que fundaron el colectivo ecológico Restaurando Ando.

Estas se enteraron de la apertura de los fondos y se dedicaron a buscar un sector donde este trabajo ambiental pudiera desarrollarse.

En La Floresta hay iniciativas ciudadanas para reactivar la economía.

Los vecinos de La Floresta, en Quito, se unen para salvar sus negocios

Leer más

“Queríamos generar una transformación y la generación de infraestructura verde para los espacios colindantes con la quebrada”, expresaron.

El proyecto comprende la recuperación de la quebrada que colinda con el sector y de los parques El Colibrí y De los Trictianes a través de la limpieza de basura, remoción de maleza, reforestación y la elaboración del inmobiliario.

También se sembraron 3.037 plantas nativas y se construyeron jardines de lluvia, que sirven para aprovechar el agua y dotar de nutrientes a las plantas y los árboles.

Adicionalmente, el colectivo ha organizado talleres de fortalecimiento de capacidades para los moradores.

“Al iniciar tuvimos reuniones con el comité promejoras del barrio y llegamos a tener la participación de hasta doscientas personas. Hicimos en total veintidós talleres y el objetivo era cambiar los hábitos de consumo y reducir la afectación a la zona de la quebrada”, agregaron las organizadoras.

Iñaquito-arquitectura-Quito

En Iñaquito, el barrio se reinventa

Leer más

El fin de semana pasado se hizo la entrega oficial de las obras, con la presencia de autoridades municipales.

Desde el próximo año, el colectivo trabajará junto al Zoológico de Quito para conservar los espacios y ofrecer talleres de educación ambiental.

Además, con el fin de asegurar el mantenimiento de los espacios, se crearon núcleos de trabajo para los parques y la quebrada que deberán dar seguimiento a los cuidados y a las mingas barriales.

El barrio apadrinó estos espacios, pero también está la fortaleza de las especies nativas que se sembraron, que ayudará a que las obras se mantengan y que no requieren mucho cuidado”, agregaron.