Discriminación por el color a la hora de adoptar un perro

  Quito

Discriminación por el color a la hora de adoptar un perro

Los interesados en llevar una mascota a su casa los prefieren de raza o claros. Los perros adultos también sufren el mismo problema

PERROS NEGROS
Espera. En los albergues decenas de canes esperan por alguien que les brinde un hogar.Cortesía / Karina Defas

Adoptar a un perro de color negro no está como primer pensamiento de una persona que busca darle un hogar a una mascota. O al menos eso es lo que perciben los propietarios de refugios de animales que conversaron con EXPRESO.

“Las familias siempre buscan cuando van al refugio perritos rubios, blancos, de razas pequeñas o parecidos a perros de raza. Siempre los dejan a un lado a los perritos negros” cuenta Valeria Saud, fundadora del refugio animal Amigos de Isabel ubicado en Calderón, al norte de Quito.

El estigma no viene de la época actual, sino desde hace muchos años. Están ligados a un tema de supersticiones sobre la mala suerte.

De acuerdo al portal “The Dog People” a principios de la década de los 2000 comenzó a extenderse el término “síndrome del perro negro”. Frase que hace referencia al fenómeno por el cual en los refugios de animales no se suelen adoptar a los perros de color negro, a diferencia de lo que ocurre con los peludos de otros colores.

Perro

Bañar en exceso a los perros puede afectarles

Leer más

El término se expandió en Norteamérica de mano de los cuidadores de animales en las casas de acogida, donde empleados y voluntarios eran testigos de como los animales negros tendían a pasar mucho más tiempo en la búsqueda de un hogar.

Según Verónica Cabrera, veterinaria de la Unidad de Bienestar Animal del Municipio de Quito, los adultos mayores reflejan más rechazo a la adopción de perros negros.

“Es por una concepción mucho más antigua, donde se relaciona a ciertos colores con algunas cualidades. Como que el claro es limpio y el negro es sucio. Es una concepción que se ha generado de manera inconsciente”, dice Cabrera.

En 2012 un estudio de la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad contra los Animales reveló que si bien el color de un perro era parte importante a la hora de adoptar, esta característica no era la primera. Las personas se fijaban mucho más en la raza y tamaño.

  • PERROS NEGROS1
    Dasha. Una cachorra mestiza fue rescatada en una hacienda en San Miguel de los Bancos.Cortesía
  • PERROS NEGROS1
    Refugio. Isabella junto a sus mascotas en el refugio que fundó con a  su hija.karina defas
  • PERROS NEGROS2
    Canolli. Fue adoptada en un refugio en 2018 cuando tenía dos años. Nadie la quería.Cortesía

Sin embargo, con este dato discrepa María del Mar Pernett, quien adoptó hace 4 años a Canolli, una perrita negra que habitaba en un refugio. Ella cuenta que el día que se disponía a realizar el proceso de acogida se percató de que todos los perros de color negro estaban agrupados en un lugar donde nadie les prestaba atención. “Ese día de adopciones ninguno de los perritos negros fue adoptado. Incluso llegaron un montón de cachorros y toda la gente cogía a los de otros colores”.

Desde el Proyecto 4 Patas Guayaquil, su directora Cristina Freire agrega que los perros negros con características diferentes, como color de ojos, manchas, sí tienden a ser aceptados. “Me ha tocado escuchar a personas, en su ignorancia, decir que parecen diablitos”.

Otro de los factores recurrentes a la hora de adoptar a un cachorro negro está en su pelaje, porque este sería visible en los muebles y en las prendas de vestir. Sin dejar de lado los comentarios como “en la foto no se me va a ver”, frase un poco común entre los más jóvenes. El rechazo por su color es percibido por las mascotas a la hora de adoptar, dicen los protectores de animales.

En Ecuador no se dispone de una cifra exacta que indique cuántos perros están buscando un hogar, mucho menos cuántos peludos de cuatro patas han sido abandonados y acogidos por refugios. No todas las mascotas oscuras tienen la suerte de encontrar una familia adoptiva, en su mayoría a ellos les tocará vivir en un albergue.