Contribuyentes pagan obras acumuladas por diez años

  Quito

Contribuyentes pagan obras acumuladas por diez años

La Contribución Especial por Mejoras inquieta a los quiteños. Este año sumaron cuatro rubros a los pagos. Autoridades justifican el cobro del aporte

CONTRIBUYENTES
Esparcimiento. En este año se incluyó el pago de las mejoras que se implementaron en el parque Full Deportes que se ubica en el sur de la ciudad.Gustavo Guamán

La ilusión de Carlos Rodríguez de que mantendría lo que había presupuestado para el pago del Impuesto Predial se desmoronó a los pocos segundos de acceder a la página de información habilitada por el Municipio de Quito y constatar que el valor total subió con relación a 2021.

Había escuchado incluso que en algunos casos habría reducciones en el gravamen. Él no aspiraba a tener ese privilegio. Sí guardaba la esperanza de pagar los mismos 126 dólares que el año pasado, pero la cuenta ascendió a 137 dólares.

¿Qué pasó? En efecto, el valor neto del impuesto tuvo una reducción mínima de tres dólares, en su caso, pero el incremento lo encontró en otro rubro que se ha vuelto, en los últimos días, el dolor de cabeza de algunos quiteños: la Contribución Especial por Mejoras (CEM).

“¿De qué mejoras me están hablando si salgo a la calle y caigo en una decena de huecos? El parque del sector estaba en abandono y lo poco que se ha hecho ha sido por autogestión de los vecinos”, reclamó Cora Hervas, moradora del sector de Cotocollao, quien le dijo a EXPRESO que el CEM le ha ido subiendo cada año y en el detalle le incluyen obras que ni siquiera sabe dónde están ubicadas.

Iván Segovia, de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop), dijo a este Diario que hay dos tipos de obras por las que se cobra esta contribución: unas son locales como adoquinados o construcción de bordillos que pagan los frentistas favorecidos por el trabajo y otras se las llama distritales y pueden estar ubicadas en cualquier parte de la ciudad, pero se asume que benefician a todos los habitantes.

A este último grupo en 2022 se incluyeron, al menos, cuatro nuevas obras que deben ser pagadas por todos los propietarios de un predio en Quito por los próximos 10 años. Para esto se aplica una compleja fórmula de cálculo.

Estas son: las inversiones en el Parque Full Deporte en el sur de la ciudad; la ejecución de cinco paradas de la Ecovía en el corredor suroriental; un puente vehicular que une los sectores de Alma Lojana y Triángulo de Piedra, en el suroriente; y las torres de prevención de embalsamiento en las quebradas Chica y Chaquisahuayco.

Puertas-Sol-Quito

Quito: cien casas de Puertas del Sol en riesgo de caer al abismo

Leer más

“Este año estamos pagando un cúmulo de diez años de obras consideradas de carácter distrital”, explicó Segovia.

A las obras que se subieron al sistema para este 2022 hay que sumar que algunos propietarios de predios en Quito seguirán pagando por la construcción de la cuestionada Ruta Viva, que va hacia el Aeropuerto Mariscal Sucre y costó 261 millones de dólares.

Por decisión de las autoridades municipales, la recuperación de la inversión de esta vía se prorrateó a 15 años y no a 10, como establecen las ordenanzas para otras obras.

También se sigue pagando por la rehabilitación de la avenida El Inca, entre la avenida 10 de Agosto y Las Palmeras. La repavimentación de la vía exclusiva de la Ecovía y el Trolebús, además de la extensión de la avenida Simón Bolívar, en el tramo entre Carapungo y la Mitad del Mundo.

Así que el rubro de Contribución Especial por Mejoras seguirá apareciendo, más alto o más bajo, por un buen tiempo en la planilla de pago del Impuesto Predial de los propietarios de bienes inmuebles y eso que aún el Metro de Quito no ha entrado en funcionamiento.

El detalle

Cobros. En 2003 se aprobó la primera ordenanza para ordenar el pago de las contribuciones especiales de mejoras.

Alternativas

Afectados pueden reclamar

Hay dos factores que podrían ser causa de reclamo en el cobro del CEM. El primero, que se calcule el monto del pago sobre el valor de un predio que no corresponde. Por ejemplo, si se puso que una vivienda está avaluada en un millón de dólares, cuando en realidad es menos.

Otro caso podría ser en las obras locales, que por un error de digitación se ubica un predio en una zona que está recuperando la inversión de una obra, pero el predio se ubica en realidad en otro sector de la ciudad.

En ambos casos se puede hacer el reclamo y luego de un análisis técnico las autoridades pueden revertir estos cobros a través de una resolución.