Columnas

¿Se quedará Putin hasta el 2034?

EL MUNDO EN QUE VIVIMOS. Un Vladimir Putin, el nuevo zar de Rusia, considera a su país una “democracia soberana”.

Moscú. Vladimir Putin se presentó a votar este miércoles. 4 de julio de 2020.
Moscú. Vladimir Putin se presentó a votar este miércoles.Archivo

Un Vladimir Putin, el nuevo zar de Rusia, considera a su país una “democracia soberana”. Sin embargo, el sistema político ruso sería un régimen autocrático desde su llegada al poder en 2000. Los analistas políticos dicen que Putin libró al país de la corrupción y la influencia de los oligarcas en los asuntos del Estado, aunque él creó su propia oligarquía. 

Pandemia. La industria aérea intenta sobrevivir tras el virus.

La situación económica de las líneas aéreas internacionales

Leer más

Pero desde 2014, por el empeoramiento de la situación económica a causa de la baja del precio del petróleo y de las sanciones económicas impuestas por la UE por su intervención en Crimea y Ucrania, para distraer a su pueblo se convirtió en el líder que propone recuperar el prestigio internacional de Rusia mediante intervenciones militares, fracasadas en Ucrania, y con bastante éxito en Siria.

La descomposición de la URSS (1991) permitió a Boris Yeltsin llegar al poder, tratar de implantar la democracia e integrar a Rusia a las instituciones internacionales. De todas sus reformas, la más dramática fue la creación de un gran sector privado en industria y servicios. Hasta 1997 había privatizado 120.000 empresas. Los propietarios, “rusos nuevos”, eran miembros de la antigua nomenklatura comunista y del servicio secreto, que perdieron poder como comunistas, pero lo ganaron como oligarcas. El proceso de privatización estuvo profundamente deslegitimado por la corrupción: las propiedades estatales se vendieron a un precio mucho más bajo del valor de mercado.

La indudable popularidad de Putin desde su llegada al poder en 2000 procede del rechazo social al caos y a la corrupción que trajo la liberalización de los años 90, así como del apoyo mayoritario de la población rusa a las políticas económicas que restauraron la estabilidad.

En 2005 Putin definió el sistema político ruso como “el derecho de cada persona a elegir la forma de gobierno que más se adecua a sus condiciones locales específicas en vez de a un estándar democrático universal”.

COVID-19. Nueva Zelanda elimina gradualmente las restricciones.

Diversas posiciones de los Estados frente al coronavirus

Leer más

Como se tienen que realizar nuevas elecciones presidenciales, Putin envió un proyecto a la Duma en el que se dejan de contar los años que ha gobernado y empieza un periodo con reelección, lo que le permitirá gobernar más allá de 2024. Ya la Duma lo aprobó, y en consulta popular el 74 % de los rusos le dio también su aprobación.

Así manejará Putin a su país más tiempo que todos los zares que la gran Rusia ha tenido.