Columnas

La situación económica de las líneas aéreas internacionales

Alrededor del mundo varias aerolíneas anunciaron recortes en sus plantillas y miles de puestos de trabajo están en riesgo.

Pandemia. La industria aérea intenta sobrevivir tras el virus.
Pandemia. La industria aérea intenta sobrevivir tras el virus.WALLACE WOON

Según Alexandre de Juniac, presidente ejecutivo de IATA, Asociacion Internacional de Transporte Aéreo, “el impacto ha sido mucho más severo que cualquier otra cosa que hayamos experimentado… Después de la pandemia del COVID-19 la industria del transporte aéreo ya no será la misma”. Desde que comenzó el confinamiento global el número de vuelos diarios cayó casi 90 % en algunas regiones y casi todo el tráfico de pasajeros está suspendido. En América Latina, “el tráfico aéreo prácticamente ha desaparecido”, expresó Rafael Echevarne, director de la división para América Latina y el Caribe del Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI-LAC).

Si se excluye a Brasil, México y Chile, únicos países con alguna actividad de vuelos domésticos, la caída fue de 97 %. La industria está intentando sobrevivir. Alrededor del mundo varias aerolíneas anunciaron recortes en sus plantillas y miles de puestos de trabajo están en riesgo. “Se necesita preparar los aviones para volver a volar y los aeropuertos para recibirlos… Volver a programar los horarios de vuelo y del personal disponible”.

La situación de los aeropuertos. Unos 17.000 aviones están estacionados en aeropuertos en el mundo: un 60% de la flota global. Aun estacionados requieren mantenimiento regular. “Mantener los aviones parados significa también un reto desde el punto de vista del mantenimiento de los motores, los sistemas hidráulicos, etc.”, explicó el director del ACI-LAC.

En Ecuador el Gobierno liquidó TAME. Avianca y Latam acaban de acogerse al Chapter 11 de la ley de quiebras de EE.UU, que permite que sus acreedores esperen su recuperación.

En Europa han empezado a volar empresas en cortos tramos, sobre todo en sus propios territorios, algunas sin cumplir elementales actos de protección para las personas, como el exceso de pasajeros.

En nuestro país se anunció que el 15 de junio se reiniciarán los vuelos domésticos y los internacionales que transporten pasajeros por cuestiones humanitarias. En los aeropuertos de Guayaquil y Quito se han habilitado medidas para evitar el contacto, entre las que se incluyen la revisión por seguridad. Hasta que se normalice la situación se espera que solo por negocios se utilicen las líneas aéreas. Muy pocos por turismo o por visitar a familiares. El otro problema que se avizora es el alza de pasajes si los aviones vuelan con casi con 5 % menos de pasajeros.