Ocio

Vicentico: Su álbum más onírico lo cuenta aquí

​'El pozo brillante' es el nuevo trabajo del argentino. En esta entrevista le platica todos los detalles a EXPRESIONES

Vicentico
VicenticoSONY MUSIC ECUADOR

El roquero argentino Vicentico conversó con EXPRESIONES sobre su más reciente álbum El pozo brillante, el séptimo de su carrera de solista.

Desde su casa en Argentina comentó el proceso de creación de este trabajo introspectivo y lleno de musicalidades, que recomienda escuchar de principio a fin con audífonos. Esto fue lo que nos dijo.

Alkaloides

Alkaloides: La música mantiene alta su dopamina

Leer más

¿Cómo está su parte creativa desde que la industria musical tiene las revoluciones abajo con respecto a las presentaciones?

Yo estoy bastante bien dentro de lo complicado de la situación. Pese a que ha sido difícil para mucha gente tuve la fortuna de estar en casa, con mi pequeño estudio. He podido pasar un año y medio de introspección y de pasarla bien con los míos. Dedicarme a hacer cosas que me gustan como andar en bicicleta, jugar al fútbol cuando se puede y la pandemia deja.

Ha sido un pare necesario para relajarse de los viajes y demás...

Sí, total. Así se ha sentido.

Está promocionando El pozo brillante. Este álbum, ¿es más pesimista o más realista?

No, pesimista no es seguro. Realista menos (risas). Es totalmente onírico. No por serlo deja de ser verdadero. Para mí todo lo que nos rodea está dentro de uno. Es una mezcla de oscuridades y brillos, de sombras y luces y de lugares donde espiar y buscar. Todo el disco es así. Muchas de las canciones tienen capas de sonidos, es un trabajo para escuchar con auriculares y quedarme y hacer un viaje sonoro y mental.

¿A qué capa musical le pediría a sus seguidores que le pongan atención?

Es una pregunta peligrosa porque puedo no parar. Me pasaría un rato largo diciendo cosas. A lo que me refiero también es que cada cosa que está grabada es porque es la toma que todos estuvimos de acuerdo, en guitarra, teclado, voz. Nada está puesto a mitad del camino. Hicimos varias tomas hasta descubrirlo. Está hecho con mucho cariño musical y es lo que me deja tranquilo. Los discos luego que salen toman su propio recorrido, pero lo que sí puedo asegurar es que todos los artistas que participaron tocaron muy profundamente. A la gente que le gusta escuchar música también, porque al igual que yo, debe haber gente que se imagine a las personas haciendo esa grabación, entregándose.

El pozo brillante es un trabajo muy coral, varias decenas de artistas y músicos colaborando. Por las cosas como las que estamos viviendo. ¿El próximo disco se hará a distancia?

Es raro porque hay una parte en la que hay un montón de gente tocando. Freak, que fue el primer sencillo, es un ejemplo. Fueron como 90 personas. Pero otras canciones somos la compu y yo y samplers basura y loops muy trash. A veces con un teclado viejo. No le tengo miedo a esa parte, yo puedo estar con mi compu solo un rato largo. Es un pasatiempo que me gusta mucho. Lo disfruto.

¿Así sale su lado más creativo?

Para componer tengo que estar solo. Me da mucha fobia mostrar el proceso de la composición porque es muy personal y caótico y patético para que alguien lo vea.

Morat y Danna Paola

Morat: “Ni en sueños pensamos que nuestra música tendría tanta repercusión”

Leer más

Ahora 1 y Ahora 2 no parecía que sean la misma canción porque, aunque comparten la misma letra, ambas tienen un sentimiento diferente, además de su música. ¿Por qué se decidieron a dejar el mismo tema dos veces?

Lo que pasó es que Ahora 1 fue la primera versión que grabamos de la canción. Eso fue en principios del 2018. Y la toca una banda con un baterista que es muy expresivo, pero en la mitad de la grabación me di cuenta de que no me gustaba del todo. La hicimos varias veces más. Ninguna me gustó hasta finales del 2019. Llegó Gerry Leonard que es un guitarrista muy conocido. Trabajó con David Bowie los últimos quince años y en dos o tres horas nos dejó ver este toque espacial que quedó. Después cerrando el disco escuchamos por casualidad la primera versión y me gustó. La pusimos porque me di cuenta de que contaba el proceso de crear El pozo brillante. Demuestra cómo una misma idea puede tener diferentes espíritus y en el fondo sigue siendo lo mismo.

Algunas canciones podrían dar a pensar que Vicentico tiene poderes premonitorios pero no es así, porque esto estuvo listo en 2019 y la pandemia pasó varios meses después. Cuando escribió estas canciones, ¿con qué momento de su vida resonaban?

No lo sé. Cuando hago discos me pongo en la mente un par de imágenes previas y con eso trabajo. En este caso era esa idea de un pozo que brillaba, como un lugar entre oscuro y también lleno de claridad. Escribí temas muy aleatorios. Por suerte yo tengo una vida linda y solo me gusta hacer canciones. Pero me gusta buscarme a mí en ellas, es mi lado terapéutico y de sanarme. Era un momento normal de mi vida. Algunos temas parecen escritos ahora pero es casualidad y a ninguno de nosotros escapa la idea de que el mundo está pasando por un momento raro. Antes de la pandemia ya pasaba. Esto que vivimos puso sobre la mesa algo que estaba sucediendo. Ahora vemos claramente cómo hay países que pueden hacer de todo y vacunarse, y otros países que no. Es como si no pudiéramos entender que por una vez en la historia de la humanidad podríamos repartirnos mutuamente vacunas para todo el mundo, que las hay y sobra. Esto habla claramente de que no hemos cambiado y hay que aceptarlo porque es así.

Y justo esto coincide con la frase “La vida es triste cuando no aprendiste” de Ahora 1...

Sí. Es un poco triste que no nos digamos que es el momento ideal para que alguien diga: ‘tengo estos cientos de millones de vacunas y hay países que no tienen, démoslas”.

Mike Bahía

Mike Bahía y sus formas de romper la rutina

Leer más

Imperdibles

  • Todas las canciones fueron compuestas por Vicentico, salvo Ain’t got no (I got life), canción popularizada por la gran Nina Simone. No contiene ningún featuring, pero en él tocan un montón de talentosos amigos del artista argentino, como Chris Bruce, Glenn Patscha, Mariano Otero, Jeff Hill, Didi Gutman, Tano Martelli, Flor de Toloache, Sebas Fucci, entre otros.
  • El disco fue grabado en un largo proceso durante el año 2019 entre Buenos Aires y Nueva York, producido por Vicentico y el reconocido Héctor Castillo, con mezcla del mismo Castillo, James Brown y Tony Maserati.