Susana Cala: Así ve la música

  Ocio

Susana Cala: Así ve la música

La cantautora bogotana conversó con Expresiones sobre sus procesos creativos, el lanzamiento de su carrera solista y su nuevo sencillo

Susana Cala
Susana Cala tiene 22 años.Universal Music Ecuador

Tener tan marcada una identidad musical al principio de la carrera es algo que pocos artistas logran. La colombiana Susana Cala lo está haciendo, tanto en letra como en música.

Ella tiene dentro de la industria cerca de cinco años, componiendo para otros intérpretes, pero desde hace uno le ha puesto voz a sus composiciones, las cuales cada vez atrapan a más oyentes.

Ya ha trabajado con grandes nombres para los que ha escrito temas, como Ximena Sariñana y Andrés Cepeda. Las colaboraciones también empiezan a aparecer y en pocos meses ya ha cantado junto a Lasso y Antonio José.

J Balvin

J Balvin gratis para los fans de Machala, $ 420 mil para el municipio

Leer más

Esta semana está de promoción de su canción Vida contigo, que nació como una carta de amor. “Este tema solo se lo puedes dedicar al amor de tu vida, a aquella persona con la que volverías a empezar en cualquier lugar, a la que te hace perder el miedo a las alturas. En definitiva, a aquella con quien compartirías la vida”, explica.

La diseñadora de profesión es hermana de Juan Pablo Isaza, de Morat. Por esa razón compartió escenario con la agrupación en su quinta y última fecha en el Movistar Arena de la capital colombiana. Y fue precisamente en esa ciudad desde donde pudimos entrevistarla para conocer su trayectoria y más detalles de su vida.

Sus inicios

Su nombre real es Susana Isaza. ¿De dónde viene el Cala?

Mi apellido sí es Isaza, pero el artístico es Cala porque, pese a que en este proyecto yo soy quien está al frente, quería separar un poco mi trabajo de lo personal. Creo que es importante darle intimidad a esta última parte. Cala tiene un significado bonito para mí y mi familia. Este es el nombre de una flor, un tipo de lirio. Y era la favorita de mi abuela, estaba cultivada por toda su casa.

Y ya que empezó su carrera en la composición, ¿le ha escrito alguna canción a esa flor?

¿Puedes creer que aún no lo he hecho? Pero está en proceso. Vamos a ver si eventualmente sale.

¿Cómo empezó a dar sus escritos a otros artistas para que los canten? ¿Recuerda cuál fue el primero?

Se llama Voy a olvidarte, es un tema que canta Sweet California, un grupo de chicas españolas. Fue de las primeras que escribí y la primera que otorgué. La hice con Nabález y Juan Pablo (Isaza). Esto se dio en muy poquito tiempo después de que yo empezara a ser compositora. La segunda fue Déjame ir, que la canta Morat junto a Andrés Cepeda. Es un honor que la cante la banda de mi hermano y uno de los artistas más grandes de Latinoamérica.

Morat

Morat le devolvió la energía de los conciertos a Guayaquil

Leer más

Sus inicios en la composición

¿Cómo se inició en este mundo?

Empecé como compositora con la compañía Warner Chappell Colombia. Aquí comencé a escribir con Cepeda y fui a México a un camping de composición. Allí me hice muy cercana de Ximena Sariñana y por eso le hice un tema. La composición se trata de conexiones, de sentarte con mucha gente y ver con quién se tiene química y fluyen mejor los temas a tratar. Es un espacio muy extraño.

¿Por qué es extraño?

Mira, cuando uno compone por primera vez con alguien, llegas a un espacio cerrado a media tarde, todo muy formalmente. Casi no le conoces. Y tres horas después ya conoces toda su vida, ya lloró, sabes toda su vida amorosa.

¿Es un confesionario este proceso?

Sí. Es como ir al psicólogo. Tal cual. Se genera un vínculo muy bonito entre las personas, todo se alinea.

Entonces todo lo lindo nace de contarse ‘chismes’.

Exactamente. Pero sin decirse nombres (risas).

Cami

Cami le pone orden a su caos

Leer más

Les pone voz a sus escritos

¿Alguna vez dudó en entregar algún tema para poder cantarlo usted?

Sí. ¿Qué ganas?, que ahora canta Morat, iba a ser para mí. Pero les gustó tanto a ellos, que no tuve más remedio (risas). Pero me ha pasado muy poco. Lo más lindo de ser compositor es que uno puede jugar con diferentes géneros, maneras de hablar; aunque no lo cantes, sabes que igual transmites.

¿Ha visualizado en algún punto de su carrera sacar un disco cantado por usted con temas que entregó a otros?

Puede ser. Últimamente lo que he hecho es hacer covers de estas canciones para mis redes. Es algo más informal, pero lo que me dices me parece una gran idea.

Y ya en la parte de interpretación, ¿cuándo decide dar voz a sus propias letras?

La razón nace de la pregunta: ¿por qué nadie tiene una canción que hable de esto? De esas que no encontraba en Spotify y por eso les puse voz a mis historias. Yo me quedo con las más personales.

¿Algún aludido entre esas letras?

(Pausa) Son partecitas de mí que quedan por ahí.

Ha tenido la oportunidad de hacer campamentos femeninos de composición. ¿De qué temas quieren hablar las artistas?

Siento que desde que yo empecé hasta hoy, que ya son unos cinco años, la cantidad de mujeres compositoras se ha multiplicado. Antes no conocía a casi ninguna chica y era yo con varios hombres. Esto da una visión real de las inquietudes y sentimientos que nosotras tenemos. Nosotros lo hacemos algo diferente; no es algo palpable, pero te das cuenta. Ahora hablamos de feminismo, de sexualidad, de realidades nuestras.

Uno de sus últimos sencillos es con el español Antonio José. ¿Cómo se conocieron?

Sí, el tema se llama No fue tu culpa. A él lo conocí en un campamento de composición por Zoom. La cosa más impersonal de todas. Pero cuando ya quedó este tema listo, me hacía falta una voz masculina y no dudé en invitarlo.