Ocio

Soul, un canto a la vida de Disney+

Esta cinta de animación, que ha sido ampliamente aplaudida por la crítica, camina con paso firme hacia los premios Óscar.

Soul, película de Pixar
Juego de colores y conceptos, puede ser disfrutada por niños y por adultos inteligentes.Instagram @pixarsoul

Joe Gardner (voz de Jammie Fox, Óscar 2004 por Ray) es un pianista afroamericano que se desempeña como profesor de una banda colegial que está por integrarse en Nueva York. Repentinamente es llamado por uno de sus buenos amigos: la incomparable Dorothea Williams (Angela Bassett) podría necesitar un pianista para su cuarteto de jazz. Para Joe es el instante más significativo de su existencia. Contratado, su felicidad no tiene límites.

Horas más tarde sufre un accidente que la quita la vida y su espíritu marcha hacia el Gran Después (la muerte). No aceptando su destino, lucha por escapar. Encuentra ayuda en Número 22 (Tina Fey), alma que se revela a nacer y tiene siglos habitando el Gran Antes (donde se forja la vida). Terry, la contadora celestial, descubre que le falta un espíritu y decide buscarlo. Pero Joe y 22 ya están en la Tierra, solo que ella habita el cuerpo de Joe y éste en el de una gata. Ambos tratarán de permanecer en el Mundo. ¿Cómo lograrlo?

Soul (alma, espíritu) es, en mi opinión, la mejor película de Pixar Animation Studios. Abandonando carros, aves, peces y juguetes, incursiona en los cosmos del más allá a través de contrastes pictóricos: impone transparencias cristalinas en el mundo celestial, vívido en la gran ciudad y algo tenebroso en la transición de la vida, en los archivos de los que una vez fueron seres humanos. Agrega el lenguaje auditivo y visual para expresar los ritmos musicales del jazz.

Además, “la animación siempre ha sido un gran vehículo para la sátira”, afirmó en su tiempo el escritor Paul Wells y Soul lo demuestra en la secuencia de la peluquería, en la desesperación de Terry, en el comportamiento de Moonwind (Graham Norton), de la propietaria de la gata, pero sin olvidar la dignidad que expone la madre y la intemperancia, orgullo, soberbia que ostenta la famosa Dorothea y su saxofón.

Muerte al 2020

Muerte al 2020: sátira de un año catastrófico

Leer más

La fluxión de la narrativa, los movimientos realistas de los dibujos, su riqueza pictórica hacen pensar que se está viendo una gigantesca pintura, expuesta en un gran museo pero que toma vida frente a los ojos expectantes de la audiencia. Los colores parecen fuentes luminosas (exactamente igual a las del Estero Salado) y su combinación crea momentos llenos de magia visual: los celestes del Gran Antes, la pesadilla de la “almas perdidas”, la nave rosada, fucsia que navega en un mar de azul profundo. El gigantesco paso rodante que transporta a los espíritus hacia la inmensidad de la luz que brota al final del túnel se convierte -con el tiempo- en imagen clásica del filme. Por ello no sorprendería si lo vemos ganar el Óscar destinado al mejor filme de dibujos animados creados en el 2020.

Si lo visual es llamativo, más lo es el guion escrito por Pete Docter (que también dirige la obra), Kemp Powers y Mike Jones. Ellos expresan la vida en su concepción literaria, filosófica. 

Joyas del filme (ya estrenado en Roma y Londres, pero visto en Ecuador a través de Disney+) son expuestas en el seminario que tiene lugar en el Salón del Yo: “Aquí, las almas nuevas reciben personalidades únicas e individuales”. Entonces llegan las auto descripciones de quienes están por venir al mundo: “Soy (seré) un agradable escéptico, cauteloso pero extravagante”. Otro: “Soy un tímido irritable, peligrosamente curioso” y la mejor perla: “Soy un megalómano manipulador, intensamente oportunista”. El profesor que dirige la clase opina: “¡Oh, este podría acabar con un país… Pero ese es el problema de la Tierra!”. Más que interesante es el Salón del Todo, donde -para los que dudan- podrían encontrar “la chispa” de su existencia.

Poncho Herrera y Marina de Tavira, El paraíso de la invención

Alfonso Herrera la rompe con El paraíso de la invención

Leer más

Sugiero ver Soul que, en el fondo, es un canto a la vida. Es un largometraje de 100 minutos que entretendrá a los niños pero dejará profundas huellas en los adultos inteligentes y bien conformados espiritualmente, emocionalmente.

Nota al margen. En 1940, Hollywood filmó El pájaro azul, con Shirley Temple. Era un cuento de hadas escrito por Maurice Maeterlinck (1862-1949). La vi años más tarde. La secuencia que mayor impacto dejó en mi persona fue (y es) el momento en que los niños por nacer están a punto de embarcarse en la nave que los traerá a la Tierra. De pronto salta un chicuelo al muelle. El padre tiempo le pregunta: “¿A dónde vas? ¡Ya nos vamos!”. El chiquillo responde: “Se me está quedando mi cajita de crímenes”. ¿Fue un prólogo para Soul?

  • CALIFICACIÓN: * * * * *