Alfonso Herrera la rompe con El paraíso de la invención

  Ocio

Alfonso Herrera la rompe con El paraíso de la invención

El actor mexicano usa su participación en la obra transmitida por Teatrix como un escape a la compleja realidad que nos envuelve.

Poncho Herrera y Marina de Tavira, El paraíso de la invención
El actor de 37 años ha demostrado que su talento abarca mucho más que el rol de actor de telenovelas en el que estaba encasillado.Cortesía.

Sin escuchar el aplauso del público en vivo, pero dentro del teatro Milán de Ciudad de México, Alfonso Herrera se une a un gran elenco formado por Marina de Tavira, Regina Blandón y Catalina Zavala. Ellos se metieron en la piel de los personajes de la obra mexicana El paraíso de la invención para, durante estos meses de encierro, ofrecerle a la gente un nuevo tipo de consumo.

La puesta en escena vía streaming fue lo primero que surgió cuando el mundo entero vivió en cuarentena. En directo, cientos de actores se pusieron en frente de la pantalla de sus computadoras o celulares para caracterizar un papel y contar historias, con los recursos que tenían a mano en sus casas.

Esta vez la apuesta cambió. La obra fue grabada a tres cámaras para luego ser transmitida a través de la plataforma Teatrix. ¿Qué la hace distinta a las otras ofertas virtuales que se han visto? Pasó por los mismos procesos de producción que demanda llevar a escena un espectáculo para cumplir con una temporada, lo cual se refleja. Además del texto y la construcción de los personajes, hay una conjugación perfecta entre el lenguaje audiovisual y el manejo de las tablas.

El drama cuenta con un mínimo de recursos de escenografía, pero para equilibrar, los actores aprovechan al máximo el espacio y aparecen desde las butacas, camerinos, el puente de tramoya, escaleras y hasta en las calles alrededor del teatro, donde son capaces de transportar al espectador a todos esos momentos de ficción a través de actuaciones sentidas y una propuesta ágil.

Mientras la ve, puede que surja en su cabeza la siguiente pregunta: ¿es esto acaso una película o un capítulo de alguna serie? Cabe destacar que no es una creación de la realidad como tal, sino una sutil manera de sugerirla.

Y en esta ocasión, Herrera forma parte de ello.

  • Un actor con todas las letras

El mexicano de 37 años logró desprenderse de esa imagen acartonada que se les suele atribuir a los actores de telenovelas, para demostrar de qué está hecho verdaderamente. Nadando a contracorriente, haciendo castings y recibiendo unos cuantos ‘no’, Alfonso Herrera es ahora uno de los intérpretes con mayor proyección internacional de su país. 

Lo hemos visto en la piel de un profesor de derecho que se infiltra en un cartel de drogas de México en la serie El Dandy, también como periodista en la película La dictadura perfecta y acaba de ser elogiado por su participación como el yerno de Porfirio Díaz en el filme El baile de los 41, basado en hechos reales que ocurrieron en la colonia tabacalera de la capital azteca en 1901. Fue un evento al cual asistieron 42 hombres, de los cuales 21 llevaban vestimenta femenina y la otra mitad, indumentaria masculina, cosa que estaba prohibida en aquella época. Poniéndose en la piel de personajes tan diferentes el uno del otro, no hay reto actoral al que le tema, bailando por las pantallas cinematográficas y los escenarios teatrales.

  • Marina de Tavira y el laberinto de la vida

La fama internacional la tocó luego de ser parte de la galardonada película Roma, con la que también se llevó una nominación al Óscar en el 2019. Además del cine, Marina de Tavira ha demostrado su amor profundo por el teatro al participar en varias obras.

Pero, sin duda, esta le llamó la atención por el formato y el contexto en el que se desarrolla. “Tengo que decir que los personajes, como yo lo he vivido, se van volviendo muy interesantes, como la misma vida. Cuanto más vas viviendo, tienes más laberintos internos, por lo tanto los personajes también los van a tener”, aseguró en una entrevista para Efe.

  • Teatrix, el ‘Netflix’ del teatro

Entre tantas plataformas digitales que ofrecen variedad de películas, series y reality shows, apareció Teatrix para los amantes de las tablas. Con una gran cartelera y puestas en escena de distintas ciudades de Latinoamérica, cualquiera puede acceder para ver obras ‘on demand’ en alta definición, desde cualquier dispositivo.

Una parte del contenido es gratis y hay otro por el que se debe pagar. Las funciones están separadas por categorías como Top 10 del mes, Clásicos que no pasan de moda, Las obras mejor filmadas, entre otras.

  • Guayaquil presente

Ecuador formará parte del festival de monólogos de Teatrix que iniciará su retransmisión en febrero. Lo hará con la obra Febrero 33, del autor guayaquileño Luis García Jaime, interpretada por Víctor Arauz y dirigida por el chileno-mexicano Sebastián Sánchez Amunátegui. Se grabó en la Sala Zaruma del Teatro Sánchez Aguilar en noviembre de 2020.

  • Teatro digital, ¿llegó para quedarse?

“La gran diferencia en trabajar para televisión y que el público no sienta que está viendo una serie o una película es grabar ‘del tirón’, como diríamos en España, o al menos por escenas o actos, sin interrupciones, manteniendo la energía en todo momento. En el teatro hay más riesgo y hay que intentar hacerlo vivir al espectador como si fuera en directo. Todas las artes escénicas en vivo tienen su esencia en la comunión que, en ocasiones, se crea entre el público y el elenco que está sobre el escenario, y eso nunca lo dará la retransmisión de una obra de teatro. Esa esencia nunca se perderá. Que puedan convivir juntas, es posible, pero no le auguro mucho éxito en un futuro inmediato. Quizás se esté abriendo una puerta y tengo muchos colegas que piensan que el teatro digital ha llegado para quedarse, es posible, yo no lo tengo tan claro”. (Ramón Barranco, director artístico del Teatro Sánchez Aguilar)