Ocio

Romina Calderón: "En medio de la tormenta, Dios estuvo a mi lado"

La presentadora de TC atravesó angustiosos momentos porque tanto ella como sus padres se enfermaron de Covid-19.

WhatsApp Image 2020-04-28 at 21.31.22
Romina con sus progenitores Iván y Victoria y el doctor Byron Velasteguí.cortesía

El calvario de la presentadora no terminó ahí. “Una semana después mi papá empezó con los síntomas, corrí a hacerle la tomografía y salió que tenía COVID-19 leve. No podía creer lo que estaba viviendo, pero mi fe estaba puesta en Dios. Seguimos con el protocolo de aislamiento de cada uno, con los cuidados respectivos y la alimentación”.

Romina Calderón, presentadora del programa 'De casa en casa', de TC, vivió momentos de angustia cuando, primero ella y luego sus padres Victoria Gálvez e Iván Calderón, se enfermaron de COVID-19.

Foto de Sistema Grana (31652657)

Vicky Turusha vive con el estilo el #YoMeQuedoEnCasa

Leer más

El 17 de marzo comenzó con un dolor de cabeza muy fuerte. “Pensé que una muela me estaba produciendo ese malestar. Fueron tres días seguidos sin parar. Luego me dio fiebre, dolor del cuerpo y congestión nasal. No me asusté. Asumí que era una gripe normal. Pasaron los días y perdí el olfato y el gusto”, cuenta.

Se dedicó a orar y a pedirle a Dios que la sane, porque “me sentía muy mal y veía que mucha gente moría. Las personas con las que conversaba me decían que tenía los síntomas de la enfermedad. Nunca me hice una prueba. Estoy a la espera aún de hacérmela. Dios me sanó. Los síntomas fueron desapareciendo y me recuperé poco a poco”.

Sin embargo, la situación se complicó cuando el 28 de marzo “mi mami empezó con mucho malestar, fiebre y tos fuerte; sin poder levantarse de la cama. Fue muy duro verla así. Yo seguía pensando que era una simple gripe. Al cuarto día me contactaron con el doctor Byron Velasteguí. Vino a mi casa y me pidió hacerle un TAC (Tomografía Axial Computarizada) para ver sus pulmones. Fuimos a la clínica, yo iba muy nerviosa y a la vez triste. Mi mami, reacia, no quería ir, pero la convencimos. Los resultados no fueron lo que esperábamos. Tenía COVID-19”.

Confiesa que no dejaba de llorar a escondidas y no durmió esa noche, esperando poder ir a comprarle todo lo que necesitaba al día siguiente. “Desde las seis de la mañana con mi hermano Edder fuimos a muchas farmacias, y no conseguíamos nada. No me da vergüenza decirlo, pero me puse a llorar desconsoladamente en la fila. Entendí la desesperación de las personas y más aún de los que no tienen para los remedios”.

Cuando Romina estaba completamente angustiada y sin saber qué hacer, un señor de la caja le dijo: “Yo tengo un número donde la pueden ayudar con lo que usted necesita”.

“Yo le agradecí muchísimo, fue un ángel en ese momento. Mi mami fue mejorando. Todos orábamos clamando a Dios por su sanidad creyendo que Él lo haría”.

WhatsApp Image 2020-04-28 at 21.36.51
El día de su boda.cortesía

En ningún momento renegó ni cuestionó la voluntad de Dios. “Más bien le agradecí por su misericordia, porque en medio de la tormenta Él estaba a mi lado acompañándome y entregándome la sabiduría necesaria. Me perdí del mundo. Solo me enfoqué en mis padres. Faltaban pocos días para que yo cumpliera años y solo le pedí a Dios que me los entregue sanos”.

Bessy

Bessy Granja: su bebé nació durante la pandemia

Leer más

Ellos superaron la prueba. “No puedo explicar mi alegría. Dios los sanó a los dos. Cómo no voy a alabar y glorificar su nombre. Mis padres están sanos y no tengo palabras para agradecerle a Dios lo que hizo por mi familia. Decidí guardar luto por respeto a las personas que han perdido a sus seres queridos y por las que aún siguen luchando en los hospitales. Mi admiración para los doctores y enfermeros".