Ocio

Una revolución llamada Meghan y Harry

Tras la entrevista otorgada a Oprah Winfrey han puesto en debate a todo el mundo por los cambios que representan

Harry y Meghan - Oprah
Momento en el que la periodista Oprah Winfrey entrevistaba a los exmiembros reales.Internet

El mundo está atento a los exmiembros reales Harry y Meghan. El pasado domingo conversaron con la periodista Oprah Winfrey y sus declaraciones sostienen que fueron parte de un esquema social que no acepta del todo su relación por asuntos raciales (por parte de un miembro en particular que no fue mencionado), además de la presión que tuvo la exactriz al ingresar a la Casa de los Windsor como su primer miembro afrodescendiente. A ello se suman su deseo de suicidio por la falta de apoyo y la intromisión de los medios.

Meghan Markle, que es mestiza, se sintió víctima de ataques por parte de los tabloides sensacionalistas y de una monarquía muy encorsetada para el siglo XXI, pero que representa a varios países de la Mancomunidad Británica de Naciones con poblaciones de distintas razas.

Raya y el último dragón

Raya y el último dragón: Una princesa que lo cambia todo

Leer más

Algunos periódicos comparan esta crisis con la abdicación del rey Eduardo VIII en diciembre de 1936, para casarse con la divorciada estadounidense Wallis Simpson, en lo que supuso el punto más bajo de una institución con más de mil años de historia.

Ante el escándalo, la reina Isabel emitió un comunicado la tarde del lunes 9 de marzo, difundido por el Palacio de Buckingham. “Toda la familia está entristecida al conocer el alcance de lo desafiantes que han sido los últimos años para Harry y Meghan”, se lee. “Las cuestiones planteadas, en particular la raza, son preocupantes”, agrega. “Si bien algunos recuerdos pueden variar, se toman muy en serio y la familia se ocupará de ellos en privado”, aclara el texto.

“Harry, Meghan y Archie siempre serán miembros de la familia muy queridos”, concluye el mensaje mitigando así la crisis que está pasando la casa real británica.

Queda flotando en el aire la pregunta de si estas declaraciones son suficientes para omitir una investigación solicitada por la oposición laborista.

Ellos opinan

Fueron declaraciones muy a la ligera. Con la idea desesperada de limpiar la imagen de Meghan, no tuvieron en consideración todo lo que se hizo para darle la bienvenida. El tema de su raza siempre estuvo sobre la mesa, la casa real nunca se opuso al matrimonio. Entiendo que pudo haber dolor, más aún si ella estaba embarazada, pero si al día de hoy están tan felices con su nueva vida no sé si era necesario hablar un año después de haberse ido, teniendo en cuenta todos los beneficios que tuvieron. Si hubo hechos puntuales de falta de respeto o violencia de cualquier forma hay que denunciarlo, con nombres y detalles, no con acusaciones al aire porque son muy graves. Ellos mantenían conversaciones para vivir lejos de la monarquía. Harry contaba con la herencia de su mamá ($ 14 millones) y el dinero que hizo Meghan con su carrera ($ 3 millones). Lo que era suficiente para que ellos asuman en totalidad sus propios gastos. Por otro lado, aunque el príncipe confesó que no estuvo planeado el contrato con Netflix, al llegar a Estados Unidos todos los medios y plataformas los buscarían, tanto así que ese primer contrato les deja $ 100 millones y esta entrevista de la que estamos hablando con Oprah otros 7 millones. El dinero no va a ser un problema en sus vidas”.

Fiorella Solines, periodista

“La historia de Meghan y Harry nace del corazón. Él siempre estuvo en contra de los protocolos de las casas reales y ella mostró sus diferencias con el palacio. Ellos quieren llevar una vida de hogar como cualquier ciudadano. Lo más probable es que Harry no quiera vivir con la persecución. Obviamente nunca dejará de ser noticia pero conseguirá estar fuera del círculo. Ellos son auténticos. Se puede pensar que es marketing por la atención que tienen, pero solo cuentan su verdad”.

Carlos Ibáñez, asesor en Comunicación.

Noralma Reeves

Noralma Reeves: ¡A mover las frutas!

Leer más

“Yo creo que esta vez ganó la reina Isabel. Su institucionalidad es muy fuerte y sabe hacer las cosas. Incluso creo que no le quiere dar el trono a Carlos por su pasado de infidelidades y todo lo ocurrido con Diana. No se tiene que revolucionar con entrevistas, se tiene que hacer con actos. Diana imprimió un nuevo estilo y es lo que debería seguir Harry. Los cambios en la casa real, luego de todo lo que se habló, sí marcarán algo pero será paulatino.

Mariela Viteri, periodista