Realeza

Andrea Casiraghi, a los 36 más maduro y enamorado de su familia

El príncipe tiene un matrimonio estable, adora a sus tres hijos y junto a su esposa amasa una fortuna que bordea los 3.000 millones de dólares.

Andrea Casiraghi
Andrea Casiraghi, príncipe de Mónaco, junto a su esposa y dos de sus tres hijos.Fotomontaje Kelly Gil.

El hijo de Carolina, la queridísima princesa de Mónaco, a sus 36 años es un hombre que ha encontrado en su familia, al parecer, el sosiego, la madurez y el equilibrio. Está casado con la empresaria Tatiana Santo Domingo y son considerados como una de las parejas más glamorosas del jet set internacional. Aman viajar y, juntadas las fortunas, su patrimonio bordea los $ 3.000 millones. Son sus hijos Sacha, India y Maximilian.

Una infancia triste

En el pasado de Andrea quedó aquella etapa de inestabilidad emocional y de inmadurez juvenil, propiciada probablemente por la muerte de su padre, Stéfano Casiraghi, cuando apenas tenía 6 años de edad. “Solía ponerse la ropa de su padre para paliar el dolor”, reveló en cierta ocasión su abuela paterna en una entrevista a la revista Vanitatis.

De joven se la pasaba de fiesta en fiesta y con relativa frecuencia disfrutaba los veranos en Ibiza, donde los medios lo captaban siempre fumando, ojeroso, desgarbado y triste.

Y es que el guapo, rubio y adinerado príncipe, al igual que dos de sus tres hermanos Carlota y Pierre, no pasaba desapercibido para la prensa que lo perseguía a donde iba con el fin de lograr una foto de portada. Pero a él, a diferencia de su madre, Carolina de Mónaco, o de sus tíos Alberto o Estefanía, poco le importaban los protocolos o ser el centro de atención, con las excepciones del caso.

En 2004 comenzó una relación sentimental con Tatiana Santo Domingo, nacida en Nueva York y de ascendencia colombiana. Compartían las mismas amistades, timidez y una infancia parecida, con la diferencia de que ella era la heredera de una gran fortuna que superaba con creces a la de los Grimaldi. Se casaron en 2013.

A diferencia de su hermano Pierre, quien trabaja por el crecimiento de los negocios inmobiliarios de los Casiraghi, Andrea prefiere llevar un perfil bajo y pone todo su entusiasmo, energía y tiempo en su hogar, sobre todo en sus tres hijos, con quienes en algunas actividades públicas se ha mostrado muy cariñoso. Su familia es el motor que impulsa su vida.

Personal

  • Estudió Política Internacional en la Universidad Americana, en París. Y tiene una licenciatura en Artes Visuales.
  • Habla francés, inglés e italiano. 

  •  Trabajó brevemente como becario en la Embajada de Catar en París.

  • Se desempeñó como profesor en Senegal por ocho meses, en 2008, como parte de sus tareas en la asociación Amade, dedicada a la atención de niños y jóvenes de escasos recursos, y que dirige su madre Carolina.