'Lightyear': un beso lésbico genera opiniones divididas

  Ocio

'Lightyear': un beso lésbico genera opiniones divididas

El filme se exhibe en Guayaquil. Fue censurado en 14 países.  Gente del medio expresa su postura.

Cinta
El largometraje de Pixar.Redes

'Lightyear', la nueva cinta de Pixar, fue censurada en 14 países del Medio Oriente y Asia, debido a que incluye una escena con un beso entre dos personajes del mismo sexo. En el filme, Hawthorne, una astronauta amiga de Buzz entabla una relación con otra mujer, lo que culmina en un beso entre las dos. La homosexualidad es considerada un delito en muchos lugares. 

María José Flores

María José Flores recibe apoyo familiar y celebra el Día del Padre con su esposo

Leer más

El actor Chris Evans, quien prestó su voz a Buzz Lightyear, llamó “idiotas” a quienes se mostraron en contra del beso lésbico. En nuestro país, la asociación Familia Ecuador rechazó la exhibición “ante la excesiva permisividad al proyectar producciones cinematográficas con contenido no apto para la madurez emocional y psicológica de nuestros hijos, donde se distorsiona la figura de la familia”. 

Según Familia Ecuador, su pronunciamiento nació debido al “silencio ensordecedor de quienes deberían velar primordialmente por los derechos constitucionales de los niños, adolescentes y padres de familia”.

Chris Evans.
Chris Evans.redes

Para el psicólogo Gino Escobar, “el tema homosexual dentro de la incorporación de series o filmes se está volviendo más frecuente. La orientación sexual es un argumento sociocultural, antes existía una censura para personas de 13 o 15 años, sería bueno que se retome. Cada quien en su casa decide lo que se ve o no. 

La idea no es enjuiciar, lo importante es cuál es el efecto, cuál es la intención, qué se quiere decir. Lo interesante es saber si los padres tienen el suficiente conocimiento o información para explicarle a sus hijos. Así como cuando pusieron en escena 'Cincuenta sombras de Grey'. 

Úrsula e Isaac

Isaac Delgado: "Los besos de Úrsula son apasionados y dulces"

Leer más

En el caso de sociedades conservadoras, probablemente para nada aceptan, promueven estas escenas o las visibilizan, en otros escenarios más liberales o flexibles tal vez es diferente. Nosotros, como padres, somos los llamados a aclarar las dudas de nuestros hijos. Es una cuestión de qué permitimos y qué no. Si somos una sociedad muy prejuiciada, habrá una censura muy alta, ser indiferente tampoco es lo adecuado. Como sociedad debemos ponernos de acuerdo, lo mínimo es el respeto tanto de quien produce el largometraje como de quien consume. 

Conocer qué elementos están incorporados, cuál es el mensaje. Las diversas formas de manifestaciones hay que saberlas canalizar. Muchos padres no están preparados para explicar sus propias manifestaciones. Es necesario todo un proceso de educación, no para cuestionar o no esta película, sino para revisar nuestra educación sexual. Hay que segmentar los filmes en los que se va a orientar en diversidad sexual".

El periodista Mauricio Ceballos, padre de cuatro hijos, considera que “la escena no es necesaria, tomando en cuenta el público infantil al que va dirigida esta película”. 

Y añade: “En nuestra sociedad los pequeños son muy receptivos y aquello puede ocasionar confusión, aunque se sostenga que hay valores inculcados por los padres, cada cosa en su tiempo. 

Respeto a los grupos que no ven en esta escena absolutamente nada, pero considero que los pequeños no están preparados para una imagen que les genera muchas interrogantes”.

“Una película hermosa, pero no estuve preparada para esa escena, no conocía de ese beso lésbico. Si hubiera estado solo con Amelita, no me hubiera impactado porque ella está en una edad de que entiende ciertas situaciones, pero Bruno tiene 4 años y me agarraron desprevenida sus preguntas. Le dije que después conversábamos. Considero que la escena fue innecesaria”, dice la presentadora Denisse Molina, madre de familia.

Según el comentarista y libretista Poncho Quintero, “no sé cuál es la necesidad de una escena así, aunque fuera un hombre y una mujer, es una película infantil, no se debe sexualizar nada, cero, son niños. Respeto a la comunidad GLBTI, ellos exigen derechos, yo también estoy en mi derecho de escoger lo que ven mis hijos hasta los 18 años o hasta que vivan en mi casa. 

Soy de los padres que todavía le tapan los ojos a sus niños cuando hay escenas de sexo entre hombre y mujer, considerando que son adolescentes, es decir, que todavía no tienen el suficiente criterio. Tengo amigos y familiares gais, no me escandalizo, pero de los 18 años para arriba, lo que quieran

En Estados Unidos o Europa será normal, pero en mi casa no es normal faltarle el respeto a los mayores. Todo lo estamos normalizando, no solo lo sexual, también la falta de valores y principios, no nos quejemos después. Hay padres que tenemos límites, otros no. Yo me senté a conversar con mis chicos y se los expliqué, quedo todo en santa paz. Simplemente con los niños no se metan”.

Andrea Rendón
Andrea RendónArchivo

“Veo que esa escena muestra la realidad de algunas familias hoy, en nuestro país y en una enorme cantidad de países en los últimos años es legal el matrimonio igualitario. Son familias que tienen derecho legal a ser aceptadas y, mi manera de verlo y la manera de verlo en mi familia, es que también tienen derecho en lo social”, así lo asegura la comunicadora Andrea Rendón.

Y sigue: “Rechazar que nuestros hijos vean ese beso es una postura de intolerancia y miedo. En mi familia se trata este tema con amor e información, mi esposo y yo lo hemos hablado desde hace años con nuestros hijos mayores y en su momento lo haremos con el menor”.

Lenin Artieda

Lenin Artieda, doble celebración

Leer más

“Por lo que dada nuestra postura de amor e información, esa escena no supone una amenaza ni nada por el estilo”, concluye.