Emilio Pinargote: "Toda la vida había soñado con un varón, quería que llegara bien"

  Ocio

Emilio Pinargote: "Toda la vida había soñado con un varón, quería que llegara bien"

El hijo del presentador del programa 'De boca en boca' se llamará Lorenzo Emilio. Pronto nacerá.

Emilio Pinargote.
Emilio tiene cinco hijas mujeres.Gerardo Menoscal

A Emilio Pinargote (34) se le hará realidad un sueño: ser padre de un varón que se llamará Lorenzo Emilio y que está a punto de nacer. Ya tiene cinco mujercitas: Fiorella (17), Samantha (9), Martina (7), Isabella (6) e Irina (2). En las próximas horas conocerá la fecha en la que su esposa, Gabriela Piñeyro (32) dará a luz. 

De casa en casa

Así fue el primer día de Andreína Bravo en 'De casa en casa'

Leer más

Pero no todo ha sido color de rosa para el presentador del programa 'De boca en boca', de TC. Le dieron el diagnóstico de que supuestamente el bebé presentaba problemas de salud, el síndrome de Turner, lo que se descartó. Emilio le escribió el tema Canción a un hijo con Jonathan Luna.

Vivieron momentos de preocupación con el diagnóstico que les dieron...

Nosotros tuvimos una pérdida antes de Irina, fue algo muy duro porque la esperábamos con muchas ansias, incluso le pusimos el nombre Cataleya. Ahora con Lorenzo Emilio, una doctora amiga confirmó que Gabriela estaba embarazada, debió someterse a la ecografía de los tres meses que es la más importante porque indica si el bebé viene con alguna malformación. 

Ya en la prueba el doctor comentó que veía algo y que era algo fuerte, primero parecía que estaba en el corazón, luego mencionó el síndrome de Turner (se caracteriza por un cromosoma sexual ausente o incompleto. Los síntomas incluyen estatura baja, retraso de la pubertad, infertilidad, defectos cardíacos y ciertos problemas de aprendizaje). 

Este solo les da a las niñas y las que lo padecen solo viven corto tiempo, máximo hasta los 12 años. Lo lanzó así el diagnóstico, nos asustó. Nos dijo que se podía interrumpir el embarazo, que estábamos a tiempo.

¿Entonces qué hicieron?

Además nos dijeron que ya debíamos estar acostumbrados porque Irina era síndrome de Down. Con ese comentario fuera de lugar, salimos de ese sitio. Eso no es verdad. Nunca me convenció ese diagnóstico. Buscamos el nombre del centro donde Gabriela se había hecho el mismo examen antes, acudimos sin cita previa, pero con fe de que nos iban a entender. Así supimos que no era una niña, sino un niño. 

Consultamos al doctor Alfonso Paredes, quien ya había atendido a Gabriela en otras ocasiones, y nos envió a hacer otra prueba, esta la enviaron a Estados Unidos. Nos pidió tomemos todo con calma. Decidimos hacer el Rosario de la Rosa Mística para pedirle a la Virgen que interceda por nosotros y que los resultados sean negativos.

Generalmente se hacen promesas a Dios...

Toda la vida había soñado con un varón, quería que llegara bien. Lloraba como un niño. Siempre me he considerado un bebedor social. Un sábado en mi casa le dije a mis padres (Jorge y Cinthya) que ya no lo haría, han pasado siete meses de aquello. Consumía whisky. Ya no lo hago ni en reuniones sociales. 

En esta sociedad se toma un trago porque nos va mal, porque nos va bien. Si pierde el equipo de fútbol se toma, si gana también. Además no quiero que mis hijos vean que beber es algo normal. 

Ahora luzco hasta más joven (risas). Cuando nos dieron los resultados todos los síndromes salieron negativos, pero el doctor nos dijo que era un embarazo más delicado que los otros, además aparecía un pliegue nucal aumentado. Pero en otro examen más minucioso ya no aparecía. Fue un milagro.

Tras esta dolorosa vivencia, se agradece...

(Risas) Cerraremos con broche de oro. Siempre con mi esposa dijimos que queríamos tres hijos. Estoy feliz. Mi matrimonio, gracias a Dios funciona, va viento en popa. El 11 de febrero cumpliremos cinco años de casados. 

Mis hijas están contentas, Isabella es una hermana maravillosa e Irina solo dice “el bebé, el bebé”. No hay celos. Seis hijos se mantienen con mucho trabajo y amor. Estamos muy agradecidos.

Pero su esposa está en edad fértil, pueden venir más.

Lo sabemos, pero todo ha sido planificado, no ha sido por descuido. Ya sea hombre o mujer, habíamos conversado que ahí nos quedamos. Nos hemos cuidado por el método del ritmo.

El nombre de Lorenzo no es muy común...

Fieles a nuestra fe en Dios, Lorenzo es un milagro porque está saludable. Así se llama un santo. Siempre me llamó la atención su vida porque no negoció nunca su fe, murió martirizado en una parrilla.

La canción dedicada a su hijo es muy emotiva.

La escribimos con Jonathan Luna, se llama 'Canción a un hijo'. Él la canta, le conté mi historia, que deseaba un varón y lo que vivimos. El tema estará listo muy pronto y es un pop vallenato. Lo lanzaré en el programa, todo dependerá de los músicos, algunos se enfermaron con COVID-19, hay que meterse a estudio.

Estuvo en el homenaje de despedida de Anita Buljubasich. ¿Qué significó para usted compartir con ella en 'De casa en casa'?

Trabajar con Anita fue un privilegio, ella es una maestra. Casi cinco años estuve en ese programa. Es una amiga que tiene el consejo preciso, está cuando no está el resto, eso es lo importante. Conocí a un ser humano que ayuda, aconseja, se siente cuando un consejo es de corazón.

Se ha cuestionado el ingreso de Andreína Bravo porque se considera que no tiene experiencia para una revista familiar.

A todo el mundo hay que darle oportunidades, hay que aprovecharlas, se le debe dar el beneficio de la duda. Creo que aprenderá mucho de los que están ahí.

Usted ya no quería hacer farándula, así que volver a 'De boca en boca' no era lo que esperaba ni lo que le interesaba.

Sé el profesional que soy, ya llevo seis meses. Lo digo con humildad.

Siempre lo que pasa tiene un motivo, nadie imaginaba la enfermedad de Miguel Cedeño (cáncer linfático). Por ahora usted se ha convertido en la única figura masculina del espacio.

Tal vez no lo entendamos al principio. Algunos lo consideraron como un retroceso. Se me abrieron más oportunidades que cuando estaba en 'De casa en casa'. Me llamaron para hacer radio y para el programa 'El sorteo ganador' en Milagro. Viajo a diario. En 'De boca en boca' amo trabajar con el productor Marlon Acosta. Siempre he manejado un perfil de moderador y eso lo he mantenido.

¿Cómo sigue su compañero?

Marlon nos dio la noticia, le hicimos muchas preguntas, pero él no lo sabe todo. No deja de doler porque Miguel es joven, somos contemporáneos, sé que saldrá adelante.

La gente se formula mal la pregunta, no hay que decir por qué sino para qué ocurren estas experiencias. Sirven para replantearnos la vida, hay que vivir sin tanto estrés. El error es que muchas personas creen que no les pasará nada porque son sanas y jóvenes.

En un segundo todo puede cambiar. Acabo de coger un seguro de vida por si acaso. Quiero que mi familia quede protegida.

Emilio Pinargote.
Está casado con Gabriela Piñeyro.Gerardo Menoscal