Cultura

Oña, el asiento colonial más antiguo del Azuay

El cantón guarda estructuras de la época incásica. Sus viviendas, calles y esculturas naturales fueron razones para ser declarada Patrimonio Cultural

OÑA SI
Mirador. Los Estoraques son la atracción entre los turistas nacionales y extranjeros que gustan recorrer la zona.Jaime Marin / EXPRESO

La ‘Ventana del Universo’, así le dicen los turistas a esta localidad, a 110 kilómetros del sur de Cuenca, por ser un mirador natural. Es el cantón San Felipe de Oña y es conocido por sus calles empedradas y sus viviendas de adobe, bahareque y techos de teja.

vestimenta saraguro

Saraguro, ‘un emporio de la etnia más pura’

Leer más

Rodeado de colinas, ríos y cascadas, Oña es uno de los asientos coloniales más antiguos de la provincia del Azuay, que guarda 480 años de identidad e historia, sostiene David Ochoa, responsable del área turística del Municipio del cantón.

A 600 metros del centro poblado está el barrio San Francisco, que aún guarda su estructura arquitectónica antigua, como un recuerdo histórico de haber sido el centro comercial del incario. Donde queda una de aquellas viejas casonas, la llamada la ‘Bella París’ que se mantiene en pie, habría sido sitio de descanso para los incas.

VIVIENDAS OÑA
Vivienda. Entre las paredes de la Casona Bella París se guardan diversos pasajes históricos.Jaime Marin / EXPRESO

En época de la colonia, aquella vivienda sirvió de albergue para los comerciantes que hacían sus recorridos entre Cuenca y Loja, por cuanto Oña era el punto medio entre las dos ciudades. Ahí donde pernoctaban y se alimentaban los caminantes que llevaban sus productos hacia y desde Cuenca.

Esta estructura que tendría entre 150 y 200 años de existencia, hoy está convertida en un centro cultural. El nombre de ‘Bella París’ lo dio un grupo de pintores refaccionistas que llegó desde Cuenca para pintarla. Además de las emblemáticas estructuras, esta ciudad se caracteriza por un centenar de esculturas naturales que se hallan junto a la quebrada de Jalincapa, conocidas como ‘Estoraques’. Las esculturas tienen características geológicas y figuras de los dioses del incario. Producto de la erosión acelerada, este sitio tiene apariencia de desierto.

Por el aniversario de la declaratoria como Patrimonio preparan un acto para promocionar a la urbe, explicó el alcalde Iván Ullauri.

La formación milenaria de las figuras, por efectos el viento y el agua, son entre otros elementos por los que San Felipe de Oña fue declarado, el 28 de marzo del 2013, Patrimonio Cultural del Ecuador. 

75 lagunas son destino turístico

Los ríos San Felipe, León y Rodeo que bañan al cantón, forman cascadas y algo más de 75 lagunas naturales, que se han convertido en destino turístico natural y de aventura. Estos conforman el área Protegida Comunitaria del Ecuador. En la zona se puede hacer camping, paseos a pie y hasta ciclismo de campo siguiendo por un camino incaico. En ríos y lagunas practican pesca deportiva. Desde la parte alta se aprecia una construcción nativa con muros y empedrados, de lo que sería un cementerio incásico que data de unos 3 mil años a.C.