Cultura

El artista Pepe Luque falleció el lunes, pero su familia no logra sepultarlo

El reconocido pintor boliviano se radicó en el país en los años setenta. Sus familiares piden ayuda a las autoridades.

A-1-1627470 (11627470)
El pintor boliviano radicado en Ecuador tenía 82 años.Archivo

Una caricatura cambió la vida de José "Pepe" Luque Medina. Era 1971 y, para el gobierno del dictador boliviano Hugo Banzer, la publicación del último ejemplar de la revista política 'Cascabel', que criticaba el régimen represivo, fue la gota que derramó el vaso.

Emergencia sanitaria

Coronavirus en Ecuador | Más de 700 muertes registradas en dos días

Leer más

El pintor cochabambino, que entonces tenía 33 años y dirigía la afamada publicación, tuvo que huir, como antes lo hicieron otros cientos de jóvenes, y dejar su Bolivia natal. Las otras opciones eran ir preso o morir.

“Banze no tenía sentido del humor”, comentó risueño en 2018 a EXPRESO.

t_2020-03-31_53
Luque fundó y dirigió la revista política 'Cascabel' en La Paz en los años sesenta.Cortesía

El exilio lo llevó primero a Perú y luego a Ecuador, donde a lo largo de cuarenta años, se radicó en varias ciudades, entre ellas Quito, Guayaquil, Montañita y Salinas.

Falleció el lunes 29 de marzo de insuficiencia renal, pero pese a ello, su familia no ha podido sepultarlo. Llevan cuatro días pidiendo ayuda a las autoridades.

crematatorio de a jun (31481761)

Coronavirus: El silencio de las cifras de las muertes en casa

Leer más

“Las Fuerzas Armadas vinieron, nos dieron el certificado de defunción, pero no quisieron sepultarlo. Nos dijeron que vendrían luego a llevarse el cuerpo, pero hasta ahora han vuelto”, indicó su nieto, Sergio Andrade. “Hemos llamado al ECU- 911 varias veces a pedir ayuda, y nos dicen que enviarán a alguien, pero ese “alguien” no llega”.

Este señaló que, al intentar sepultarlo en un cementerio local, en un nicho que un familiar les cedieron, tampoco recibieron ayuda. “Nos dijeron que no están haciendo el traspaso de las bóvedas, y estamos en las mismas. Mi abuelo amaba Ecuador, dedicó su vida a la cultura, no debería irse de esta manera”, subrayó.

En Ecuador, Luque se dio a conocer por sus acuarelas, técnica que manejaba a la perfección y con el que retrató marinas y paisaje tradicionales de Guayaquil, como el cerro Santa Ana y Las Peñas. El éxito de sus primeras tres exposiciones en la urbe lo llevaron a dejar la publicidad, profesión que ejerció durante sus primeros años en Ecuador, para dedicarse por completo al arte.

“Me enamoré de los paisajes de este país, sobre todo del mar, de sus colores”, señaló a este diario en su última entrevista.

11
Las acuarelas del pintor se hicieron muy conocidas y cotizadas en el país.Cortesía

En 2018, una veintena de pintores se unieron para rendirle un homenaje en el Teatro Centro de Arte. “Pepe tiene un gran corazón, es un hombre enamorado del arte y enamorado de Ecuador”, señaló en su momento Luis Portilla, otro pintor local que participó en la muestra.

En aquel entonces, el artista se recuperaba de un accidente, y recibió el apoyo de la comunidad local para solventar sus gastos. Pero el malestar no lo detuvo. Poco antes de su fallecimiento, preparaba una nueva exposición. 

Cada vez que empezaba a pintar, recordaba sus primeros años en la campiña cochabambina, cuando utilizó un dinero que había robado a su abuela, para comprar un cuaderno y lápices de colores. “Quería retratar los colores. Es lo que siempre he hecho. Los artistas somos los testigos de nuestra época”, recordó a EXPRESO.

Tampoco dejó de lado la caricatura política. En 2012, regresó a Bolivia durante una temporada, donde aprovechó para reactivar la revista 'Cascabel', durante el festival Viñetas con Altura. 

Ahora, apesadumbrados, las cinco hijas y trece nietos que le sobreviven al pintor esperan que las autoridades hagan caso a su llamado para poder despedir con dignidad al extranjero que se convirtió en un ecuatoriano de corazón.