Ocio

Verónica Coronel: "No importa la religión que se tenga, es tiempo de orar"

La presentadora de Telerama cuenta su experiencia tras haber dado positivo su prueba de coronavirus.

A-1-4614039 (14614039)
La presentadora es parte de la revista 'Esta es tu casa'.Archivo

La presentadora Verónica Coronel del programa 'Esta es tu casa', de Telerama, se contagió de coronavirus y por ello decidió contar su experiencia, de su puño y letra, para que las personas conozcan cómo evolucionó en su caso la enfermedad. Además para que sirva de ayuda “en estos momentos de mucha incertidumbre”.

“Todo empezó la noche del viernes 20 de marzo, me fui a dormir y al acostarme sentí algo en la garganta, vino un poco de tos, casi nada y sentía mi cuerpo caliente. Me levanté varias veces para tomarme la temperatura, pero era normal, 37,4 o 37,3 grados. Al día siguiente me desperté un poco nerviosa, porque la fiebre subió a 38,5. Sentí un dolor de cabeza superfuerte y en el área de los ojos”, cuenta.

24e24db3-b0f9-44ca-a452-187b2cddf599

Carlos Luis Andrade: "Lo primero que haré es ir a Manabí a ver a mis padres"

Leer más

En los días posteriores “ya no tenía fiebre, solo el malestar en la garganta, me sentía bien, incluso me puse a limpiar el patio de mi casa. Luego nos hicieron el examen del COVID-19 a mi esposo (Luis Miguel Centeno) y a mí. Me aislé en una habitación de mi casa y apareció un nuevo síntoma: me faltaba el aire para respirar. Mi familia me decía que me tranquilice, que estaba muy nerviosa por la situación, pero sentía que me faltaba el aire, y sin duda los nervios también colaboraban. Sentía un dolor en el pecho que luego se fue a la espalda, fui a emergencias de un hospital y me hice una tomografía. Mis pulmones respondían bien, lo cual me tranquilizó”, añade.

Verónica (40) perdió el olfato y el gusto en un 90 %. “El jueves 27 supe que mi prueba había salido positiva y la de mi esposo negativa. Hablaba lento y entrecortado, me cansaba solo con bañarme”.

El proceso de la enfermedad ha pasado. “Mi cuerpo ha ido respondiendo bien. El martes 31 ya me sentía mucho mejor. Nunca tuve diarrea ni fiebre pasada de 38,5 grados. Tampoco tuve vómito. Solo una noche perdí el apetito”.

La presentadora no sabe dónde se contagió. “Puede haber sido en cualquier sitio, en mi trabajo, en el gimnasio, en la calle. Estuve en un matrimonio el 7 de marzo, pero nadie cercano a mí en esa boda está contaminado”.

bd074e85-fb7e-4e5b-be0b-5876c88d2de3

Samantha Mora: "El doctor me dijo que debía calmarme"

Leer más

Para sanarse ha seguido un tratamiento muy estricto. Ha tomado té caliente, con cúrcuma, jengibre rallado, limón y panela. Su alimentación ha sido variada: huevos, yogur, carne, frutas, puré de papa, pollo y verduras. Bebe mucho líquido, ha hecho vaporizaciones con manzanilla o hierbaluisa y gárgaras con sal. Además ha masticado jengibre y lo ha comido. Ha usado oxígeno y evitado el aire acondicionado.

Como solo ella tiene el virus en su casa, permanece aislada del resto de su familia, en una habitación con puertas cerradas y una ventana abierta. “El cuarto lo desinfecto con alcohol y lavo el baño diariamente, tengo un basurero con tapa. Solo abro las puertas cuando me dejan la comida y las bebidas y cuando voy a entregar basura. Mis alimentos me los dan en platos, vasos y cubiertos desechables. Cuando saco la basura, mi esposo la recibe con guantes, la saca y luego se lava las manos y se pone alcohol”.

Recomienda estar con el ánimo en alto, “aunque cuando tienes este virus no es tarea fácil, me he quebrado en varias ocasiones, a mi mente han venido muchos pensamientos que me asustan. Sin embargo, mi refugio ha sido Dios, soy muy creyente y la oración ha sido mi medicina, mi esperanza y mi fuerza. Asisto virtualmente a mis grupos de oración a través de Zoom (una aplicación). Escuchar predicas de algunos pastores me ha ayudado muchísimo. Sin importar la religión que tengas, es tiempo de orar”.

Tomó la decisión de no ver las redes sociales, “que muchas veces solo traen malas noticias. No conviene verlas, hay que elevar el sistema inmunológico y aquietar la mente con pensamientos positivos. Los mensajes de aliento son muy buenos”.

Su esposo y sus hijos Sofía, Luciana y Luis Antonio se encuentran bien y eso le da tranquilidad.

Foto de Sistema Grana (31517209)
Verónica se recupera en casa.cortesía