Cine

Quito rescata el autocine como opción cultural segura frente a COVID-19

A partir del sábado 27 de junio, los vecinos de la capital ecuatoriana podrán acudir a un pequeño predio en el centro norte de la ciudad para poder ver por fin una película fuera de casa

cine quito
El iniciador del proyecto, Diego Narváez, ha conseguido los permisos necesarios para este tipo de actividad.EFE

Con los establecimientos culturales y patrimoniales cerrados para evitar aglomeraciones, un autocine abre este fin de semana en Quito como única opción viable y segura para los amantes del séptimo arte frente al COVID-19, aunque con la recomendación de no salir del coche más que para ir al baño.

Ron Jeremy

El actor porno, Ron Jeremy, podría enfrentar una pena de 90 años de cárcel

Leer más

A partir del sábado 27 de junio, los vecinos de la capital ecuatoriana podrán acudir a un pequeño predio en el centro norte de la ciudad para poder ver por fin una película fuera de casa, dado que las salas convencionales están cerradas a cal y canto desde hace más de tres meses.

El iniciador del proyecto, Diego Narváez, ha conseguido los permisos necesarios para este tipo de actividad, que ya organizó en años anteriores en condiciones normales, si bien en plena pandemia ha atraído mucho más interés.

"En temporadas anteriores incitábamos a las personas a que traigan sus sillas, se bajen del carro, se suban al techo. Ahora es la primera vez que vamos a decirle que no pueden bajarse del auto y que la única razón permitida para hacerlo será el uso del baño", afirmó.

La idea nació originalmente de un proyecto universitario que Narváez y algunos de sus compañeros impulsaron en busca de un formato diferente a los de los cines tradicionales para presentar películas al aire libre.

Hace siete años, la idea se transformó en el "Soul Autocine" con proyecciones temporales en períodos estivales de junio a septiembre o celebraciones como San Valentín, Halloween y Fin de Año.

quito-ecuador

Quito rural, destino turístico en tiempos de coronavirus

Leer más

"Esta es la primera temporada que durará tres meses con la idea de quedarnos fijos un año o dos", preciso el promotor de la iniciativa, al referirse a una vieja y a la vez nueva forma de entretenimiento que desafía las restricciones del distanciamiento.

Con casi 54.000 contagios y más de 4.400 fallecidos, Ecuador se encuentra desde el 4 de mayo en una fase de reactivación económica que, sin embargo, aún prohíbe cualquier tipo de concentración de personas sean estas de carácter religioso, deportivo o cultural.

Tampoco se espera que en la próxima fase se vayan a permitir este tipo de actividades, por lo que la iniciativa del autocine se perfila como una opción novedosa y una propuesta segura.

Así, con una pantalla led de doce metros por seis, el nuevo autocine pretende proyectar de miércoles a sábado una temática que incluye cine nacional, clásico e independiente.

"Vamos a proyectar películas nacionales, iniciaremos con un repertorio de tres filmes de Sebastián Cordero: 'Crónicas', 'Ratas, Ratones y Rateros' y 'Sin Muertos no hay carnaval'", explica el promotor al asegurar que siempre tratan de "darle gran importancia al cine local".

La iniciativa, en horas de sol porque cerrará una hora antes del inicio del toque de queda a las 21:00 horas, también buscará al público más joven con títulos como "Sonic" o "King Kong".

Y con las entradas agotadas para el día de la apertura, Narváez espera convertir en el futuro el lugar en un escenario para espectáculos infantiles, teatro, circo y conciertos, en los que la conexión de audio vaya directamente a la radio del coche y, así, evitar el contacto físico entre personas.

Artistas chinos 1

China + Ecuador: Más allá del estigma del coronavirus

Leer más

Las salidas de los ocupantes del vehículo sólo estarán permitidas para ir al servicio, porque la comida y la bebida también habrá que solicitarla vía digital a un patio de comidas vecino, que se encargará de despacharla directamente al coche.

Y aunque la plazoleta de estacionamiento tiene acceso para un centenar de vehículos, las autoridades solo han autorizado la mitad de la ocupación para mantener un mayor distanciamiento, y hasta 60 en eventos ajenos a la proyección de películas.

Narváez explicó que, aún en estas excepcionales circunstancias, el anhelo del Soul Autocine es expandirse y llegar a otras ciudades ecuatorianas a través de "gestores locales en Manta, Ambato, Santo Domingo y Guayaquil", como opción segura durante los días de pandemia.