Amalia de Holanda, la princesa de 18 años, amenazada por la mafia

  Ocio

Amalia de Holanda, la princesa de 18 años, amenazada por la mafia

La hija de los reyes Guillermo y Máxima está prácticamente aislada para evitar que su vida corra peligro.

amalia-de-holanda
Amalia cumplió la mayoría de edad en diciembre pasado.Archivo

No todo es color de rosa en la realeza. La princesa Amalia de Holanda ya no vive en Ámsterdam, pese a que hace aproximadamente un mes se mudó a la ciudad para comenzar sus estudios en Política, Psicología, Derecho y Económicas en la Universidad de Ámsterdam.

Reina Margarita

Margarita de Dinamarca no da marcha atrás

Leer más

No sale prácticamente de casa y regresó al palacio Huis Ten Bosch debido a que ha recibido una serie de amenazas por parte de la mafia. Así lo comentaron sus padres, los reyes Guillermo y Máxima, durante la visita de Estado que han protagonizado en Suecia. “No puede salir. Es muy difícil para ella. No hay vida estudiantil como la que tienen otros jóvenes. Estoy muy orgullosa de ella”, afirma el soberano que destaca que lo que están viviendo “no se puede describir”.

Por su parte, Máxima ha enfatizado que no es agradable ver a su hija en estas circunstancias. Unas palabras con las que ellos confirman los rumores de las últimas semanas sobre los mensajes del crimen organizado de un supuesto ataque o bien un secuestro que hace referencia a la princesa y al primer ministro, Mark Rutte.

Quien estaría detrás de esto sería la Mocro Maffia, una división de la mafia marroquí que ha encontrado un lugar en los Países Bajos y que se cree controla un tercio de todo el tráfico de cocaína en Europa.

Esta situación ha hecho que la seguridad alrededor de Amalia se haya multiplicado en las últimas semanas y su vida tanto pública como privada se haya reducido al máximo, lo que seguro no es del agrado de la joven, quien se encuentra en plena etapa universitaria tras disfrutar de un año sabático.

Camilla y Meghan.

Camilla y Meghan, las menos queridas de la familia real británica

Leer más