Ocio

Adú, la película que se lució en los premios Goya

Actuaciones extraordinarias y una dirección impecable hace de esta producción española una verdadera joya del cine.

Adú, película española
La cinta obtuvo trece nominaciones a los premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España y se llevó cuatro.IMDB

Melilla, ciudad española localizada en el norte de África y situada a orillas del mar Mediterráneo, ve llegar a un inmenso grupo de inmigrantes ilegales que tratan de hacer caer una valla que se interpone entre África y la ciudad en la que anhelan hallar futuro o seguirlo buscando en Europa. El joven Mateo (Álvaro Cervantes), uno de los integrantes de la Guardia Civil, y dos más tratan de impedirlo, pero en la refriega cae uno de los africanos y encuentra la muerte.

En Du Dja, reserva natural de Camerún, trabaja el español Gonzalo (Luis Tosar), activista medioambiental de temperamento fuerte y reacciones tercas. Su hija Sandra (Anna Castillo) llega a visitarlo pero es un encuentro lleno de malos momentos.

En un villorrio cercano viven Alika (Zayiddiya Dissou) y su pequeño hermano de seis años: Adú (Moustapha Oumarou). Juntos, debido a circunstancias inesperadas (han visto matar a un elefante para arrancarle sus colmillos), huyen dejando la bicicleta que utilizaban. Esa bicicleta va a parar a manos de Sandra. La incursión de una soldadesca llega a su aldea y esto obliga a los niños a huir y caer en manos de los traficantes de personas quienes, en vez de embarcarlos en una nave o en un camión, los obligan a colarse de polizontes en un avión que viaja a Francia. Más tarde, Adú conoce a un somalí de 18 años que se convierte en su ángel de la guarda: Massar (Adam Nourou).

Por cosas del destino, estas tres historias se unen para crear el drama expuesto.

Con trece nominaciones y ganadora de cuatro Goyas (director, actor revelación -Adam Nouron, el primer actor negro en recibir el galardón-, dirección de producción y sonido), Adú es una de las mejores películas en la cartelera que exhibe Netflix. Gracias a la plataforma, es posible ver un filme que, a lo mejor, no hubiera llegado a nuestras salas de exhibición.

Si usted vio en el mismo streaming la serie 'Tiempos de guerra', podrá estar familiarizado con Melilla y su guerra de 1921 contra las tribus de Rif, oriundas de las montañas de Marruecos. Esas batallas generaron, a más de su hecho histórico contra el coloniaje, la opereta 'La canción del desierto' llevada al cine en dos ocasiones. Esta vez la ciudad se ´actualiza´ y estamos en el 2018.

La trama está dirigida por Salvador Calvo y lo hace con precisión y mano firme, sin dejarla caer en el melodrama. Pero lo más sorprendente es que ha logrado de todo el conjunto actoral interpretaciones llenas de naturalidad frente a las cámaras; por ello es toda una lección de lo que es saber dirigir un filme.

Ordinary Love

Mi amor extraordinario, una cinta que despierta fortaleza

Leer más

Así, cada uno de los intérpretes tiene su gran momento: Gonzalo muestra su recio carácter pero la ternura de un padre que lucha por salvar a su hija de la drogadicción. Mateo es símbolo del ser humano que se ve obligado a abandonar su conciencia. Sandra es la hija que el cine actual insiste en mostrar: irrespetuosa, altanera, libertina, excesivamente franca y dispuesta a hacer lo que les da la gana. Adú es el niño que se enfrenta a la vida con toda su inocencia. Y Massar es un adolescente maltratado por la vida pero que aún guarda esperanzas. Cada secuencia, cada escena, alcanza ritmo y perfección. No en vano Calvo y Nourou ganaron el Goya.

Loable el hecho de que el largometraje muestre la visión, no de los que impiden el ingreso de los ilegales, sino lo que sienten y sufren, los inmigrantes que huyen de sus ciudades y países.

Raya y el último dragón

Raya y el último dragón, imágenes impresionantes en una nueva propuesta de Disney

Leer más

Uno de los guardias civiles anota en su dialogo: “Ellos observan las vallas como un letrero que dice ¡No! Cuando en realidad queremos decirles: 'Arreglad vuestros problemas y no los traigáis acá'”. Y en ello hay una cierta verdad. Se habla de los Derechos Humanos cuando los países europeos se niegan a aceptarlos. Pero el público bien podría hacerse otra pregunta: ¿por qué los defensores de los Derechos Humanos no acusan a los políticos que obligaron, con su corrupción, a que miles de personas abandonen sus hogares porque en ellos les era imposible vivir, por la pobreza que generaron los que convirtieron sus presidencias en raterías y tiranías?

Nota al margen. En el 2018 ingresaron ilegalmente a España 64.120 personas. De ellas, la mitad eran niños y adolescentes.

  • CALIFICACIÓN: * * * * *