Guayaquil

El tren de Durán: un caro diamante en bruto

EXPRESO acompañó a 67 turistas en el recorrido del ‘Tren de la Dulzura’. Reconocen la belleza del ferrocarril, pero sugieren bajar los costos.

Tren de Durán
Arturo le pidió la mano a Jennifer en el vagón número dos del ferrocarril.Miguel Canales León

Son las 07:50 del domingo 26 de enero de 2020. Jennifer Coloma y Arturo Clavijo subieron al tren de Durán y eligieron una mesita en el vagón número 2, justo al lado de la cafetería.

A1-5294004 (15294004)

Hay 180 mil multas de tránsito sin pagar

Leer más

Huele a café. El néctar chorrea de una máquina que parece caerse apenas arranca la locomotora, a las 08:00, desde la estación de ese cantón guayasense. Les espera un paseo de ocho horas, aunque en ese momento no saben con exactitud qué verán durante el recorrido Durán-Yaguachi-Naranjito-Durán.

Arturo dio con el ‘Tren de la Dulzura, que es parte de la red ferroviaria de Ferrocarriles del Ecuador, porque tenía otro propósito diferente al turístico, que oferta esta empresa pública. Es la primera vez que los enamorados suben al tren.

El tintineo de la cristalería ahoga el sonido de las ruedas sobre los rieles. Aunque va a 30 kilómetros por hora, su paso por la vía férrea provoca un bamboleo similar al de un barco en alta mar.

Jennifer cree que Arturo la invitó para celebrar su primer aniversario, que es el 27. A través de su ventana, y mientras la historia del tren ecuatoriano se reproduce por los altoparlantes del vagón, mira cómo los duraneños se asoman a sus balcones o salen a los portales para ver y saludar al convoy.

Pijío

Expertos enseñan cómo se puede arborizar la ciudad

Leer más

La ‘Dulzura’ es más una experiencia agridulce, describirá la guayaquileña una vez termine los 100 kilómetros del recorrido. “El tren es lindo, pero lo que se ve por la ventana no lo es tanto. Deberían mejorar el área por donde pasa”, sugerirá horas más tarde.

La experiencia del tren nos parece preciosa. Nosotros ya estuvimos en el de Alausí. Pero nos parece caro el valor, y que no incluya el almuerzo.

Pedro Tuza
turista cuencano
  • Tren de Durán
    A través de las ventanas, los turistas se topan con paisajes rurales, que no solo incluye campo, sino también los problemas que tiene cada localidad.Miguel Canales León
  • Tren de Durán
    A través de las ventanas, los turistas se topan con paisajes rurales, que no solo incluye campo, sino también los problemas que tiene cada localidad.Miguel Canales León

El ferrocarril va lento. Esto le permite, a los 67 pasajeros que se subieron ese día, notar la precariedad de algunos tramos, que se mezclan con el verdor de la campiña del Guayas, repleta de cacao y demás árboles frutales.

Simulacro sismo

El tiempo de evacuación mejora en los simulacros de sismos en colegios

Leer más

Jennifer está ensimismada. Mira los lodazales en calles terrosas, sin asfaltado, la basura al filo de la carretera, los sembríos de arroz. Arturo la interrumpe.

Le cuenta que alguna vez leyó una reflexión que le encantó. Saca una carta. Escribió para ella: “La vida es como un viaje en tren. Algunos comienzan el viaje junto a ti, otros se suben a la mitad del camino, muchos se bajan antes de llegar y muy pocos permanecen junto a ti hasta el final”.

Ella termina de leer y cuando levanta la mirada, esta se choca de frente con una cajita que guarda un anillo, que luego de un ‘sí, acepto’, termina en su anular izquierdo.

Arturo planificó pedirle la mano a su novia con meses de antelación, en un tren. De los siete recorridos que oferta Ferrocarriles del Ecuador, el de Durán es el que le quedaba más cerca. Viven en Guayaquil.

Antes de eso, poco había escuchado sobre él. Tuvo suerte de encontrar un viaje disponible para esa fecha. A pesar de que en la página web de la institución afirman que las salidas se dan cada viernes, sábados, domingos y feriados, el tren, que tiene una capacidad de 139 pasajeros, debe llenar un cupo mínimo de 60 para salir. Esto, a veces es imposible.

edificio 1

Guayaquil aún tiene edificios dañados en el terremoto de 2016 por reparar

Leer más

Omaira Moscoso, asistente técnica de Gerencia de la Filial Costa, cuenta que durante los primeros días del año la demanda es baja, por lo que realizan viajes programados. Salir con pocos pasajeros no es rentable, menos con una empresa estatal que trabaja a pérdida.

Ni siquiera vendiendo todos los asientos, en todos los viajes turísticos, volvería sostenible a este patrimonio que, según la gerenta general de Ferrocarriles del Ecuador, Fabiola Arévalo, solo tiene rentabilidad social.

A Arturo no le importó pagar los 64 dólares que le costaron ambos tiques, pero cree que 32 por persona podría resultar costoso. Este precio solo sirve para el traslado. Si alguien quiere disfrutar de todo lo que incluye el recorrido del ‘Tren de la Dulzura’ tiene que, por persona, mínimo llevar 100 dólares en efectivo.

El anillo no fue el único regalo que Arturo le hizo a Jennifer. Antes de subir al tren, compraron una gorra de maquinista tejida a mano por Aurora Barros, una artesana que ofrece sus productos en la estación de Durán.

Tren de Durán
Los mexicanos Óscar y Metzi conocieron sobre el tren por una isla que la empresa montó en el Malecón de Guayaquil.Miguel Canales León

El tren da empleo a más de 60 microempresarios de la zona. Juanito, el fotógrafo, es uno de ellos. Recorre los cuatro vagones del ferrocarril con una cámara, gorros de maquinista, un tren de juguete y una impresora portátil.

Rueda de prensa obras movilidad

Paso peatonal y paradero multimodal costarán $ 4,5 millones

Leer más

Los enamorados, que antes de llegar a la última estación en Naranjito se habían dirigido a balcón panorámico que hay en la parte trasera, lo llamaron para que los fotografiara.

Ese es el lugar preferido de los turistas para tomarse fotos. Óscar Botello y su esposa Metzli Torres son mexicanos. Ellos también se toman fotos en el balcón, con su celular. El paseo en tren no estaba contemplado dentro de su visita a Ecuador, pero les atrajo que fuera turístico.

En México, solo hay trenes de pasajeros, dicen y creen que los ferrocarriles ecuatorianos son un diamante en bruto que podría pulirse para incrementar su valor.

Luego de dos horas, a las 10:00 el ferrocarril se detiene en Naranjito, donde los pasajeros tienen tres horas para recorrer la localidad. Un guía del tren los lleva hasta la iglesia y el parque central.

Allí, ranchos privados de Milagro ofrecen paquetes desde 25 dólares que incluyen comida típica y recorridos por sembríos de cacao. La ‘dulzura’ del tren no es parte de su recorrido, sino un servicio aparte por el cual también hay que pagar.

LA PRADERA

La Pradera anhela que su bosque sea un centro cultural

Leer más

Ambas parejas aceptan la oferta y, desde la estación de Naranjito, toman un bus que, en 35 minutos, los lleva hasta Milagro, al rancho ‘Vasija de Barro’.

A las 14:50, después de comer y haber escuchado una charla sobre el cacao fino de aroma, sobre vasijas de barro, caminar entre patos, chivos, cuyes y plantas medicinales, regresan a la estación.

Desde Naranjito, lo único que les queda es llegar hasta Yaguachi, donde el ferrocarril los espera 20 minutos, para que puedan conocer la Catedral San Jacinto de Yaguachi. Esa es la segunda y última parada que hacen. La única que no les cuesta un centavo.

A las 15:40, la locomotora a diésel se vuelve a encender para estar a las 17:00 en Durán. A los extranjeros, la ‘Dulzura’ les supo, a ratos, desabrida porque imaginaron que el recorrido tendría más paradas dentro de los pueblos por donde cruzaba.

Para los novios, fue un viaje inolvidable. La vida es un viaje en tren, le repite Arturo a Jennifer antes de dejar las paredes amaderadas del vagón 2 que le permitieron asegurarle que estará con ella hasta el final.

  • Tre de Durán
    El recorrido es de ocho horas y el tren se estaciona tres horas en Milagro y 20 minutos en Yaguachi.Miguel Canales León
  • Tre de Durán
    El recorrido es de ocho horas y el tren se estaciona tres horas en Milagro y 20 minutos en Yaguachi.Miguel Canales León
  • Tre de Durán
    El recorrido es de ocho horas y el tren se estaciona tres horas en Milagro y 20 minutos en Yaguachi.Miguel Canales León
  • Tre de Durán
    El recorrido es de ocho horas y el tren se estaciona tres horas en Milagro y 20 minutos en Yaguachi.Miguel Canales León