Los sitios estratégicos y turísticos de Guayaquil, custodiados ante posibles amenazas

  Guayaquil

Los sitios estratégicos y turísticos de Guayaquil, custodiados ante posibles amenazas

El Malecón 2000,  los mercados y la Corporación de Seguridad Ciudadana está vigilados por policías y metropolitanos

Malecón 2000
En el Malecón 2000 no se permite el ingreso a los vehículos.Cortesía

Tras los hechos violentos reportados este 3 de noviembre en la Penitenciaría del Litoral y varios puntos de Durán,  en donde se reportaron explosiones, la seguridad se fortalece en los sitios estratégicos y turísticos de Guayaquil, que generalmente aglomeran a decenas de ciudadanos. En una comunicado enviado hace unos minutos, el Municipio detalló qué sitios son y qué tipo de custodia están recibiendo. 

Custodia armada en los exteriores de CSCG y TTV

WhatsApp Image 2022-11-03 at 11.44.20 AM

Familiares de presos oran de rodillas en los exteriores de la Penitenciaría

Leer más

Los elementos del Cuerpo de Agentes de Control Metropolitano (CUACME)autorizados para portar armas custodian la infraestructura estratégica de la ciudad, por disposición de la Alcaldía. Los uniformados se encuentran las 24 horas del día en la sede de la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil (CSCG) y Terminal de Transferencia de Víveres (TTV), que es el mercado mayorista de la ciudad que abastece a los otros centros de abastos de la urbe.

Centros comerciales

Las camionetas negras de la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil (CSCG) y su personal abordo, que incluye policías y agentes metropolitanos, custodian los exteriores de los centros comerciales como San Marino, Mall del Sur, Mall del Sol, entre otros.

Malecón 2000

Uniformados de la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM) se han apostado en los ingresos a los estacionamientos del Malecón 2000, los cuales están cerrados hasta nuevo aviso. El acceso a este espacio es únicamente peatonal.

Cementerios
La seguridad se mantiene en los cementerios y mercados.Cortesía

Casa Rosada

En los exteriores de la Casa Rosada, en La Atarazana, permanece una camioneta  de la CSCG con el objetivo de proteger a los voluntarios y las personas vulnerables que reciben atención en este lugar.

Los cementerios y mercados 

Penitenciaría

La tensión en la Penitenciaría del Litoral se recrudece dejando dos fallecidos y 18 heridos

Leer más

Camionetas de la CSCG  vigilan los exteriores de los cementerios Ángel María Canalls y Parque de la Paz (Fortín). Mientras que agentes metropolitanos están en el cementerio de Pascuales y el Cementerio General. La custodia es similar en los exteriores del mercado

José Mascote, uno de los más grandes de la ciudad. Mientras que delegados de la dirección de Aseo Cantonal se encuentran en los exteriores de los mercados Caraguay, Esclusas, Sauces IX, Plazoleta Gómez Rendón, Florida y Central.

Pese a la seguridad existente en estos puntos, la ciudadanía ha asegurado que ha preferido no salir. "No confío ya en Guayaquil, no sé que pueda ya pasar. Esta mañana tuve que ir a recoger a mis abuelos al aeropuerto y aunque sé que es un lugar seguro, cada minuto se me hacía eterno. Ahora, que han venido, no saldremos de casa. Que horrible es esta situación, más aún para la gente que ha decidido igual visitar la ciudad, pero que está experimentando también el miedo que a diario hemos venido sintiendo en este año", aseguró Delia Mora, habitante de La Garzota. 

Seguridad
En las terminales la custodia se mantendrá hasta segunda orden.Cortesía

En el Cementerio General, si bien hay guardias y policías, decenas han preferido no ingresar o apenas hacerlo por unos minutos. "Este Día de los Difuntos ha sido complicadísimo. He tenido que rezar al vuelo, las tradiciones he dejado de lado. Traíamos hasta mariachis a mi abuelo, pero todo eso quedó en el pasado. Más tuve miedo a que ingresen a robarnos o que coloquen explosivos en una de las puertas. Ojo, que esto lo sentí también al tomar el bus en un paradero cercano. Hoy siente terror de estar dentro y fuera de casa. Esto nivel de angustia no es vida", se quejó Aurelia Caicedo, habitante de La Saiba.