Guayaquil

Samanes 1 pide que su bosque sea protegido y patrimonial

En 1997 y 2010 encontraron restos de la cultura Chorrera. El Instituto de Patrimonio analiza si es viable

bosque de Samanes
Naturaleza. Una visión global del bosque seco tropical de Samanes 1.Alex Lima

El bosque que clama ser declarado patrimonio cultural está ubicado en Samanes 1, en el norte, y es uno de los pocos pulmones que todavía tiene Guayaquil. Su hábitat lo integran árboles centenarios y una tierra que guarda historia viviente de la urbe. En 1997 y 2010, según Amelia Sánchez, quien dirigió el primer trabajo y colaboró en el segundo, allí se hicieron excavaciones arqueológicas y encontraron restos de la cultura Chorrera.

bosque

La comunidad va al rescate del Bosque Tropical Samanes 1

Leer más

En base a ello, los vecinos se han organizado para solicitar al Municipio que declaren el lugar como zona protegida y patrimonio cultural”, precisó a EXPRESO Emilene Aguayo, coordinadora de la Gestión Comunitaria Vecinos del Bosque Seco Tropical de Samanes 1.

El grupo de moradores lo primero que hizo en diciembre de 2020 fue una minga para retirar la basura que se había acumulado en uno de los accesos al bosque y además sembraron más ceibos.

Foto de Sistema Grana (33364982)
Vecinos. Parte de los moradores de Samanes 1 que promueven que el bosque sea protegido y patrimonio.Alex Lima

La acción más reciente, que lograron que se ejecute luego de una serie de pedidos públicos, fue que la Dirección de Investigación del Instituto Nacional de Patrimonio realizara un estudio para indicar cuáles serían los límites del bosque y el área arqueológica. Esta labor se empezó a ejecutar hace tres semanas y se estima que habrá un informe en dos meses, manifestó Sánchez.

Ritual de Despedida    3

Lomas de Urdesa se despide de una acacia enferma y le agradece por la sombra que dio al sector

Leer más

Una vez que esté el informe del Instituto Nacional de Patrimonio será entregado al Municipio, para que sus autoridades tengan más elementos para poder declarar al bosque un patrimonio de la ciudad, relató Aguayo.

Tanto Sánchez como Aguayo plantearon que en el sitio, donde las familias realizan excursiones y caminatas, además de sesiones de taichi y yoga, exista una exhibición con explicación. “También solicitamos que las cerámicas de la cultura Chorrera halladas aquí, hace 24 años, a futuro se las exhiba en el mismo bosque (ahora están en el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo, MAAC); y que siempre exista un profesional que explique la historia que hay detrás de ellas. Esto será útil para los estudiantes y para promover turismo”, agregó Sánchez.

Foto de Sistema Grana (33364986)
Ejercicios. Norka Elizalde y Teresa Veintimilla realizan yoga en el bosque de Samanes 1.Alex Lima

Aspiramos a que en este año el bosque seco tropical de Samanes 1 sea protegido y patrimonial. Sería primer bosque municipal, es decir, que esté al cuidado del Cabildo de Guayaquil.

Emilene Aguayo

coordinadora de Gestión Comunitaria Vecinos del Bosque

La cultura Chorrera estuvo presente en este bosque hace 2.000 a 2.500 años.

arboles

Guayaquil: Anuncian mesas de trabajo para prevenir accidentes de fauna silvestre

Leer más

Sánchez detalló que en el lugar aún se debe hacer más investigaciones arqueológicas. “Esto se puede hacer a futuro, en medida de que exista el recurso económico, y obvio después que se supere la pandemia de la COVID-19, porque en este momento la prioridad es cuidar la salud y la vida. Pero lo que sí se puede hacer ya, es declarar al bosque un patrimonio”, dijo.

Los vecinos están positivos de poder alcanzar este objetivo, porque sería el primer bosque municipal de Guayaquil. Además que serviría como un atractivo turístico, opinó Norka Elizalde, moradora de Samanes 1.

La preocupación del futuro del bosque, cuya extensión aproximada es de dos hectáreas, empezó en octubre de 2019 cuando se cerraron los accesos del parque y del bosque, porque se había vendido un terreno aledaño a la reserva natural. “Nuestra actitud se centra en respetar los bienes inmobiliarios privados. Lo que no queremos es que se pierda el bosque por falta de mantenimiento o porque se vendan terrenos”, señaló Aguayo.

Vecinos proponen que  (33358312)
Acceso. La entrada que los vecinos limpiaron en diciembre de 2020.Alex Lima

Soy una microempresaria que antes de atender mi negocio, vengo aquí a hacer ejercicios para llenarme de energía. Junto a los otros vecinos queremos que se proteja al bosque.

Gricelda Tamayo

moradora de Samanes 1

Al empezar los trámites inicialmente las autoridades municipales les sugirieron que se declare parque el lugar. “Pero indicamos que no. Se debe quedar como bosque. Aquí hay ceibos, que son árboles patrimoniales que representan nuestra riqueza y biodiversidad. Hay flora y fauna”, explicó Elizalde.

EXPRESO ha publicado varios artículos que reflejan la preocupación de los moradores por conservarlo.

Para ver las actividades que se realizan cada día, un equipo visitó el lugar a las 07:00, del miércoles 9 de junio. A esa hora decenas de moradores hacían ejercicio, paseaban a sus mascotas y los niños hasta jugaban a descubrir tesoros. “No hay nada mejor que empezar el día tomando contacto con la naturaleza”, dijo José Bustamante, también residente.

Vecinos proponen que  (33358330)
Ejercicios. Un grupo de moradores de Samanes 1 realizan gimnasia en el bosque.Alex Lima

En cuanto se empieza a caminar por el lugar los loros y una variedad de pájaros, entre tilingos y carpinteros, que allí viven, reciben al visitante con sus cantos y sonidos característicos, que unido al verdor y al aire puro despojan del estrés a la persona.

Dado que por las nuevas edificaciones que se hicieron y a fin de reducir la inseguridad se cerraron cinco entradas que existían para llegar al espacio, ahora el ingreso es solo por la manzana 132.

En este bosque hubo un asentamiento de la cultura Chorrera, dirigí la primera excavación arqueológica en 1997. Es importante que se declare al lugar como patrimonio.

Amelia Sánchez

arqueóloga

Teresa Veintimilla, moradora, contó que ella tiene 35 años viviendo cerca del bosque y cada día ha ido allí para practicar la gimnasia china de movimientos coordinados. “Cuando los ceibos florecen y sueltan su algodón, el paisaje es sublime. Se ve todo blanco. He tomado de este algodón para hacer almohadas sobre las que también hago ejercicios”, manifestó Veintimilla.

Llama la atención que cerca de las 08:00 las personas que más caminan por el lugar son de la tercera edad. “Es que ellos son más aquí. Por ellos y por la paz que el sitio transmite, pedimos también que se lo valore como debe a nuestro bosque”, coinciden los residentes.