Guayaquil

La comunidad va al rescate del Bosque Tropical Samanes 1

Habitantes y activistas sembraron cerca de 20 árboles en la zona

bosque
Los habitantes de Samanes 1 hacen orificios para realizar la siembra de árbolesMartha Torres / EXPRESO

Una veintena de personas, entre amantes de la naturaleza, grupos juveniles y moradores de Samanes 1, en el norte de la ciudad, se concentraron este domingo 9 de febrero en las inmediaciones del bosque tropical. Con palas, agua y mucho entusiasmo, desarrollaron una minga de limpieza y procedieron a la siembra de 20 árboles, con el fin de recuperar esta área protegida que brinda oxígeno a los habitantes del sector.

Samanes 1

Temor de que se afecte a los árboles nativos en Samanes 1

Leer más

Las plantas fueron traídas en maceteros y en pequeñas fundas plásticas donde ellos las habían hecho crecer, luego de un año de haber recogido y sembrado las semillas. Finalmente, ayer, fueron colocadas en orificios destinados para la siembra.

Ceibos, palmeras, robles y pechiche fueron los árboles plantados, como un llamado a concienciar a la ciudadanía sobre la necesidad de proteger el medio ambiente y evitar la disminución y pérdida del bosque.

Moradores de este sector dicen estar preocupados por la muerte y daños a varios árboles nativos, a causa de actividades humanas, de fumigaciones con químicos y porque el Municipio de Guayaquil ha trasladado otras especies que amenazaban con caerse.

Norka Elizalde, moradora y presidenta de la organización Defensores del Bosque, que agrupa a una decena de vecinos de Samanes 1, dice que ellos temen que las construcciones que se desarrollan desde septiembre pasado de 2019, en tres lotes aledaños al bosque y en cuatro más a futuro, afecten a alguno de los verdes árboles de más de 20 metros de altura, y a las especies de aves como loros, búhos y otros animales como iguanas que habitan en el parque.

Samanes
En la jornada, los jóvenes participaron con mucho entusiasmoMartha Torres / EXPRESO

“Este bosque es el pulmón de la ciudadela y también de Guayaquil”, expresa Hugo Chalén, quien habita en la zona hace 35 años y dice que los árboles allí plantados son como su familia. “He sembrado muchos y estoy gustoso de verlos crecer”, anota.

En la jornada de reforestación participó, también, un grupo de jóvenes de la comunidad EEI (El Elohei de Israel), que celebra el Día del Árbol. “Queremos cuidar el medio ambiente y ayudar al ecosistema”, mencionó Ana Chuya, integrante de la agrupación.

En el bosque se calcula la existencia de quince especies de ceibos, que miden entre 20 y 40 metros, con una vida útil de hasta 150 años.

Hasta hace un lustro era posible hallar en el lugar alrededor de 22 variedades de pájaros, iguanas y otras especies de árboles, como acacia y pechiche. “Queremos que la gente venga al bosque y sepa que hay un lugar turístico en Guayaquil”, puntualizó Rayit Montoya, morador del se sector.