Guayaquil

El reto de vivir del humor

Tres comediantes quiteños coinciden en que el género ha evolucionado. Y dicen que, aún en tiempos difíciles, reír es una necesidad o un escape.

Juana Guarderas-Comedia-Actriz-Quito
Juana Guarderas es una conocida comediante y actriz quiteña.Cortesía

Hacer reír no es una labor fácil. Un buen chiste requiere de ingenio, intuición, empatía y experiencia. Necesita de un comediante que entienda a su audiencia, que logre hacer que sus espectadores se olviden por unos minutos de sus problemas cotidianos. Es una profesión noble, que vive de la felicidad de los otros.

Juana Guarderas, Paúl Lalaleo y Ave Jaramillo viven en el mundo de la comedia. Ellos explican la importancia del humor en nuestra cultura y cuáles han sido los retos que han experimentado para vivir de la risa de los demás. 

A Guarderas todavía le sorprende que su profesión sea la de hacer reír. “Elaborar una cuestión cómica y pensar, qué chistoso, por esto me pagan”, confiesa.

 Jaramillo dice que “el humor está para hacer chiste de absolutamente todo y de todos. Sin embargo, también acepta que “la sociedad ha evolucionado, para bien o mal, y ha subido la dificultad, porque ahora tienes que ser más ingenioso para hacer reír”.

Opina que “la comedia es una locura ficticia que permite escapar de la locura real que es la pandemia y el Covid-19”. A su criterio, el humor es necesario para luchar contra el miedo y la incertidumbre.

Juana Guaderas-Patio de comedias-Quito
Juana Guaderas (izquierda) y Elena Torres durante la obra 'Las Marujas Navideñas', presentada en el Patio de Comedias.Expreso

JUANA GUARDERAS: "El humor es una herramienta de irreverencia"

Para Juana Guarderas, el humor siempre ha sido parte de su vida. Su padre, Raúl Guarderas, fundó el Patio de Comedias en 1980 y este año, bajo la dirección de su hija, el teatro cumple 40 años. “Cuando estaba en el colegio era la típica payasita que me ponía a remedar a los profesores”, expresa la quiteña.

Para ella, “el humor está presente en la cultura ecuatoriana de una manera muy fuerte, bella y positiva”. Guarderas recuerda que en los momentos más complicados del país, el público buscó refugio en la comedia.

 “Antes de la dolarización, el humor era algo chévere e importante, pero no era indispensable. Después de este hecho, la gente quería reírse”, comenta. Para la también actriz, “el humor es una herramienta de irreverencia, tiene una capacidad de igualarle al otro frente a uno. La posibilidad de bajarle al rey y ponerle a la misma altura del bufón”.

Paúl Lalaleo-Comediante-Quito
Paúl Lalaleo ccmenzó su carrera como parte del grupo de EnchufeTv.Cortesía

PAÚL LALALEO: "Me gusta la comedia que te cuestiona"

Paúl Lalaleo ve su incursión en la comedia como “un golpe de suerte”. Fue uno de los creadores del ahora canal Enchufetv. Ahí tuvo sus primeras experiencias como actor y productor. Posteriormente, el quiteño se separó del grupo y comenzó a realizar proyectos para la televisión y el teatro.

Para Lalaleo, el humor ha tenido una importante evolución en la cultura ecuatoriana. Antes, la comedia tenía bastante machismo, misoginia, chiste fácil. Esa era la norma”, expresa. “Cuando empiezas a hilar fino y analizar qué chistes estaban pasando en la televisión y en el entorno del país era súper fuerte”, agrega. 

El productor ahora se enfoca en realizar obras desde un punto de vista más psicológico. “La comedia que me gusta hacer es aquella que te cuestiona, que te ofrece otro punto de vista”, afirma.

Ave Jaramillo-Comedia-Quito
Ave Jaramillo es un comediante quiteño conocido por sus monólogos.Cortesía

AVE JARAMILLO: "Ahora tienes que ser más ingenioso para hacer reír"

“Siempre me atrajo la comedia como género”, explica Ave Jaramillo. Sus primeros pasos se dieron en el teatro, en su colegio. Pero una nueva pasión llegó en sus últimos semestres de la universidad, cuando descubrió el stand-up. 

Recuerda claramente cuándo realizó su primer monólogo, 30 de enero de 2007. Trece años después, el quiteño tiene un estilo reconocido. “Soy bien coyuntural, me gusta el humor de lo que está pasando. Estos temas se mezclan con los eternos como el amor, sexo, religión o la tecnología”. 

Jaramillo, opina que ahora hay que ser más ingenioso. “Unir humor con periodismo es una gran responsabilidad. Nuestro objetivo es que todo lo que digamos esté completamente respaldado, la gente no ve el proceso de filtro que hay al escribir humor político”, explica.