Guayaquil

La repavimentación en la avenida Las Monjas concluye el 6 de enero

Luego de los trabajos de asfaltado se procederá a la señalización de la vía

pavimento
Una cuadrilla de obreros trabaja en la repavimentación de la avenida Las Monjas, en Urdesa Central.Freddy Rodriguez / Expreso

Hasta el 6 de enero de 2020 estará restringido el tránsito vehicular en la avenida Las Monjas (Urdesa Central), debido a los trabajos de repavimentación asfáltica que se ejecutan desde la avenida Víctor Emilio Estrada hasta el puente sobre el Estero salado.

Las labores han sido coordinadas entre la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) y la Municipalidad de Guayaquil hasta la fecha señalada, dependiendo de las condiciones climáticas y entrega de asfalto por parte de la planta, informó Freddy Granda, jefe de planificación de la ATM, este domingo 29 de diciembre.

Se está trabajando un carril a la vez para no congestionar el tránsito y no bloquear la circulación de automotores, indicó.

Durante la noche se realiza el fresado de pavimento, que consiste en retirar el material firme agotado, fisurado o en mal estado, con el fin de restaurar el perfil longitudinal y transversal del mismo para luego posibilitar la colocación de una nueva capa de mezcla.

En cambio, durante el día se está colocando la carpetas asfáltica nueva de dos pulgadas de espesor. Las tareas se las hace en horario matutino, ya que no hay entrega nocturna del material. “La intensión de estos trabajos es brindar seguridad vial; hacer una nueva reposición de la carpeta asfáltica para que todas las calles principales de Guayaquil sean seguras y señalizadas”, destacó Granda.

Una vez que se terminen los trabajos, se deberá esperar aproximadamente 20 días para iniciar la señalización horizontal del tramo que está siendo repavimentado. Ese es el tiempo que toma la evaporación de los solventes de la mezcla asfáltica.

A pesar de que los trabajos fueron anunciados con anticipación, a ciertos conductores les ha tomado por sorpresa el cierre de los tramos intervenidos.

Ante ello, el funcionario de la ATM reconoció que las molestias que sienten los conductores es porque en las noche se hace el fresado (recuperación del asfalto viejo) y en el día se coloca la carpeta nueva. No obstante, recordó que inmediatamente las vías se abren al tránsito.

Para evitar contratiempos, se han colocado canalizadores de tráfico (conos) para encausar los vehículos y prevenir a los conductores de que hay trabajos en la vía.

Un total de 12 uniformados y tres camionetas están destinados al trabajo de desviar el tránsito y derivar a los conductores a rutas alternas, durante el tiempo que duren las labores de repavimentación.