Guayaquil

A las rejas del Malecón 2000 les colocan cercos eléctricos

En diferentes tramos del sitio se ha levantado el tendido. La ciudadanía tiene comentarios divididos.  Está pendiente la contestación del Municipio

CERCA ELECTRICA EN MA (11401123)
Escenario. A lo largo de la avenida Simón Bolívar, también llamada Malecón, comerciantes ofrecen productos.
ÁLEX LIMA

“Peligro, cerco eléctrico”. Son las palabras que se leen en pequeños cartelitos de plástico que cuelgan del tendido que se ha montado en las rejas metálicas de distintos tramos del Malecón 2000, en el centro de Guayaquil. Una medida que ha generado sorpresa entre los visitantes, arrojando críticas divididas, y que otra vez ha convertido en tendencia al Malecón.

Que es un hecho reciente, que es drástico, que no lleva más de dos semanas, que la razón para su colocación es evitar que los vendedores ambulantes crucen las rejas para vender dentro del malecón sus productos (bebidas, snacks o dulces). Esos son los comentarios que soltaron algunos ciudadanos consultados por EXPRESO este viernes 20 de octubre.

Recorrido de segurida (10951164)

La violencia mortifica el entorno del ícono turístico de Guayaquil

Leer más

¿Pero qué dice el Municipio? ¿Qué lo llevó a colocar cercos eléctricos? Son las preguntas que están pendientes por parte de la entidad. EXPRESO solicitó una entrevista para abordar el tema, pero no hubo contestación al respecto.

En tanto, en una visita al lugar se constató que personal de seguridad revisaba una a una las maletas de quienes cruzaban por las puertas. Más de un ciudadano calificó la medida como “extrema”, “drástica” y recordaron aquella idea que tuvo en un inicio el alcalde Aquiles Álvarez que apuntaba a sacar incluso las rejas del malecón. ¿Qué pasó ahora?, se cuestionaban. ¿Que por qué pasó de un extremo a otro?, decían.

Lo más convincente sería que se dispararon los indicadores de robo. Y la opción dos es por un asunto de percepción. La peor (opción) de todas es que sean ambas

Héctor Hugo, experto en planificación territorial

Por un lado están los que aprueban que no haya cercos metálicos, que revelan que la ciudad (ya sea en barrios o ciudadelas) continúa ‘amurallándose’. En la otra orilla se encuentran los que no ven “otra alternativa” que tener barreras para no estar más expuestos a algún hecho delictivo.

“Me causó asombro ver el tendido eléctrico a lo largo del malecón, pero me asusta que alguien, por ganarse unos centavos, tenga algún accidente u ocurra alguna desgracia. El tema es complicado, muy muy complicado”, analizó Carmen Soria, una ciudadana que salía del centro comercial del lugar.

Aquiles Álvarez

Álvarez termina contrato con empresa de seguridad tras ataque a vendedor ambulante

Leer más

Un comentario similar formuló Solange Macías, quien va cada semana a recorrer el sitio con su familia. “No me parece que vivamos así, con rejas, cercos eléctricos, muros, no. Es feo que Guayaquil esté así, pero es nuestra realidad, ya sea por la delincuencia, porque había muchos puntos oscuros hace unos días y quizá (los ladrones) escapaban fácilmente, pero pasear entre rejas no lo apruebo”, manifestó.

La medida es extrema. Es verdad que la informalidad es un problema, que creo que es la razón de este cerco; pero puede haber heridos. Ni siquiera socializaron esto. El malecón más parece cárcel

Mariana Delgado, ciudadana

Mientras que Leonel García sí aprueba esta medida porque, a su juicio, “Guayaquil cada vez está sumida en la delincuencia”. “Yo tengo temor porque hoy en día tú no sabes quién es o no delincuente. Muchos se pueden camuflar entre vendedores, por ejemplo, o repartidores de comida, así que toca aceptar”, fue su argumento.

CERCA ELECTRICA
Escena. Los cercos eléctricos sobre las rejas del Malecón.ÁLEX LIMA

El malecón no ha estado alejado de la polémica. En julio anterior, personas en moto pusieron a correr a quienes se encontraban dentro y en los alrededores, cerca de la calle Loja. En aquel entonces, fuentes policiales confirmaron que no hubo disparos y que el ruido, similar al de balas, provenía del tubo de escape de las motos.

Es irónico que el alcalde, de querer quitar las rejas, pasó a querer cerco eléctrico. Lamentablemente, ante el irrespeto de los informales, es oportuna la medida. La ciudad está desordenada

Ingrid Villacís, ciudadana
El sitio fue acordonado por agentes policiales para recabar indicios.

Un motorizado y un guardia, las víctimas de la balacera frente al Malecón 2000

Leer más

En el área también se han registrado casos de vendedores que han agredido a guardias de seguridad.

¿Quieres revisar más información sobre este tema y más temas: INGRESA AQUÍ