Guayaquil: El posible regreso a clases presenciales tiene dos caras

  Guayaquil

Guayaquil: El posible regreso a clases presenciales tiene dos caras

Solo 19 planteles particulares tienen activados sus planes de retorno a las aulas.  En el sector fiscal ningún centro educativo está listo

Alemán Humboldt
El colegio Alemán Humboldt, ubicado en Los Ceibos, norte de Guayaquil, tiene listo su plan de retorno y los protocolos de bioseguridad para garantizar la presencialidad de alumnos y docentesChristian Vásconez / EXPRESO

Si el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional y cantonal dispusieran, en este momento, el retorno progresivo de estudiantes a clases presenciales, solo 19 planteles de Guayaquil estarían en capacidad de hacerlo.

clases virruales

La educación privada pierde el 20 % de sus estudiantes

Leer más

Estos 19 centros educativos, que pertenecen al sector particular, desde enero pasado tienen aprobados sus Planes Institucionales de Continuidad Educativa (PICE). Al momento trabajan en dotar a sus locales de las medidas sanitarias y de bioseguridad necesarias para acoger a los estudiantes.

Sin embargo, en el área fiscal ningún plantel está listo para retomar actividades en las aulas, tras ser suspendidas en marzo de 2020 por la pandemia de COVID-19. En su mayoría, estas instituciones educativas están descuidados: llenas de maleza y basura en su interior y alrededores, con bancas dañadas y arrumadas en los patios, salones despintados y servicios higiénicos en mal estado.

Alemán Humboldt
En el colegio Alemán Humboldt se han colocado señaléticas para que el alumnado sepa cuáles son las áreas no permitidas.Christian Vásconez / EXPRESO

En la Zona 8, que abarca los cantones Guayaquil, Durán y Samborondón, hay 1.401 planteles: cerca de 700 son públicos, 500 particulares y los demás tienen sostenimiento fiscomisional y municipal. Pero solo el 30 % presentó su PICE y a menos de una veintena del total se le aprobó el documento.

Maestros destituidos

Docentes crean un frente en busca de su restitución

Leer más

El plan involucró la revisión de la infraestructura escolar: número de aulas para aplicar el distanciamiento, condición de los baños y lavamanos, encuestas a los padres para determinar cuántos aprueban el retorno parcial, reunión virtual con docentes para esclarecer cómo serán los turnos de asistencia y la socialización y consentimiento de los padres.

Muchos colegios privados se han esmerado para readecuar sus instalaciones y dotar de todas las medidas que ofrezcan seguridad a los alumnos ante un posible retorno.

Martha Córdova, presidenta de Fedepal

La Subsecretaría de la Zona 8 informó que están pendientes de aprobación los PICE de 179 instituciones, que serán revisados por una comisión interinstitucional conformada por miembros de los ministerios de Salud y de Educación.

Las autoridades de esa dependencia informaron que solamente una escuela fiscal de la zona tiene listo su plan de retorno. Se trata de la Unidad Educativa América, ubicada en la cabecera cantonal de Samborondón, donde la mayoría de los padres dieron su visto bueno.

Dolores Cacuango
Desde el año pasado, el techo de la Unidad Educativa Dolores Cacuango, ubicado en Las Orquídeas, permanece desplomado..CHRISTIAN VASCONEZ

No obstante, confirman que ningún colegio fiscal de Guayaquil puede retornar al aula, porque los representantes no lo autorizaron. “Ellos han dicho que no enviarán a sus hijos a clases presenciales por el temor de que puedan contagiarse”, explican las autoridades.

clases virtuales

Las clases en el régimen Costa iniciaron con 136.504 matriculaciones menos

Leer más

Pero padres de familia consultados por EXPRESO señalan lo contrario. Dicen que su preocupación radica en que los planteles públicos no están preparados para jornadas presenciales. “¿Cómo voy a enviar a mi hijo a una escuela que está rodeada de basura, llena de maleza y atestada de mosquitos?”, cuestiona María Pilataxi, quien tiene a dos menores en educación básica en la escuela Dolores Cacuango, ubicada en el norte de la ciudad. “Si no le da COVID, le da otra enfermedad por la insalubridad”, destaca.

Los planteles fiscales no brindan garantías a estudiantes ni profesores para un retorno. Si antes de la pandemia estaban en mal estado, ahora se observa más su deterioro.

América Triviño, madre de familia

Mónica Martínez, madre de dos menores que se educan en el colegio Vergeles, denuncia que algunos locales no tienen agua en sus tuberías, ni siquiera para que los niños se laven las manos. “¿Cómo van a mantener las condiciones sanitarias?”, pregunta preocupada.

Carmen Salazar, otra madre de familia, agrega que todavía no han implementado la señalética para establecer el distanciamiento físico y las rutas que deben seguir los estudiantes en caso de un regreso progresivo.

DescuidoMuchos planteles fiscales no han recibido mantenimiento desde marzo de 2020, cuando inició la emergencia por la pandemia.

Los colegios mejor organizados son los particulares. El Alemán Humboldt, el Internacional SEK y el Balandra, por ejemplo, son tres de los 19 que tienen listos sus planes, incluso antes de que las autoridades educativas les aprueben el PICE.

Maestra planificando

Las clases en el régimen Costa iniciarán con los mismos errores del 2020

Leer más

El Alemán, ubicado en la ciudadela Los Ceibos, norte de Guayaquil, cuenta con un plan de higiene y bioseguridad. También creó el protocolo de retorno progresivo y opcional a clases presenciales, que es un conjunto de normas y procedimientos para garantizar la seguridad de toda su comunidad.

Colegio Eloy Alfaro
En el colegio fiscal Eloy Alfaro, ubicado en la ciudadela 9 de Octubre, sur de la ciudad, el mobiliario escolar permanece en el patio.Martha Torres / EXPRESO

En la modalidad semipresencial recibirá grupos de hasta 12 alumnos por clase. Si supera ese número, la clase se dividirá en dos bloques: A y B. Los alumnos que opten por la modalidad en línea asistirán vía Zoom a la clase que se desarrolle presencialmente con los otros escolares.

Clases no presenciales

Retraso escolar, el perjuicio a los niños que se veía venir

Leer más

Las aulas están equipadas con tecnología, toallas desechables y dispensadores de alcohol. Las bancas guardan una distancia de dos metros entre sí. El patio, pasillos, baños y toda la infraestructura cuenta con señales que previenen el uso o no de determinada zona.

Además hay letreros que advierten acerca del uso de mascarillas, la obligación de la toma de temperatura, desinfección de zapatos, lavado de manos, etc.

Otros centros privados también han aplicado estrategias como fijar horarios diferenciados y días específicos de clases presenciales y virtuales, para aliviar la carga académica de los alumnos y docentes.