Guayaquil

La Policía desarma una covacha que servía de refugio a los extranjeros

El personal confirmó que allí se consumía alcohol y drogas, y que además quienes habitaban generan desorden y temor en el entorno

COVACHA Santa ELena
Hecho. La covacha estaba ubicada sobre la arena, a escasos metros de la playa.Joffre Lino

"Al fin vamos a poder pasear más tranquilos por el malecón, en las noches daba miedo caminar por aquí”, manifiesta Nancy Tigrero, moradora del puerto pesquero de Santa Rosa en el cantón Salinas (Santa Elena); al observar a un grupo de policías municipales desbaratando una covacha, ubicada al pie de la playa. A decir de Tigrero en ese lugar dormían, desde hace meses, ciudadanos extranjeros, en su mayoría venezolanos

Embarcación con droga

Una embarcación con droga fue localizada por la Armada en Anconcito

Leer más

Tigrero, al igual que otras decenas de habitantes que residen cerca de la playa, aseguran que con la llegada de los extranjeros en el sector se incrementaron los delitos. 

“Los hemos visto consumiendo alcohol y drogas, haciendo escándalos en el puerto y zonas aledañas. Nos hemos quejado varias veces, finalmente fuimos escuchados. Esto luego de vivir atemorizados”, manifestó Pedro Balón, presidente de la Junta Cívica.

Sábanas, dos colchones, ollas, platos, canecas con agua, entre otros enseres fueron encontrados en el interior de la estructura levantada con caña y techo de plástico. Y además encontraron botellas vacías de bebidas alcohólicas.

COVACHA Santa ELena
Detalles. En el sitio se encontraron sábanas, colchones y botellas de licor.Joffre Lino

Según Dalinda Ramírez, comisaria de Salinas, los extranjeros acudían sobre todo en las noches a la covacha y generaban intranquilidad en el entorno. "Hemos hecho las investigaciones correspondientes y sí, hemos confirmado que estas personas son de mal vivir. Por eso hemos tomado la decisión de destruir el inmueble donde hasta ahora se refugiaban”, indicó la autoridad la mañana de este 2 de julio.

OLON VALE

Manglaralto llora la muerte del sacerdote suizo Othmar Staheli

Leer más

Al momento de la incursión del personal de seguridad, no se encontró a ningún foráneo en el sitio que, como lo comprobó EXPRESO, había sido acondicionado con un piso de tabla para evitar que la arena cause incomodidad y afectaciones en la salud de quienes allí habitaban.

Esta no es la primera vez que personal policial interviene en el sitio. Meses atrás se hizo una inspección de las lanchas abandonadas que también eran utilizadas como hoteles y refugios. 

Nosotros solo queremos vivir tranquilos y no estamos en contra de que aquí vivan los extranjeros. Lo que no queremos es vivir con pánico. Estamos abiertos de tener de vecinos a ciudadanos de cualquier localidad, dentro o fuera del país. Solo no queremos que sean infractores. Que si viven aquí, lo hagan para mejorar el entorno, no para ir en contra de él y sus habitantes.

Laila Tomalá, 
​habitante de Santa Rosa